Archivado en Noticias, Mundo Internauta

El comercio electrónico sigue siendo marginal en la UE, según el barómetro


E comercio electrónico, el conjunto de las ventas efectuadas a través de Internet entre empresas (B2B) o entre una empresa y un consumidor (B2C), sigue siendo marginal en la UE, por lo que los Quince deberán comprometerse en la cumbre de Barcelona (15 y 16 de marzo) a potenciar aún más su desarrollo.




La UE estableció el año pasado un nuevo marco para el comercio electrónico, tal y como se había comprometido hacer en la cumbre de Lisboa de marzo de 2000, pero todavía está retrasada la cuestión del IVA.

Eurostat, la agencia estadística de la UE, asegura que el comercio electrónico europeo sigue siendo «marginal y está menos desarrollado que en Estados Unidos, debido principalmente a que en los Quince hay una menor difusión de Internet» que en este país.

Los expertos de Eurostat han identificado las siguientes barreras para el desarrollo de Internet y del comercio electrónico en la UE: coste elevado de las comunicaciones, falta de confianza del consumidores, limitación del capital-riesgo y la escasa oferta en Internet por parte de los distribuidores tradicionales. En cuanto al comercio electrónico, se calcula que la cifra de negocios de las ventas efectuadas a través de Internet entre empresas y consumidores era en 1999 en Europa occidental de 5.300 millones de euros, lo que representa tan sólo el 0,2 por ciento de las ventas al por menor.

En la UE, los británicos (23 por ciento) y los alemanes (26 por ciento) son los que más utilizan Internet para realizar sus compras -juntos acaparan casi el 60 por ciento del comercio electrónico- seguidos de lejos de los franceses (14 por ciento) y de los italianos (8 por ciento).

El retraso de los países europeos con respecto a Estados Unidos es de 18 meses, según las estimaciones de Boston Consulting Group (BCG) recogidas en el informe de Eurostat «El comercio en Europa». Sin embargo, los expertos de Eurostat aseguran que «los distribuidores europeos no son menos activos que sus homólogos americanos en el comercio entre empresas y particulares y que, en algunos sectores como los productos alimentarios, incluso les llevan la delantera».

A la hora de realizar las compras en Internet, los mayoría lo hacen porque es práctico (59 por ciento), rápido (41 por ciento), tienen una mayor variedad (35 por ciento) y por el precio (27%). Pero una gran parte de la población prefiere seguir haciendo sus compras en distribuidores tradicionales en vez de en la red, ya que la mayoría (75 por ciento) teme que los datos de su tarjeta de crédito puedan ser usados de forma fraudulenta

Reproducido de La Razón

pdfprintpmail