Archivado en Mundo Internauta

COLABORACIÓN INTERNAUTA CONTRA EL CIBERDELITO.

Una internauta alerta a la Policía de una red pedófila


Cuando Bea se sentó frente a su ordenador una tarde del mes de marzo no podía imaginar que se iba convertir en una pieza clave para destapar a trece pedófilos que intercambiaban material audiovisual con vejaciones sexuales a menores. Esta malagueña comenzó a buscar información sobre bebés en internet y dos ficheros que encontró en su rastreo despertaron sus sospechas.




Pablo D. Almoguera / Diario de Cadiz.- Cuando Bea se sentó frente a su ordenador una tarde del mes de marzo no podía imaginar que se iba convertir en una pieza clave para destapar a trece pedófilos que intercambiaban material audiovisual con vejaciones sexuales a menores. Esta malagueña comenzó a buscar información sobre bebés en internet y dos ficheros que encontró en su rastreo despertaron sus sospechas.

Uno era un vídeo en el que dos adultos abusaban de una menor. Las imágenes eran de una crudeza desmedida y, en vez de apagar el ordenador y seguir con su vida normal obviando esa visión, decidió poner los hechos en conocimientos de la Policía Nacional. Este fue el germen de la operación Bea -denominada así por su colaboración- que se ha desarrollado en diez provincias, incluida Málaga, donde se arrestaron a tres de los trece detenidos.

Según informaron fuentes policiales, la investigación, llevada a cabo por el Grupo de Delitos Tecnológicos de la UDEV de la Comisaría Provincial de Málaga, se inició el pasado mes de marzo a raíz de la denuncia presentada por esta ciudadana y gracias a ella se han logrado intervenir miles de archivos tecnológicos.

Tras comprobar el contenido de los ficheros, los agentes verificaron que en ellos aparecían imágenes en la que dos adultos abusaban de una menor y procedieron a la búsqueda de los usuarios que distribuían e intercambiaban los citados vídeos en internet.

Los agentes rastrearon en la red el vídeo y lograron identificar, a través de los números IP, que es como el DNI de los internautas en la Red, a las personas que se lo habían descargado.

Cuando éstas fueron localizadas, se dio aviso a agentes de las comisarías de las ciudades donde vivían y se puso en marcha un operativo que a la detención de éstos y al registro de sus domicilios habituales.

La Dirección General de la Policía informó en un comunicado de que se han efectuado registros en Barcelona, Lérida, Alicante, Valencia, Córdoba, Granada, Málaga, Cantabria, Asturias y Vizcaya. En ellos se han intervenido miles de ficheros de pornografía infantil en soportes magnéticos y ópticos, trece discos duros, 500 DVD, 720 CD y cinco lápices de memoria.

La red de intercambio de pornografía infantil desarticulada por la Policía Nacional a través de la operación Bea utilizaba el popular programa de intercambio de archivos Emule para distribuir el material pederasta, según informaron a Efe fuentes de la investigación policial. Emule es utilizado a diario por millones de usuarios en todo el mundo de forma gratuita, y no es la primera vez que aparece envuelto en un caso de pornografía infantil a través de internet en España.

Las personas que buscan este tipo de material delictivo suelen contactar inicialmente a través de webs concretas y después realizan los intercambios con programas P2P. Con el desarrollo de la telefonía móvil también se está comenzado a utilizar este medio para distribuir las imágenes.

pdfprintpmail