Archivado en Sin Canon

TODOS CONTRA EL CANON

El canon digital pone en jaque al sector tecnológico


El canon digital representa en ciertos productos hasta el 60% del precio final. Mientras, las entidades de derechos siguen reclamando, como en España, mayor cuantía en las tasas




Manuel Llamas Expansion En marzo de 2000, los Estados miembros de la UE acordaron en la denominada Agenda de Lisboa que la economía europea únicamente podría afrontar el reto de la globalización con una apuesta por un crecimiento basado en el conocimiento y la innovación.

Tan sólo un año después, la UE aprobó una directiva que estableció un sistema de compensación por copia privada para los creadores de obras protegidas por derechos de autor.

Es el denominado canon digital.
Esta tasa se aplica sobre todo tipo de soportEes tecnológicos –Cd, DVD, MP3 e iPod, entre otros– capaces de almacenar o reproducir obras musicales o videográficas.

El canon nació con el objetivo de compensar el supuesto daño económico que supone a los autores la realización de copias privadas de sus trabajos por particulares –por ejemplo, grabar un disco para escuchar en el coche–. El problema consiste en que cada Estado miembro aplica la tasa de un modo muy diverso. De hecho, Chipre, Irlanda, Malta, Luxemburgo y Reino Unido carecen de este gravamen.

Ahora, los presidentes de las principales compañías tecnológicas del planeta reclaman en una carta al presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso, que cumpla con los compromisos adquiridos con la industria, como adelantó ayer EXPANSIÓN. En primer lugar, homogeneizar un mercado que, supuestamente, es único y uniforme. Y, en segundo término, imponer una tasa proporcional nunca superior al 5% del precio final del producto. La CE ha hecho caso omiso y, de momento, no se pronuncia sobre tan polémica cuestión.

El sector tecnológico es, precisamente, una industria clave en el ámbito del conocimiento y la innovación. Los empresarios, sin embargo, temen que la aplicación de un canon “abusivo e indiscriminado” provoque una importante pérdida de competitividad frente a otros países que carecen de este tipo de medidas. La deslocalización es un riesgo plausible, según ponen de manifiesto algunos de los datos que aportaron las empresas en la misiva enviada a Barroso.

Las entidades de gestión de derechos de autor obtuvieron por este concepto cerca de 950 millones de euros en Europa, en 2005. Según el informe, dicha cifra podría alcanzar los 1.500 millones en 2006 y, el próximo año, superar los 2.700 millones. El canon digital representa en ciertos productos hasta el 60% del precio final. Mientras, las entidades de derechos siguen reclamando, como en España, mayor cuantía en las tasas y extender el número de productos gravados.


YA HAY 944.000 FIRMAS CONTRA EL CANON.

Tu firma cuenta.

Firma aquí

pdfprintpmail