Archivado en Noticias, Acceso

Internet por el cable de la luz


El acceso de los hogares a Internet y en general a cualquier eje de comunicaciones puede dar un salto cualitativo espectacular en los próximos meses cuando pueda comercializarse el servicio de acceso a través de las líneas de la electricidad




. La línea telefónica y más recientemente las modernas redes de cable desarrolladas por las empresas televisivas y del sector de las comunicaciones van a perder la exclusividad a la hora de hacer llegar los contenidos de todo tipo a los hogares. Pocas cosas hay en cualquier país desarrollado que tengan un potencial de distribución masiva tan capilar y universal como el tendido eléctrico.

La utilización de la red eléctrica como vehículo de transporte de señales es una de las revoluciones por llegar en la nueva sociedad de la información, pero que está siendo objeto de constantes desarrollos tecnológicos, en especial en Alemania. La empresa RWE (uno de los grupos extranjeros que está ahora tratando de abrirse paso en el sector eléctrico español mediante la compra de alguna de las grandes de la electricidad) ha sido una de las pioneras en el desarrollo de aplicaciones de este tipo, aunque de momento su implantación masiva para su utilización por parte de los hogares va a requerir algún tiempo.

Red Eléctrica, el distribuidor mayorista de electricidad en España, propietario de la red de alta tensión, ya tiene algunos desarrollos en marcha en esta dirección. Esta compañía no llega a los hogares sino que distribuye la electricidad a escala mayorista, para las empresas eléctricas. Pero Red Eléctrica ha estado desarrollando no sólo su propia capacidad de transporte de señales a través de la red de fibra óptica sino a través de sus líneas de transporte de electricidad.

La aplicación de estas nuevas tecnologías puede convertirse en una interesante fuente de ingresos para las compañías del sector eléctrico, en una amenaza competitiva para las operadoras de telecomunicaciones y, en todo caso, en una oportunidad de crecimiento de la utilización de Internet por millones de hogares. Unos 20 millones de usuarios de la electricidad en España tendrían una vía de acceso a Internet mucho más eficiente que la ofrecida por las operadoras de telecomunicaciones en su estado actual, y posiblemente más barata. No es probable que las redes de comunicaciones que utilizan las operadoras de telecomunicaciones se mantengan en las mismas condiciones que en la actualidad, pero la aparición de un importante competidor como es el sector eléctrico podría acelerar el desarrollo de las nuevas tecnologías, entre ellas las de vía satélite, otro de los modos de comunicación que en el futuro conocerán un desarrollo importante. La proximidad entre los abonados finales y el proveedor de los servicios, en este caso una compañía eléctrica, presenta la ventaja adicional de que no es necesario contar con el bucle local, el escollo que tienen las compañías competidoras de Telefónica y de los operadores dominantes para llegar a los hogares.

Hace unos días, Iberdrola ha anunciado que sus proyectos para la utilización de su red eléctrica para dar acceso a los hogares a Internet están en fase bastante avanzada. Según la compañía, varios hogares están en fase de experimentación para pasar en el futuro a una fase de comercialización masiva y abierta del acceso a Internet y para la prestación de otros servicios de voz y datos.

En estos momentos, la velocidad de transmisión está en torno a los 2 megabytes por segundo, es decir, la velocidad que ofrecen las compañías de telecomunicaciones mediante el sistema ADSL. Es decir, 2 megas de velocidad de entrada y bastante menos de velocidad de salida, mediante una tecnología que utiliza el cable de cobre tradicional pero que tiene importantes limitaciones, como la necesidad de proximidad del abonado a la central telefónica para que estas prestaciones sean realmente alcanzables.

Las prestaciones que ofrecería de momento la línea eléctrica de baja tensión serían de este mismo calibre, aunque de forma más universal, sin dependencia de la proximidad a los nudos de distribución. Iberdrola ha señalado que incluso está a punto de experimentar con velocidades cinco veces superiores, propias de la banda ancha, con 10 megas por segundo de velocidad de entrada al abonado. Un auténtico chorro de información que colocaría a Internet y a las posibilidades de acceso de los internautas en una dimensión realmente inalcanzable en la actualidad.

Reproducido de La Vanguardia

pdfprintpmail