El operador integrado France Télécom que integrará Amena y Wanadoo se llamará Orange


El nuevo operador de telecomunicaciones integrado de France Télécom en España, que resultará de la fusión de Amena y Wanadoo, estará listo para comenzar a operar en el mes de noviembre, anunció hoy el presidente de la multinacional francesa, Didier Lombard. La nueva empresa, que será presidida por el actual presidente del grupo Auna (anterior propietario de Amena), Luis Salazar-Simpson, ofrecerá servicios de telefonía móvil, fija e Internet, bajo la única marca de Orange, que ya emplea en otros países.




Durante la presentación del acuerdo de compra del 80 por ciento de Amena por parte de France Télécom, Lombard aseguró que su intención es "hacer las cosas lo más rápido posible", para que la nueva compañía pueda iniciar su actividad incluso a mediados de noviembre. Será el segundo operador integrado de telecomunicaciones de España y competirá en todos los frentes con el Grupo Telefónica.

Lombard avanzó que en el equipo directivo de la nueva compañía habrá una "mayoría española", a la vez que aseguró que no habrá recortes de empleo, puesto que prevé un crecimiento importante del negocio de la nueva sociedad en los próximos años. El directivo francés opinó que Amena es "el mejor de los terceros operadores de móvil en Europa", y alabó su cuota de mercado, del 24 por ciento, "la mayor" en el continente.

France Telecom., propiedad en un 34,9% del Estado francés, calcula que su nuevo operador en España, cuya cifra de negocio ascenderá este año a 4.100 millones, tendrá un potencial de crecimiento para el periodo 2005-2008 del 6 por ciento en el negocio del móvil, y superior al 10 por ciento en el caso de Internet.

Con esta compra, France Télécom suma a sus dos millones de clientes actuales en España (a través de Wanadoo), los 9,7 millones de Amena. Según previsiones de la multinacional francesa, la base de clientes de France Télécom es España ascenderá a 14 millones en 2008.

France Télécom también tiene como objetivo generar sinergias valoradas en 1.100 millones de euros, con un impacto positivo sobre el flujo neto de tesorería de en torno a 130 millones de euros anuales a partir de 2008. Los ahorros procederán de las economías de escala en las compras y en terminales, la optimización de los costes de la red y de los sistemas de información, las mejoras operativas, y el desarrollo del segmento de empresas.

Lombard señaló que Orange será un operador "fuerte, moderno e innovador" que centrará su estrategia en la comercialización de "ofertas convergentes", tanto en el mercado residencial como empresarial.

En su única referencia al Grupo Telefónica, opinó que "su extraordinario posicionamiento pondrá a France Télécom al amparo" respecto a posibles "problemas con Bruselas", y evitará que la Comisión Europea realice objeciones a esta operación de concentración.

Reproducido de Libertaddigital.es

pdfprintpmail