Archivado en Gobierno y Leyes, P2P

POR LAS LIBERTADES CIVILES, CONTRA LA VIGILANCIA Y CONTRA EL CANON DIGITAL

El 'internauta' Guardans


El ya ex Eurodiputado convergente Ignasi Guardans ha declarado en su toma de posesión como director general del Instituto Nacional de Cinematografía lo siguiente: "si alguien dice que representa a los internautas contra mí, le recordaré que yo soy internauta". Pues bien, vamos todos a recordar un poquito.




Algo que parece evidente en pleno siglo XXI (que casi todos usamos en mayor o menor medida Internet para nuestro ocio o nuestro trabajo, y por tanto somos internautas) le parece necesario al señor Guardans aclararlo y recordádnoslo. Pues bien, vamos todos a recordar un poquito y veremos qué clase de internauta (evidentemente no dudamos que lo sea) es el señor Ignasi Guardans Cambó.

Una de sus últimas actuaciones en el Parlamento fue la votación del informe presentado por el Eurodiputado griego Stavros Lambrinidis, referido al refuerzo de la seguridad y de los derechos fundamentales en Internet.

La enmienda 3 se refería a limitar la prohibición de la monitorización y vigilancia sistemática de las actividades de los usuarios en IPRED2 ( la norma europea que perseguiría el propio hecho de que los usuarios compartan) y evitar combatir las excesivas restricciones sobre el copyright por parte de las gestoras de derechos. No prohibir la vigilancia de las comunicaciones y no limitar los abusos de las gestoras de derechos de autor es algo que debería repugnar a un liberal, y sin embargo, el internauta Guardans votó a favor de esta medida.

La enmienda 5S se refería a la posibilidad de que la expresión de ideas políticas controvertidas a través de Internet pudiera ser perseguida criminalmente. Es decir, que un liberal que defendiera la libertad de expresión por encima de todo debería estar en contra de esta idea. Sin embargo, al internauta Guardans le pareció tan buena esta medida que la respaldó con su voto.

Finalmente, la resolución del informe pretendía que la garantía del acceso de los ciudadanos a Internet fuera considerado equivalente al acceso a la educación y destacar que el acceso a Internet no debería ser denegado como castigo por parte de los gobiernos y las corporaciones. Parece algo evidente que un liberal y un defensor de la cultura debería mostrarse sin reservas a favor de una tal resolución, más teniendo en cuenta que el analfabetismo del siglo XXI vendrá unido ineludiblemente a la falta de habilidades tecnológicas. En este caso (podría haber sido peor con un voto negativo) el internauta Guardans simplemente se abstuvo. Ignoramos el motivo de tal abstención ante un texto tan conciso, breve y fácil de entender que sólo podría motivar posicionarse a favor o en contra.

Y esto es sólo una muestra del comportamiento del señor Guardans en Europa. De hecho, ostenta el triste récord de ser el Eurodiputado español peor valorado y de los últimos de los casi 800 miembros que conforman el Parlamento Europeo según criterios que atienden a la defensa de la libertad y los derechos civiles. Todo un liberal el internauta Guardans, sí señor.

Triste éxito llegar a director general del Instituto Nacional de Cinematografía debido a que su propio jefe lo había apartado de la política europea. Al contrario de lo que se nos había querido vender en el sentido de que Guardans renunciaba a su acta de Eurodiputado para llegar al Gobierno de España, la realidad es muy otra.

Alrededor del 12 de enero conocíamos que Artur Más decidía apartarlo de la candidatura de CiU a las europeas para continuar en el Parlamento comunitario, en parte debido a las posturas totalmente contrarias a Internet que había estado defendiendo en el Paquete Telecom y al revuelo que esto había originado, en particular debido al caso de su ya famoso "e-mail colectivo" como él mismo lo bautizó -aquello que el resto de internautas del mundo conocen como spam- . Por lo tanto, hasta el momento en que se conocía su nombramiento, el señor Guardans estaba disfrutando de sus últimos días como Eurodiputado entre Bruselas y Estrasburgo y no tenía futuro político conocido. Pero probablemente también pesara el hecho de que, fiel a su historial, le diese un ultimátum de tres semanas a su propio jefe de filas para que lo mantuviera en las listas europeas.

Pero triste también es llegar a ese cargo y encontrarte con que ni siquiera las bases de tu partido te quieren y no sólo eso, sino que esas mismas bases te exigen directamente que dimitas o bien que, en caso de que no dimitas, sea el presidente del partido (Artur Más) el que "te dimita".

Difícil papeleta también para Artur Más, que había logrado quitar de la actualidad a este triste personaje para que no le creara más problemas y que ahora se lo va a encontrar de nuevo hasta en la sopa, dada su habitual verborrea.

Triste es también defender vehementemente la desaparición del Ministerio de Cultura para acabar formando parte de él sin sonrojarse lo más mínimo, dando muestras de una coherencia política cuando menos discutible.

Y sobre todo, triste, muy triste, un internauta que sólo se acuerda de los derechos civiles cuando le tocan muy de cerca y sin embargo, no ha dudado en atacar día sí y día también los derechos de los demás internautas desde su poltrona de Estrasburgo y con el poder de su
voto.

También nos permitimos recordarle al señor Guardans que ese poder de voto que tenía hasta ahora en la Unión Europea lo tenía en virtud del poder de voto que le habían otorgado los ciudadanos, ciudadanos a los que se debe y que lo pusieron ahí. Mucho nos tememos que quienes lo votaron (seguramente, también internautas como casi todos hoy día) decidirán pensarse muy seriamente a qué partido le dan el poder de su voto el próximo 5 de mayo a la luz de las nefastas consecuencias que ha supuesto este "internauta" para toda la Red.

Para conocer más en profundidad al personaje:

El informe que no apoyó Ignasi Guardans Cambó

El extraño caso del Dr. Ignasi Guardans


Ignasi Guardans redefine el concepto de 'Spam'

pdfprintpmail