La Sociedad General de Autores demanda a un bar pacense por no pagar su canon


Argumentan que el propietario fue informado y le reclaman los pagos atrasados El propietario considera injusta el reparto de beneficios que realiza la SGAE




NATALIA REIGADAS/BADAJOZ/ HOY DIGITAL

La juez se opone a la suspensión

Quedó visto para sentencia en la mañana de ayer el juicio que enfrenta a la Sociedad General de Autores y Editores con Alfonso M. Rodríguez Valle, dueño del pub Barmacia de Guardia, situado en el casco antiguo de Badajoz, que podría enfrentarse al cierre si el veredicto le es desfavorable.

La odisea de este local comenzó en septiembre del pasado año cuando recibió una carta de la SGAE anunciando que debía tramitar el pago de un canon por poner música adscrita a esta sociedad. Anunciaban que se pondrían en contacto con el dueño pero Alfonso no tuvo mas noticias hasta que recibió la citación judicial que le demandaba los cánones atrasados.

Según declaraciones del abogado defensor, Francisco Núñez, los delegados de la SGAE defienden que se personaron en el bar informando a su dueño sobre la obligatoriedad del licenciamiento pero admiten que no hablaron con el dueño ni de tarifas ni del contrato que debía firmar.

Por su parte, Alfonso Rodríguez insiste en que nadie se identificó en su bar como miembro de la Sociedad General de Autores. A este respecto el abogado defensor declara que la SGAE «no tiene ninguna firma del propietario».

Música independiente

Ademas, el propietario del Barmacia considera injusta la administración de los derechos de autor que realiza esta institución. Alfonso declara que «si tu tienes un grupo independiente y no quieres suscribirte a la SGAE ¿quienes son ellos para defenderte?».

El dueño considera que «si no vendes muchas copias, no recibes dinero de la Sgae y algunos grupos prefieren la promoción de los bares pequeños, en el mio informo a la gente sobre los grupos que promocionamos»

Los representantes de esta sociedad en Extremadura han renunciado a hacer declaraciones sobre este asunto mientras dure el proceso judicial que concluirá aproximadamente en el plazo de un mes con la sentencia.

Alfonso Rodríguez, que se muestra muy esperanzado tras el juicio, recurrirá la sentencia si esta es en su contra ya que el pago de los cánones atrasados junto con los gastos del juicio podrían elevarse a mas de 2000 euros.

pdfprintpmail