Archivado en Noticias, Seguridad

¿Administración electrónica?


Ahora mismo voy a ver si mi padre me presta su flamante máquina de escribir para hacer un escrito al Ministerio de Administraciones Públicas. Antes debería ir a comprar papel de calco para quedarme con una copia, y así luego ir a la oficina de correos en mi Seiscientos a enviarlo..




¿Qué pasa? ¿Que suena antiguo?

Pues esa es la época en la que están algunos servicios públicos administrativos hoy en día, en pleno 2.006. En concreto me refiero a los trámites relativos a tráfico, aunque también en lo relativo a las matrículas universitarias, la solicitud de becas, la renovación del DNI...). A pesar de que Internet es una realidad tangible en la mayoría de los hogares y centros de trabajo, y de que un organismo público (la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre) emite las firmas digitales que garantizan nuestra identificación electrónica; si se te caduca el carné de conducir más vale que te pidas por lo menos un día libre para arreglarlo.

Sobre todo si estás en Madrid. Ni una sola oficina delegada, sólo la Jefatura Provincial de la calle Arturo Soria se ocupa de atender los trámites de seis millones de almas.

Yo me pregunto por qué no es posible hacer éste y otros trámites por Internet, en cinco minutos y desde casa, eliminando papeleo inútil, reduciendo gasto y agilizando los trámites de digitalización de documentos y archivos, tareas que pasan al usuario.

Sin embargo, sí es posible presentar algo tan serio e importante como la declaración de la Renta, ahí no hay problemas de seguridad informática, es más, se premia a las personas que la presentan telemáticamente adelantando sus devoluciones cuando procede. Ya es hora señores, de ponerse las pilas. Se habla mucho de administración electrónica pero no se dan pasos reales. Se cuelgan cuatro formularios en Internet (además no están todos), que hay que ir a presentar a la oficina como siempre en persona. Esto no es administración electrónica.

Entiendo que se necesitan unos plazos de adaptación, pero creo que ya los hemos superado con creces, lo necesario para implantar esto ya está desarrollado y probado desde hace tiempo. Me temo que el problema es que esto no atrae tantos votos como otras acciones. Sólo falta una cosa, voluntad de ayudar a los ciudadanos. ¿Empezamos hoy.?

Guillermo Rodríguez - Pozuelo de Alarcón, Madrid EL PAÍS - Opinión - 22-01-2006


pdfprintpmail