AI y COMFIA-CCOO deploran las tesis del Ministerio Fiscal en el caso Deutsche


El Ministerio Fiscal, como defensor objetivo de la legalidad, no ha tenido en consideración que el secreto de las comunicaciones y, por tanto, el correo electrónico, además de estar protegido en el código , es un derecho fundamental.




El Fiscal en el asunto penal que se sigue contra varios directivos del Deutschebank por haber autorizado el acceso y por acceder a las comunicaciones electrónicas de un trabajador al que despidió la entidad bancaria, ha solicitado el archivo al considerar que el ordenador y el correo electrónico son herramientas de la empresa, asimilables al concepto de "taquilla" existente en el ámbito del Derecho laboral.

Sin embargo, la Asociación de Internautas y la Federación de Servicios Financieros y Administrativos de CCOO consideran que, además, de ser herramientas de trabajo, en el caso concreto del correo electrónico está amparado por el derecho fundamental reconocido en el artículo 18.3 de la Constitución (secreto de las comunicaciones), protección que viene establecida en el artículo 197 del Código penal.

Está protección no viene referida únicamente respecto de terceros ajenos a la empresa, sino que, para dar adecuado cumplimiento a la proclama general del artículo 18.3 de la Constitución, viene referida también al ámbito interno de la empresa, que no puede quedar fuera de la Constitución ni de los derechos fundamentales que son reconocidos con carácter general para todos los ciudadanos, también para los trabajadores aunque sean asalariados. No pueden establecerse, por tanto, ámbitos fuera de la Constitución; mucho menos en materia de secreto de las comunicaciones.

En este sentido, la Asociación de Internautas y Comfia-CCOO rechazan de plano todas las interpretaciones restrictivas de los derechos fundamentales, como la que en este caso ha realizado el Ministerio Fiscal respecto del secreto de las comunicaciones electrónicas de un trabajador, que, además, no vienen amparadas en norma alguna, sino en meras y simples interpretaciones que ponen en peligro el secreto y la confidencialidad del correo electrónico, reconocido en el texto constitucional, cuya intervención necesita, necesariamente, de autorización judicial, como bien sabe el Ministerio Fiscal, sin que en el caso en cuestión se produjera ni remotamente al haberse producido venido la vulneración del secreto por decisión de la empresa.

Interpretaciones como la del Ministerio Fiscal en este caso concreto son una seria amenaza para el correo electrónico como herramienta de comunicación rápida, barata y de muy sencillo uso, dentro y fuera de las empresas.

La Asociación de Internautas y Comfia-CCOO vamos a ser muy beligerantes en casos como este, donde los derechos considerados fundamentales por nuestro ordenamiento jurídico se han visto conculcados, por lo que llegado el caso daríamos la respuesta adecuada a este o a cualquier otro intento que ponga en cuestion derechos fundamentales

Asociación de Internautas - COMFIA-CCOO

pdfprintpmail