Archivado en Mundo Internauta, Sin Canon

CONSULTORÍA ARTESANA EN LA RED

Por qué paso de comer con Patxi López


Allá va mi peor lado cascarrabias. Aviso a navegantes. Supongo que es de agradecer (limita con la vanidad) que te inviten a comer con Patxi López, un tipo que aspira a gobernar esta parte del sur de Islandia. Pues vale. Bueno, en realidad creo que la invitación era con patxilopez.com. Y hoy en casa me preguntaban por qué no quería aceptar esa invitación. He salido del paso con cuatro argumentos rápidos para que no se enfriara el estupendo arroz de mi suegra, pero quizá merece la pena responder ahora con algo más de rigor (tampoco sé si voy a ser capaz).




La primera cuestión tiene que ver con el momento. Fíjate qué casualidad: ahora que hay elecciones. Si antes (y ahora) se inauguraban carreteras, pantanos o cualquier otra obra pública, el momento presente refina las artimañas. Digo yo, porque no lo tengo nada claro. A mí esto de que los festejos de autobombo se concentren junto a fechas electorales no me convence. Como dice Juan Varela, “para los candidatos con mayores posibilidades de triunfo, internet sigue siendo más una extensión de la televisión y de las herramientas de propaganda que un medio para una democracia más participativa”. ¿Por qué si no tan sutil casualidad electoral?

Por otra parte, está el asunto de la empanada del PSOE con el canon digital y con la forma en que aborda, desde mi humilde punto de vista, la comunicación en general. ¿No os suena rancio como ello solo?

La Secretaría de Comunicación e Innovación (SCI), cuyo responsable es Marco Ferrara Ferrero, coordina la emisión de información destinada a los ciudadanos. Gestiona el conjunto de la imagen del Partido y sus medios de comunicación. Es responsable además de la coordinación de las nuevas ideas políticas.

¡¡¡¡Arrrrrr!!! Más de lo mismo una y otra vez. ¿Por algún lado se aprecia innovación en formas? Me temo que seguimos con los mismos perros con distintos collares. Ahora tenemos el feisbuk, los blogs, el tuiter y los folouers, el tuiter y los folouers, que repetiría un hipnotizado Enjuto Mojamuto. Pues dale candela, que hay nuevos territorios a conquistar: las blogosferas.

Patxi López practica la ortodoxia 2.0: blog con medidas píldoras audiovisuales, twitter en mano y feisbuk mediante, el hombre hace lo que tiene que hacer. De manual, sí señor. Un diez. Al menos visto desde fuera. (Lo digo porque mi seguimiento es mínimo, tendiendo a cero patatero; disculpas); El próximo día 22, además, tiene su premio al mejor blog político, otorgado por Las Ideas. Por cierto, continúa la racha, porque el año pasado lo obtuvo su compañero de partido, Guillermo Fernández Vara. Grandes políticos dignos de grandes premios. En la larga cola de la política supongo que habrá más blogs, pero quedan ocultos ante las figuras mediáticas convencionales. No sé, quizá la política 2.o adolezca de rankismo, que diría David de Ugarte. Qué le vamos a hacer.

Yo no veo que esta gente de la política participe en las conversaciones que ya existen. A Alorza le he escuchado muchas veces que la Administración debería acudir más allí donde suceden las conversaciones, a pie de playa. Pero me temo que en las sagradas escrituras de la política hay que “liderar” o, lo que es lo mismo, hay que “figurar”. Las cosas se “comienzan”; no se participa de lo “ya comenzado” si no hay contraprestación mediática. No parece que los líderes políticos se atrevan con el discurso cara a cara con el ciudadano. No hay formatos adecuados: nos chuparemos (bueno, quien tenga tragaderas) una sarta de mitines con el modelo uno-a-multitud. Y las masas, enfervorecidas, banderas al viento, aclamarán una vez más a sus líderes preclaros. Toma innovation user, Moreno.

En el fondo, me da igual que sea patxilopez.com, basagoti.dospuntocero, ibarretxe.lehendakari.euskadi.net, madrazo.noteencuentro.com, elrey.mellenadeorgulloysatisfacción.es, o cualquier figura política la que me invitara. Mi crisis tiene que ver con esta supuesta democracia representativa. Quizá debiéramos ir más allá en la subsidiariedad, tomar las riendas y pedirle a toda esta gente que se aparte, que nos deje en paz, que por muy distintas razones, su tiempo se ha agotado. Es algo parecido a cuando le pedimos a un equipo directivo que bastante hace con “no joder” las iniciativas que ya existen. Quizá si hubiera menos figuras políticas de las que juegan a las elecciones cada cuatro años, las iniciativas ciudadanas tomarían más poder.

Mientras tanto, lo digo alto y claro, ni se me ocurre criticar a quienes deciden compartir mesa con Patxi López o con otros políticos. Supongo que tienen más fe que yo en el sistema. Será que no soy buen ejemplo. Qué se puede decir de un tipo que alberga dudas sobre Obama y que anda quitándose de la política dospuntocero. Pasad página y a otra cosa, mariposa. No me hagáis ni caso. Seguid disfrutando del fin de semana.

Iturbe-Ormaetxe en Consultoría artesana en la red

pdfprintpmail