Archivado en Noticias, Acceso

La inversión alternativa permite un salto cualitativo en Internet


El despliegue de equipos por parte de los operadores alternativos ha facilitado en el último año la llegada al mercado de unos servicios de Internet mucho más competitivos, con conexiones de hasta 20 megabytes por segundo que incluyen llamadas gratuitas a fijos, por 30 euros al mes.




Al cierre de 2005, existían en España 434.759 líneas de ADSL de bucle local (el último tramo de la línea que llega al cliente) desagregado, es decir, desvinculado comercialmente de Telefónica, lo que permite a los operadores diferenciarse de la compañía de referencia y diseñar ofertas más agresivas.

Un crecimiento superior a las 300.000 líneas de este tipo en 2005 respecto al año anterior revela un cambio de estrategia de los operadores alternativos, con Wanadoo y Jazztel a la cabeza, que en determinados puntos geográficos han pasado de revender el servicio mayorista de Telefónica a instalar equipos propios en las centrales telefónicas para poder ser más competitivos.

Esta apuesta se ha traducido en la aparición de ofertas que incluyen conexiones de banda ancha de hasta 20 Mbps y llamadas a teléfonos fijos por un precio de 30 euros al mes, lo que supone una revolución frente al producto estándar de 1 Mbps con un precio de referencia de unos 35 euros mensuales.

Tanto la Administración como las asociaciones de usuarios piden mayores esfuerzos a las operadoras alternativas, y recuerdan que estas ofertas son todavía muy minoritarias, puesto que sólo son posibles en los alrededores de las centrales telefónicas en las que se ha desagregado el bucle.

La Asociación de Internautas denuncia además la persistencia de desequilibrios tanto entre las distintas regiones españolas como entre las áreas metropolitanas de una misma ciudad.

En Madrid, una de las ciudades punteras por número de conexiones a Internet, hay barrios en los que los usuarios pueden optar por cuatro tipos de banda ancha: ADSL de Telefónica, bucle desagregado, cable y PLC (conexión a través de la línea eléctrica).

Mientras, en otras áreas sólo está disponible el ADSL de Telefónica y el servicio de conexión que revenden algunas compañías alternativas, que resulta mucho menos competitivo que el bucle desagregado.

En cualquier caso, la aparición de las nuevas ofertas ligadas al bucle desagregado ha tenido un efecto colateral muy positivo, ya que ha permitido a Telefónica convencer a la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) para que acepte la comercialización de servicios más agresivos que han beneficiado al conjunto del mercado.

Hasta ahora, el órgano regulador había sido muy estricto con Telefónica, a la que no ha permitido sacar al mercado determinados productos por considerarlos difícilmente replicables por la competencia.

Las estadísticas adelantadas hoy a EFE por la Asociación de Internautas reflejan un crecimiento de la banda ancha del 48 por ciento durante el pasado año, hasta prácticamente cinco millones de conexiones.

Del total de 4.970.001 líneas de banda ancha operativas al cierre de 2005, 3.483.242 corresponden al ADSL de Telefónica; 434.759 al bucle desagregado, y 1.052.000 a la tecnología de cable.

Gracias al tirón del ADSL, la banda ancha registró en diciembre en España un crecimiento récord de 189.516 nuevas conexiones, lo que representa un aumento interanual del 31 por ciento.
Terra Actualidad - EFE



pdfprintpmail