Discrepancias en torno a la venta de Auna Cable


La venta de Auna Telecomunicaciones podría traer cola. Por segundo día consecutivo, el presidente de Unión Fenosa, Antonio Basagoiti, ha reiterado que la venta de la división de cable a ONO no está tan avanzada como ayer anunció el consejero delegado del Santander, y dejó claro que la eléctrica no venderá si no se alcanza el "precio mínimo" que ha establecido.








EFE
El máximo ejecutivo de la eléctrica no quiso tampoco precisar si los 2.200 millones en que Alfredo Sáenz, consejero del SCH, cifró la venta son suficientes para que Fenosa se desprenda de su participación.

Discursos diferentes

Los discursos de Sáenz y Basagoiti son tan diferentes que el primero anunció ayer que la operación estaba prácticamente cerrada, "a falta de concretar unos flecos", mientras que el segundo ha afirmado por segunda vez en dos días que "según mis noticias, no tenemos conversaciones (con ONO) en este momento; no sé si existirán aproximaciones".

Para el presidente de Fenosa, la afirmación de Sáenz de que la venta está prácticamente cerrada debe de querer decir que "tiene palabra del presidente de ONO de alcanzar el precio mínimo" que Fenosa le ha comunicado al Santander.

En todo caso, Basagoiti reconoció que el más informado en esta operación es Alfredo Sáenz, en quien han delegado la negociación tanto Endesa como Unión Fenosa, los otros dos grandes accionistas de Auna junto con el Santander.

Seguir en solitario

El presidente de Fenosa aseguró que "nosotros tenemos un precio mínimo -no precisó cuál- que creemos que debe ser respetado", y apostilló que "de ahí para arriba estaremos encantados de hablar".

"Si no se alcanza ese precio mínimo estamos dispuestos a seguir en solitario" o con otros socios en la gestión de Auna Telecomunicaciones, dijo Basagoiti, quien cree que todavía hay muchas cosas que pueden hacerse en esta empresa, que presta servicios de televisión, telefonía fija e Internet en las áreas geográficas en las que ONO no está presente.

El presidente de Fenosa se mostró, además, satisfecho con la venta de Amena a France Télécom, una operación que deparará más de 600 millones de euros de plusvalías a la compañía.


pdfprintpmail