Archivado en Sin Canon

SIGUE EL RECHAZO AL CANON

Los grandes fabricantes de móviles preparan un recurso contra el canon digital


Los grandes fabricantes mundiales de teléfonos móviles como Nokia, SonyEricsson, Samsung, Motorola o LG, están muy preocupados por la inminente aprobación del nuevo canon por copia privada en soportes digitales, que grabará con un sobreprecio las ventas de todos los soportes electrónicos que sean capaces de almacenar contenidos culturales sujetos a derechos de autor, como música o películas. Este canon será percibido por las entidades de gestión de derechos de autor, entre las que se encuentran instituciones como Sgae, Egeda, Dama, Agedi y Aisge.




Del Castillo/J. Montalvo. Madrid. EXPANXIÓN El sector de la telefonía celular se convertirá en el principal contribuyente al gravamen que se pagará obligatoriamente a las entidades de gestión de derechos de autor.

El canon, que fue establecido en la nueva Ley de Propiedad Intelectual, que entró en vigor el 29 de julio de 2006, ha sido acordado por el Ministerio de Cultura y el de Industria, y contempla a los teléfonos móviles con capacidad de MP3, entre los dispositivos que se verán grabados con él.

Ante esta amenaza, los fabricantes de móviles se están movilizado y preparan ya, según fuentes del mercado, su defensa jurídica que contempla, en primer lugar, el planteamiento de un recurso, para que se invalide su aplicación.
Principal contribuidor

Los fabricantes de móviles, que hasta ahora nunca habían estado sometidos a este gravamen, se convertirán en uno de los principales contribuidores al mismo, debido al enorme volumen de ventas unitarias que se produce en este sector.

Durante los últimos cuatro años, en España se han vendido alrededor de veinte millones de unidades anuales. Además, el lector de MP3 se ha convertido en una característica casi universal entre los nuevos terminales, incluso los de gama baja, por lo que la inmensa mayoría de los equipos que se comercialicen a partir de 2008 incluirán este dispositivo y, por tanto, tendrán que pagar el canon.

La cuantía unitaria del canon de los teléfonos móviles ha ido variando durante las negociaciones a cuatro bandas que han mantenido los Ministerios de Cultura e Industria con las entidades de gestión de derechos y la industria electrónica. Aunque inicialmente se fijó en una banda entre 1 y 1,5 euros por teléfono, posteriormente se bajó a unos 80 céntimos, aunque en la última fase parece haberse elevado de nuevo a los 1,5 euros. Con esta horquilla, la recaudación del canon digital podría variar entre los 15 y los 30 millones de euros anuales. Como la cuantía máxima a percibir por las entidades de derechos es una cantidad fija anual, que se situará entre los 70 milones y los 100 millones de euros, la aportación de la industria móvil estará entre las más destacadas.
El contraataque jurídico por parte de las filiales españolas de los grandes fabricantes de telefonía móvil no será, probablemente el único que se produzca por este asunto en Europa.

El desenlace de la aplicación del canon digital en España es observada con interés desde otros países que se encuentran sumergidos, aunque en una etapa más temprana, en el mismo debate. Con la excepción de Reino Unido e Irlanda, que lo han desechado, y de Holanda, donde una iniciativa popular en el Parlamento lo ha impedido, la mayoría de los países comunitarios abordarán la conveniencia o no de este sistema en los próximos años.

pdfprintpmail