Archivado en Sin Canon

IMPACTO DEL CANON DIGITAL

El canon contribuirá a encarecer el coste de la vida en 2008


A partir de mediados de enero (cuando la propuesta sea aprobada por el Ministerio de Economía y el Consejo Estatal de Consumidores y Usuarios), cada ciudadano que adquierta un disco duro externo deberá pagar 12 euros extra; los reproductores de MP3 y MP4 estarán gravados con 3,15 euros; los teléfonos móviles y PDA (agendas digitales) que tengan MP3, con 1,5 euros; y los dispositivos de almacenamiento de datos (pendrive), con 30 céntimos.




(PD).- Bajará un poco el impuesto actual de los CD-R, el de los DVD-R y el de las grabadoras de CD y DVD, cuyo consumo también ha disminuido drásticamente.

El nuevo impuesto o tasa -indirecto y lineal- carece de justificación porque el derecho a la copia privada estaba reconocido por la legislación antes de la aparición del canon y no se vinculaba a retribución alguna.
Es ilógico obligar a pagar a todo comprador bajo la presunción de que su actuación posterior va a ser delictiva o irregular.

Ello equivale a cobrar por anticipado por las posibles infracciones de tráfico a los adquirentes de vehículos en la idea de que no se podrá atrapar a todos ellos cuando supuestamente las cometan o pudieran cometerlas.
Desde el punto de vista jurídico, el canon es inaceptable porque supone una criminalización de la sociedad que resulta arbitraria, ilógica e injusta.

Todos debemos proteger la propiedad intelectual, pero no con gravámenes que sólo dificultan el progreso tecnológico, del que no podemos sustraernos.
La propiedad intelectual, tal y como hoy la conocemos, es fruto de una determinada época tecnológica. Mozart y Beethoven no pudieron acogerse a los derechos de que hoy goza hasta el peor de los compositores.

Ello sólo fue posible cuando se crearon los medios técnicos que permitían una reproducción masiva pero profesional y controlada.
El problema surge cuando la técnica sigue avanzando y ya es posible una reproducción también masiva, pero ahora particular e incontrolada (pronto incontrolable).

¿Consiste la solución en detener los avances técnicos? ¿En criminalizar a toda la sociedad por si acaso? ¿En ceder, como ha hecho Zapatero, a las presiones del miedoso y sobreprotegido 'lobby' cultural?
La solución es adaptarse a los nuevos tiempos, como están haciendo ya Madonna y otros artistas que se alían con la Red y el iPod en vez de oponerse a los mismos.

En pleno siglo XXI, el canon digital es como ponerle puertas al campo.

LOS EFECTOS POLÍTICOS DE UNA CACICADA

El canon digital, impuesto por lo que los internautas denominan ya la ZGAE, ha suscitado un intenso debate político y amenaza con tener consecuencias electorales negativas, para un partido como el PSOE, que necesita como el agua el voto de muchos d elos jóvenes a los que se agrede con esta tasa.
PP, Iniciativa per Catalunya, Los Verdes y Coalición Canaria intentaron, sin éxito, incluir una enmienda en la Ley de Impulso de la Sociedad de la Información que abría la puerta a la supresión del canon en el plazo de un año.
Inicialmente, ni siquiera el Partido Popular -que en 2006 había votado a favor de la tasa- asumió con entusiasmo la pelea. Sólo unos pocos avanzados, como Esteban González Pons, atisbaron la importancia del asunto y vieron el filón electoral.

Las cosas han cambiado y el asunto del canon promete seguir en la agenda política, para desgracia de Zapatero y alegria de Rajoy.
El presidente del PP, Mariano Rajoy, entiende que esta tasa no tiene ningún futuro por ser indiscriminada y considerar sospechosos a todos los ciudadanos.

El PSOE sigue manteniendo su apoyo a la tasa. El propio presidente del Gobierno dijo el pasado viernes que la apoyará hasta que se encuentre un sistema mejor.

RELACIONADA Además del canon, tener que aguantar estupideces…


pdfprintpmail