Archivado en Noticias, Gobierno y Leyes

Telecomunicaciones catalanas seguirán bajo control de ERC


Las telecomunicaciones y su control seguirán dependiendo de ERC, bajo la tutela del departamento de Universidades Investigación y Sociedad de la Información, pese a la creación de grandes áreas de gobierno que ha anunciado hoy la Generalitat para darle una salida a su crisis de gobierno.




Por Marcos Lamelas Barcelona, 25 oct (EFE).- Fuentes de la Generalitat han explicado a EFE que la creación de las grandes áreas, que precisamente se ha de discutir esta tarde en una reunión en el Palau de la Generalitat, no va a suponer una reasignación de direcciones generales y, por lo tanto, las telecomunicaciones seguirán bajo la potestad de ERC.

Este área es precisamente la "madre de todas las crisis" de esta última anunciada remodelación, que ha zanjado hoy el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, reafirmando en un acto público en el Palau de la Generalitat y en presencia de los medios de comunicación y de la cúpula de La Caixa la continuidad de todos sus consellers, la misma que él había cuestionado.

Fuentes del sector de telecomunicaciones aseguran que todos los cambios derivan de la intención original de que el área de telecomunicaciones dependiera de Presidencia y que ya se hizo manifiesta cuando se constituyó el tripartito catalán.

Sin embargo, ERC nunca ha querido renunciar a este área y ha puesto en marcha proyectos emblemáticos como un operador neutro de telecomunicaciones para dar servicios de banda ancha allí donde sólo llega el ADSL de Telefónica, y que precisamente ha sido muy mal recibido por esta compañía y por otras del sector, como es el caso de Abertis.

A Maragall le gustaría reconducir el proceso y para ello planeó primero nombrar a su hermano Ernest Maragall, actual secretario del gobierno, conseller de Universidades, o incluso designar para el cargo al secretario general de Presidencia, Ramon García Bragado, persona de su total confianza desde los tiempos de alcalde de Barcelona.

Para ello había que segregar Industria, que hubiera correspondido a la consellería de Comercio y Turismo, que encabeza Josep Huguet (ERC) y colocar Trabajo junto a Bienestar y Familia, con lo que los republicanos hubieran salido reforzados de la pérdida de Universidades.

Finalmente, esta mañana el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, ha comunicado al gobierno catalán su decisión de mantener a todos sus consellers en el cargo "indefinidamente", tras confirmar su confianza en ellos, y ha anunciado también la agrupación de las consellerías en cuatro macroáreas.

Las nueva áreas de coordinación de gobierno serán las de "Social, Económica, Territorial y Política", y las consejerías de cada área se reunirán quincenalmente y podrán contar con la presencia del propio presidente de la Generalitat o del conseller primer y, según ha explicado Maragall hoy en el acto de entrega de la Medalla de Oro a La Caixa, "han de servir para ser más eficaces y explicarnos mejor".

Maragall ha optado por esta decisión ante las resistencias de sus socios en el tripartito pero, sobre todo, ante la oposición que ha encontrado en su propio partido, el PSC.

Ayer, muchos de los consellers cuestionados, como Carles Solá (Universidades), Josep Maria Rañé (Trabajo e Industria) o Salvador Milá (Medio Ambiente) ofrecieron sendas ruedas de prensa en las que presentaron diversos proyectos y dieron muestras de su voluntad de continuar en el ejecutivo catalán al margen del clima de crisis creado por Maragall.

Ernest Maragall ya había intentado controlar el área de telecomunicaciones cuando en los primeros días del tripartito quiso que Carles Solá bloquease el nombramiento de Oriol Ferran como secretario de la Sociedad de la Información, algo a lo que finalmente Solá, un independiente nombrado por ERC, se negó, volviendo a presentar el nombramiento, que finalmente fue aceptado. EFE.

pdfprintpmail