Guia práctica para hacer compras en internet


STOP EN EUROPA A LA DICTADURA DEL CULTURETARIADO

El Parlamento europeo contra la criminalización de los tecno-usuarios


Mientras el presidente de la SGAE sigue en contra del progreso de las comunicaciones pidiendo que se rebaje la velocidad de la banda ancha y la presidenta de la Academia de Cine se queja de que el canon beneficie más a las empresas, la Eurocámara pone orden entre tanto despropósito asegurando que la “criminalización” de los consumidores que actúan sin ánimo de lucro “no es una buena solución para luchar contra la piratería”.




por : Juan Ranchal: en The Inquirer .- El texto presentado por el socialista francés Guy Bono ha sido aprobado por el Pleno del Parlamento Europeo y pide al órgano ejecutivo de la unión que “se replantee la cuestión de la propiedad intelectual desde un punto de vista cultural y económico”.

El informe no olvida a los autores “debiendo garantizarse una remuneración justa para los titulares de derechos”, apostando por la importancia de “concienciar a los jóvenes” para combatir la piratería e instando a buscar soluciones equilibradas entre las “posibilidades de acceso a las actividades y contenidos culturales” y la defensa de “la propiedad intelectual”.

Internet ha cambiado de forma radical los modos clásicos de utilización de los productos y servicios culturales, por lo que es esencial velar por un acceso “sin obstáculos a los contenidos culturales en línea, por encima de una lógica puramente económica y comercial”. Es vital una reforma de los derechos sobre la propiedad intelectual para promover la creatividad y alentar el desarrollo de obras culturales, indica el texto aprobado por los parlamentarios.

Que vayan tomando nota el resto de legisladores europeos, entre ellos el español…

vínculos

elmundo

Los Ministerios de Cultura y Justicia promocionan la criminalización de Internet

Con el eslógan "Ahora la ley actúa", que no deja en buen lugar a los encargados de su aplicación hasta "ahora", ilustrado
con una tenebrosa imagen de una persona delante de una pantalla, suponemos que de un ordenador, se nos informa de lo siguiente: "La difusión de contenidos ilegales en internet es un delito castigado incluso con la cárcel", a semejanza de las informaciones que suelen aparecer en las obras cinematográficas.




El peso de la ley, que ahora actúa, según nos informan los Ministerios de Cultura y de Justicia, puede caer sobre
cualquier buscador que posibilite el acceso a contenidos ajenos o sobre cualquier persona que tenga una página web con enlaces a contenidos ajenos, contenidos que alguien, de forma anónima, puede denunciar en un teléfono que no requiere identificación alguna y que está siendo patrocinado con fondos públicos desde la Administración.

Los tiempos de las denuncias anónimas, de un nuevo gulag o de una nueva dictadura del miedo, patrocinados esta vez desde los Ministerios de Justicia y Cultura, parece que quiere comenzar y nada mejor que iniciarlo criminalizando
a una red mundial como es Internet asociándola descaradamente con el delito y la cárcel, formando un totum revolutum.

No importa que alguien no sepa si un contenido es ilícito penal o civilmente, si es necesario o no que exista una resolución judicial que así lo declare previamente; lo importante, el mensaje que se quiere difundir con el
dinero de todos los ciudadanos es la estigmatización de Internet asociándolo de forma inapelable al delito y a la cárcel, dos de las principales causas de exclusión social, y curiosamente con el sello -y el dinero- de dos ministerios tan significativos como son Justicia y Cultura.

La Asociación de Internautas espera que el Ministerio de Sanidad y Consumo, algún día no muy lejano, lance una campaña de reforma legislativa que criminalice las prácticas contrarias a los derechos de los consumidores y usuarios sometidos
al imperio del dictado de las operadoras, proveedores, prestadores de servicios, etcétera. Y que, asimismo, el Ministerio de Industria, tal vez algún día, publique alguna resolución relevante de aplicación de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio electrónico, aunque sea una simple sanción por práctica de correo publicitario no solicitado (spam).

Aunque, bien pensado, tampoco vería con malos ojos que el Gobierno en pleno lanzara una campaña de criminalización de
pueblos, carreteras, vehículos, ciudades, bares, discotecas, restaurantes, cafeterías, institutos, colegios, administraciones, etcétera, por ser escenarios de delitos castigados incluso con la cárcel.

Asociación de Internautas

pdfprintpmail