Archivado en Sin Canon

EL JUZGADO HA ESTIMADO QUE EN EL ESTABLECIMIENTO SE PONÍA «MÚSICA LIBRE».

Absuelto el bar denunciado por la SGAE por poner música



El Juzgado de Primera Instancia número 8 de León ha absuelto a los propietarios de un bar, demandados por la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) por difundir música sin autorización, al considerar que en el establecimiento se ponía «música libre», es decir, autorizada por sus autores.




EFE DIARIO DE LEÓN La Sociedad General de Autores solicitaba una indemnización de 998,25 euros a los propietarios del Bar «Crazy Town» de León por usar música sin autorización al menos desde junio de 2004, según la sentencia a la que tuvo acceso EFE.

Tras la vista, el juez ha considerado probada la existencia de aparatos, así como su uso en el local, para la comunicación de obras, si bien ha estimado que allí «se produce música alternativa que no está incluida en el repertorio de obras gestionadas» por Sociedad General de Autores.

El juez ha argumentado que los propietarios del bar usan este tipo de música, a través de «Licencias Communs», es decir, con la autorización de los autores.

En los fundamentos jurídicos, el juez recuerda que la Ley de Propiedad Intelectual establece que la propiedad de una obra corresponde a su autor y que por el hecho de su creación éste posee unos derechos morales y económicos sobre su creación.

Así, el titular puede hacer la gestión que estime oportuna, pudiendo ceder el libre uso o de forma parcial, según las mismas fuentes.

El juez ha considerado hechos probados que el demandado accedió a las obras musicales no gestionadas por la SGAE, que tiene medios técnicos para ello y que esa es la música que se reproduce en su bar.

Asimismo, ha considerado que el «demandado evita la gestión de obras cuyo registro está encomendado a las SGAE».

El juez asegura que el denunciante no ha presentado pruebas que acrediten que en el bar se reproduce música gestionada por ella.


El canon son unos céntimos miserables




MACROHÓLDING TECNOLÓGICO SGAE, UN CHOLLO PARA DIRECTIVOS




pdfprintpmail