Archivado en Sin Canon

LA IMPLANTACIÓN DE LA TASA PARA LAS SOCIEDADES DE AUTORES HA ACABADO CON LOS FABRICANTES ESPAÑOLES DE CD Y DVD VÍRGENES

Cerrados por el canon


No hace falta dar muchas vueltas. Basta con entrar en el bazar chino de la esquina para encontrar DVD vírgenes, en cajas de 50, por 25 céntimos la unidad, 35 céntimos menos que el canon, una tasa que nació "para indemnizar a los autores por la pérdida de beneficio en la copia privada" y que cobran las entidades de gestión, como la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE).




FERNANDO GARCÍA El País No hace falta dar muchas vueltas. Basta con entrar en el bazar chino de la esquina para encontrar DVD vírgenes, en cajas de 50, por 25 céntimos la unidad, 35 céntimos menos que el canon, una tasa que nació "para indemnizar a los autores por la pérdida de beneficio en la copia privada" y que cobran las entidades de gestión, como la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE).

"Si el coste del DVD es de 20 céntimos y se le suman los impuestos, el beneficio del vendedor y el canon (60 céntimos), está claro que el que lo vende por menos es porque no paga el canon.

Así que no es extraño que en España no quede ningún fabricante de CD y DVD vírgenes". Lo asegura Eladio Chaves, responsable de Bytech Multimedia, una empresa de Zaragoza donde trabajaban 80 personas hasta que cerró esa producción.

Chaves explica las dificultades de un sector de fabricación que ha desaparecido en España. "Montado en estuche, como se presenta en una tienda, un CD puede venir de China por menos de 20 céntimos. El canon son 21 céntimos. El precio de un estuche supera los 11 céntimos y el coste de fabricación como materia prima de un disco virgen en España es más de 14 céntimos de euro. De Asia, el CD llega por debajo de los ocho céntimos".

En una caja de 50 CD, el consumidor paga más por el canon (49,20% del precio) que por el precio del mayorista (29,5%).
La competencia asiática ha sido decisiva para el cierre de las fábricas de discos vírgenes en España. "El cierre se ha producido por el dumping (venta a precios inferiores a los del mercado), el canon y el royalty que se paga a Philips (unos seis céntimos de euro por un CD-R)", explica Chaves, que también dirige el Grupo Condor, que fabrica CD y DVD desde 1998 en Calatayud.

En 2000 abrieron Bytech Multimedia, una fábrica de CD y DVD para grabar, en Zaragoza. "Calatayud se dedicó al soporte grabado y Zaragoza al grabable".

En Bytech invirtieron seis millones de euros y trabajaban 80 personas. "En 2005 (segundo año del canon) nos quedamos con 35 personas. En 2006 hemos cerrado definitivamente. No nos ha quedado otro remedio que reconvertir la empresa hacia la logística; en la parte de soporte para grabar ya no trabaja nadie".

La fábrica de Calatayud funciona a pleno rendimiento. El Grupo Condor emplea a 170 personas y factura unos 40 millones de euros. "Producimos discos CD y DVD grabados. Ya estamos fabricando los DVD de alta definición. Es un mercado complicado: nuestros clientes quieren tener producto, pero no hay reproductores domésticos en Europa. Toshiba ha presentado en España un portátil que lo reproduce, como ha hecho Sony, pero sólo en soporte informático".

KMS, que abrió sus puertas en 2004 en Vizcaya, cerró en enero. La empresa empleaba a 17 personas. "La situación era insostenible. Los chinos venden por debajo del precio de coste a 8 céntimos de euro por CD".
El coste en KMS era "por un CD de 700 MB/ 80 minutos, 0,12 euros, a lo que se tenía que añadir los 0,21 euros por el canon", dice Íñigo Ayesta, quien fuera su Director Industrial.

Millón y medio de juicios civiles han pagado a la SGAE por grabarse en CD o DVD


Las ventas de CD en Fotoprix caen de 5 a 1,4 millones con la llegada del canon



YA HAY 887.000 FIRMAS CONTRA EL CANON.

Contra el canon. Tu firma cuenta.

Firma aquí



pdfprintpmail