Archivado en Noticias, Dominios

España, a la cabeza de las disputas por dominios en la red


Las empresas españolas, que antes de 1999 recurrían a millonarios acuerdos extrajudiciales para recuperar sus marcas en Internet, han encontrado en organismos reguladores como la OMPI el foro ideal para apropiarse de dominios por poco dinero.




RAFAEL ALCARAZ
Registrar un dominio (marca) en Internet de una compañía famosa hace tres años era sinónimo de hacerse millonario. Los casos de Telefónica, McDonalds, El Corte Inglés, Campofrío o Repsol saltaron a la fama, ya que dichas compañías tuvieron que pagar astronómicas sumas a individuos anónimos para recuperar su marca en la red. Telefónica, por ejemplo, tuvo que comprar ?telefonica.com? a un internauta de Florida por una gran cantidad de dinero.

Sin embargo, desde 1999 la situación ha cambiado con la creación de la OMPI (Organización Mundial de la Propiedad Intelectual), organismo autorizado por el ICANN (Entidad de Adjudicación de Nombres y Números de Internet) para clarificar las disputas por dominios. Javier Maestre, abogado experto en Internet, explica que ?la OMPI es una de las opciones que pueden tomar las compañías y los usuarios para resolver las disputas?. En 2001, la OMPI recibió 1.506 denuncias por conflictos de dominios, un 22 por ciento menos que en 2000. Sin embargo, España, en 2001, ha subido un puesto en el ránking de países y ya es el tercero con más disputas por dominios. Con 83 disputas, tan sólo está por detrás de Estados Unidos, con 701 y Reino Unido, con 128. En términos relativos, dado el gran desarrollo de la red en los países anglosajones, y la escasa penetración de Internet en España, las cifras en este país adquieren mucha mayor relevancia. Víctor Domingo, presidente de la Asociación de Internautas (AI), asegura que ?en España, sigue habiendo muchos conflictos por los dominios, sin embargo las empresas ya saben a quién pueden recurrir?. Maestre explica que ?las compañías tienen dos opciones: o llegar a un acuerdo económico extrajudicial o recurrir al arbitraje de los organismos especializados?. Las empresas españolas se han decantado en su mayoría por la segunda opción. En 2000, compañías como Banesto, Cortefiel, Unión Fenosa, Renfe, General Óptica o Don Algodón recurrieron a la OMPI para recuperar sus dominios. En el año 2001, se han contabilizado diez grandes empresas españolas que han recurrido a la OMPI, de las que ocho de ellas han recuperado sus dominios (ver cuadro). Domingo explica que ?en la mayoría de los casos, el organismo regulador ha demostrado que los demandados habían registrado los dominios con mala fe y con el objetivo de un aprovechamiento ilícito?. Luis Bello, responsable del defensor de Internet de la AI, asegura que ?no siempre las compañías pueden demostrar estos preceptos ya que hay usuarios que han registrado dominios conocidos sin mala fe?.

El caso más significativo durante 2001 ha sido el del grupo Carrefour, que puso una demanda ante un juzgado de Madrid y ante la OMPI para apropiarse del dominio denuestratierra.com, marca que estaba registrada por la empresa Rose Communications. La sentencia de la OMPI ha desestimado la demanda de Carrefour señalando que ?de nuestra tierra? es un nombre genérico que no es exclusiva de nadie y que es utilizada por otras empresas añadiendo otras palabras sin que suponga ningún hecho delictivo?.

Según Bello, ?los usuarios no tienen por qué saber todas las marcas no conocidas que existen?. Para Bello, ?muchas compañías han pasado de ser atacadas por los ciberpiratas a actuar ellas mismas como ciberokupas?. Además, añade que ?las grandes compañías han llevado a estos pequeños empresarios a la ruina por el gran desembolso realizado en los juicios?. Según Maestre, ?un juicio de este tipo puede suponer un coste de unos 11.300 euros si se resuelve en dos meses?. Los arreglos extrajudiciales son difíciles de valorar económicamente pero pueden variar entre los nueve millones de euros que pagó eCompanies por el dominio business.com hasta el millón de euros que abonó Verio por websites.com.

Reproducido de Expansión

pdfprintpmail