Archivado en Sin Canon

EL CANON DIGITAL SÓLO SUPONE EL 5,5% DE SUS INGRESOS

El cazo de la SGAE se extiende a ferias, bautizos, colegios, juguetes, piscinas y hasta sex shops


El canon digital apenas supuso el 5,5 por ciento (20,5 millones de euros) del dinero total recaudado por la SGAE en 2007 (377,2 millones). El grueso de sus ingresos deriva del amplio listado de actividades que están sujetas por ley al cobro de derechos de autor. La SGAE recauda el 4,5 por ciento de la taquilla de cada representación circense, el 10 por ciento de cada concierto (incluso si es gratuito), una cuota fija por cada baile o feria popular, al igual que una tarifa diferente en caso de que cualquier local comercial (ya sean bares, oficinas o tiendas) disponga de una radio o televisión. La cartera de los autores también se alimenta de bodas, bautizos, juguetes o sex shops, entre otros.




LD (M. Llamas) ,- Decenas de actividades están gravadas por los derechos de autor en España. Prácticamente, cada lugar o momento en el que suena una canción o se visualiza una obra audiovisual supone un acto de propiedad intelectual y, por tanto, es susceptible de generar ingresos a las entidades de gestión que se encargan de su protección, tanto económica como legal.

De este modo, cualquier local o comercio de España es susceptible de sufrir la visita imprevista de un agente auditor de la SGAE u otras entidades de autor para solicitar su correspondiente cuota. Es el caso de una pequeña tienda de ropa situada en Madrid, cuya dueña recibió hace escasas fechas la visita de la SGAE. La entidad reclamó a la dueña la contratación de una licencia para poder encender la radio en su establecimiento (ver documento adjunto)..

Estos y otros ejemplos serán analizados este miércoles en el programa de Libertad Digital TV Madrid a Fondo, que dirige y presenta María Llapart y que se emite a las 20:30 horas. Llapart contará contará con la presencia del abogado y presidente de la Asociación Española de Pequeñas y Medianas Empresas de Informática y Nuevas Tecnologías (Apemit), Josep Jover, y del presidente de la Asociación de Internautas (AI), Víctor Domingo.

Y es que, más allá del polémico canon digital, dichas asociaciones cobran por el uso y la reproducción de todo tipo de obras protegidas por la Ley de Propiedad Intelectual (LPI). Es decir, un extenso repertorio de productos culturales (música, cine, teatro, imágenes audiovisuales, etc.) que están presentes a diario en los lugares más comunes, al tiempo que insospechados: Aeropuertos, hoteles, almacenes, ferias, conciertos, circos, boleras, bodas, barcos, tiendas, bares, campings, piscinas, bingos, colegios, fiestas populares, desfiles, medios de comunicación, oficinas, la propia calle e, incluso, sex shops, por citar tan sólo algunos ejemplos (ver documento adjunto).


La SGAE recaudó 20,5 millones de euros por el canon en 2007

La Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) recaudó 20,5 millones de euros en 2007, gracias al cobro del canon digital, que se aplica sobre la venta de todo tipo de soportes y productos “idóneos” para el almacenamiento y reproducción de obras protegidas (CD, DVD, mp3, USB, móviles, escáneres...). Sin embargo, dicha cuantía tan sólo supuso el 5,5 por ciento de la totalidad de sus ingresos sociales, que el pasado año ascendió a 377,2 millones de euros (un 10,1 por ciento más que en 2006).

El grueso de su recaudación procede del cobro de derechos de autor a radios y televisiones (casi 160 millones de euros en 2007), la comunicación pública de obras protegidas (76 millones), así como la representación de artes escénicas y musicales (43 millones). Para ello, la SGAE publica anualmente un amplio listado de tarifas para gravar actividades y establecimientos de todo tipo.

Espectáculos con taquilla

Conciertos, recitales y espectáculos: 10 por ciento de los ingresos de taquilla.

Circo: el 4,5 por ciento de cada representación.

Bailes esporádicos celebrados con motivo de ferias y fiestas patronales: el 7 por ciento de los ingresos obtenidos en taquilla.

Conciertos y bailes gratuitos: la SGAE cobra el 10 y el 7 por ciento del presupuesto destinado por el Ayuntamiento a tal fin, respectivamente.

Establecimientos comerciales y de servicios no dedicados a la hostelería: los precios varían en función de la superficie del local. Así, la entidad cobra b ajo el concepto de “amenización musical” (es decir, por tener una simple radio) desde 6 euros al mes a las tiendas inferiores a los 50 metros cuadrados, hasta 66 euros en caso de que su superficie alcance los 2.000 metros cuadrados.

Por cada televisión 15 euros al mes; y por cada aparato de vídeo entre 90 y 145 euros mensuales.

Transporte público

Aviones: las compañías están obligadas a abonar entre 0,3 y 0,5 euros al mes por plaza, debido a la música o imágenes que se proyectan en los vuelos.

Trenes: 35 euros por convoy, al igual que en los buques.

Cruceros: Las “amenizaciones por medio de aparato mecánico o electrónico y/o reproductor de imagen, televisión, proyecciones cinematográficas y amenizaciones con orquesta durante almuerzos y cenas”, cuestan 530 euros por mes y nave.

Autobuses: 1.248,03 euros, por toda la vida del autocar.

Boda, bautizos, comuniones y actos de análoga naturaleza:

Recauda 117 euros por acto, siempre y cuando los comensales no superen las 75 personas. A partir de ahí, “la tarifa se incrementará en 0,4689 euros por cada comensal que exceda de los 75”.

Locales de ocio

La tarifa de la amenización musical en bares, cafeterías, restaurantes y similares oscila entre los 15 (menos de 50 metros cuadrados) y los 25 euros mensuales (más de 100 metros cuadrados de local).

Sin embargo, en caso de que la música forme parte del propio negocio (como los bares de copas), los precios a cobrar aumentan: 375 euros por temporada , en el caso de los locales que excedan los 100 metros cuadrados de superficie.

En el caso de discotecas y pubs es, incluso mayor.

Bingos: hasta 91 euros; Boleras: 16 euros por pista y mes; Aunque los precios varían igualmente en función de la superficie del local y otro tipo de variables.

De este modo, más de un centenar de actividades y negocios (casetas de feria, centralitas telefónicas, cabalgatas, gimnasios, cajas de ahorro, colegios, entre otros muchos) no se salvan del cobro de los autores. En este sentido, hasta los sex shops tienen que pagar: 0,9 euros por cabina, y hasta 493 euros mensuales por la música.

pdfprintpmail