En la SGAE se lee a Orwell


¿Qué se fuma en la SGAE? ¿Por qué le ha cogido tanto gusto a pegarse tiros en el pie? Queremos creer que Pedro Farré, director del Gabinete de Relaciones y Gobierno Corporativo de la entidad, es una persona inteligente, mesurada y responsable. Por eso, no se acaba de entender cómo es posible que sus intervenciones se cuenten por barbaridades.




Zumo de Red no. 949

La última, soltada ante un auditorio repleto de periodistas digitales (¿acaso dudó en algún momento si se iban a reproducir sus palabras?) propuso la imposición de un carné para navegar por Internet. Es decir, laminar la libertad que ahora impera (y esperamos que siga imperando) en la Red, y de paso cargarse el anonimato. Cree Farré que todos debemos estar controlados por un Gran Hermano que nos castigue o impida entrar a determinados sitios, vigile qué nos descargamos o controle lo que decimos en los foros y en los chats. La SGAE aboga por un mundo orwelliano y por el control total. Como las dictaduras.

La SGAE, que se ha convertido en el hazmerreír de la Internet española, ha concluido una nefasta semana. Aunque sólo fuera por un voto que, según unos, fue a parar donde no debía, el Senado aprobó la moción del PP que proponía suprimir el canon que grava los CD y DVD vírgenes. La SGAE achaca todo a un accidente, mientras que la Asociación de Internautas prefiere contemplarlo como una "victoria de la democracia". No estaría de más, por otro lado, que la victoria conseguida en el Senado (ahora pasa al Congreso, donde la aprobación no está ni mucho menos garantizada) no se interprete como un triunfo del PP. Si a alguien debe corresponderle ese título es a la comunidad internauta. A base de ser plastas, criticar e insistir hasta la extenuación han (¿hemos?) logrado que, al menos, los políticos debatan una cuestión que tanto nos ha irritado e irrita. Lo otro, ejem, es oportunismo.

Mientras el Senado rechaza el canon de los CD y DVD, la SGAE sigue delirando

pdfprintpmail