Archivado en Gobierno y Leyes

CAPITAL NEWS REPORT

Moncloa se pincha con todas sus 'medallas tecnológicas y azuza la 'guerra' con el sector de las TIC


Los recortes del presupuesto en innovación tecnológica se suman a las estrecheces del Plan Avanza y el desencuentro con las telecos. A Industria le suspende la e-Administración, descuida la seguridad estatal al uso online del DNI-e y pincha con el Educa 2.0 y las urgencias de la TDT de pago.Javier Aldecoa Capital News




Ha jugado a hinchar los salvavidas de las Tecnologías de la Información hasta verlos estallar como burbujas de aire. Juró hacer del sector el motor de la recuperación y el epicentro de un nuevo modelo productivo que consumará con la ley de Economía Sostenible, pero a Rodríguez Zapatero y Miguel Sebastián les deslucen las "carrozas" en las que esperaban hacer su desembarco por el arco del triunfo de la presidencia europea. Se le atrasa y se le encoge el Avanza2, la estrella de su revolución tecnológica -desde ahora contará con un 56% menos para proyectos- y con los nuevos Presupuestos Generales, el ministro de Industria se clava en la espalda de las promesas los que iban a ser los vectores de su desarrollo. Con el sacrificio del 3,1% en las partidas destinadas al desarrollo de la I+D+i, de espaldas a las exigencias del sector de duplicar la inversión, no va más para la patronal. Llueve sobre mojado en el foso de dos años de desencuentros con Miguel Sebastián: tragaron dos veces ante la presentación del Avanza en sus dos entregas; acallaron sus quejas ante las urgencias de la TDT de pago y asumieron que Zapatero proclamara al sector TIC como epicentro de una Ley de Economía Sostenible que no acaba de llegar y que les cargara a las telecos las facturas de RTVE.

Pero esta vez el sector cierra las filas de sus reclamaciones ante las puertas de Moncloa. Los galones tecnológicos se le enredan al Ministerio de Industria: tras las "ofrendas" de paz fallidas de los portátiles del Educa 2.0 y la tdt de pago, ni las sombras del DNI-e, ni el alcance de la e-Administracion recomponen los puentes con la industria tecnológica española. Todo lo contrario: aliñarán la batalla de las vergüenzas en latitudes internacionales, las que más le duelen a Rodríguez Zapatero.

Sebastián se cuelga las medallas ajenas de las TIC, pero se pincha con las zozobras propias: restringe la "gasolina" a un sector que lleva las riendas del 7% del PIB, justo ahora que, por primera vez la industria TIC española empieza a destruir empleo: cerrará el año con una caída entre el 1 y el 4% y con un retroceso en las ventas de unos 3.500 millones de euros y algunos sectores relacionados con el consumo van a presentar pérdidas cercanas al 20% respecto a 2008. La de la TDT de pago no es la primera de sus "ofrendas" fallidas, lo sabe el sector TIC nacional, que a lo largo de 2008 y 2009 ha visto cómo se afogonan a sus pies los "cartuchos" casi vacíos de los portátiles, cómo se encoge" y se multiplica sólo en anuncios- el Plan Avanza, cómo sucumbe en las grietas del ADSL la Carta de Derechos de los Usuarios de Telecomunicaciones, cómo tiene el sector de las telecos de uñas ante el castigo de los mercados, las restricciones a la financiación y la encrucijada antipirateo que empareda al titular de Industria frente a la SGAE. Pero esta vez ni la Asociación de Empresas de Electrónica, Tecnologías de la Información y Telecomunicaciones de España (Aetic), ni la Asociación Multisectorial de Empresas de Tecnologías de la Información, Comunicación y Electrónica (Asimelec), y la Federación Española de Centros Tecnológicos (Fedit) guardan las lanzas: el "nuevo modelo productivo" de Zapatero y Elena Salgado llega con un recorte bajo el brazo para 2010 del 78% en las ayudas tecnológicas.

Moncloa prepara sus galones tecnológicos para el desembarco en la presidencia de la UE. El Secretario de Estado Ros se los ha empezado ya a enseñar a la Comisaria de Telecomunicaciones Vivianne Reding y las ha aireado en el World Telecom 2009, el mayor evento mundial del sector de las telecomunicaciones: sólo tiene ojos para el uso de tecnologías de la información española en sectores clave como la sanidad -con una cobertura digital casi universal- y la educación - más del 90 por ciento de los colegios están en red-, o la cobertura de la televisión digital terrestre. España es un país de referencia en el uso de algunas tecnologías, como la banda ancha móvil, la administración electrónica o la firma electrónica. Pero es la mismísima patronal de las TIC- que representa a más de 3.000 empresas del sector de las tecnologías de la información, la comunicación y la electrónica en España- la que le recuerda que, aunque ya hay 21,7 millones de internautas, un 6% más que el año pasado, el porcentaje de hogares con acceso a Internet es de un 54% en España frente al 60% en la UE 27; los ratios de banda ancha son de 45% frente a 48% de los Veintisiete y el comercio electrónico, al alcance de sólo el 15,7% de la población, deja a España a la cola de la UE.

INDUSTRIA, DE ESPALDAS A LA RECUPERACIÓN DEL SECTOR

En el que los consultores de Gartner advierten que será el más complicado para el sector tecnológico desde 2001, momento en el que explotó la burbuja de internet, España no ha sufrido tanto como el conjunto de las tecnológicas el recorte de sus ingresos por el menor gasto en TIC -un 10% mundial-, pero después del ejercicio pasado con un crecimiento cero, no será hasta 2010 cuando se recuperen las empresas tecnológicas españolas, después de cerrar 2009 con un descenso en su volumen de negocio del 1,7 por ciento este año, hasta los 59.300 millones de euros, según la previsión del instituto para la investigación de los mercados internacionales del Observatorio Europeo de Tecnología de la Información (EITO). El ministro aquieta al sector tecnológico con convenios con los Ministerios de Industria, Interior y Presidencia como el del DNI-e. Pero la solución a la crisis -innovación, patentes, educación y exportación de tecnología- se hace de rogar: no hay ni rastro de los 20.000 millones del fondo estatal para el cambio de modelo económico que en debate sobre el Estado de la Nación Zapatero prometió destinar al sector tecnológico para insuflarle impulso al que Miguel Sebastián no se cansa de apellidar "la palanca para salir de la crisis".

Al Ministro de Industria se le han desinflado el desarrollo de las redes de nueva generación y los proyectos de modernización de las Administraciones Públicas, la informática verde (green IT), el Plan Nacional de Viviendas y del Plan Renove de Edificios- llamados a impulsar las infraestructuras de comunicaciones- y el "hogar digital". La brecha digital se le pone cómoda en el internet rural español. Juega sus fichas con la renovación de la CMT en la nevera; enfada a las operadoras con las licencias de la cuarta generación móvil en dique seco, ancladas por el "impasse Euskaltel" y las demoras del dividendo digital, que como pronto no llegará hasta 2013. Sucumbe en las grietas del ADSL la Carta de Derechos de los Usuarios de Telecomunicaciones. Y tiene el sector de las telecos de uñas ante la nueva Ley de Financiación de RTVE, el castigo de los mercados, las restricciones a la financiación y la encrucijada "antipirateo". Se le atrasa y se le encoge el plan estrella de su revolución tecnológica, el Avanza. Iba a hacer de él el catalizador público para potenciar sus infraestructuras, mejorar la seguridad, ampliar la capacitación, optimizar la calidad y generar desarrollo industrial alrededor de las nuevas tecnologías. Va para largo.

El Avanza2 ya nació tres meses después de lo previsto, con menos presupuesto para darle cuerda a las TIC, sin un criterio de medición de la Sociedad de la Información y su convergencia con Europa y con una puerta entrecerrada para las pymes y sólo 663 millones para su modernización. No va más para la patronal del sector. Asimelec dribló el recorte presupuestario del 11% para la Sociedad de la Información el año pasado y le dejaba claro, negro sobre blanco, a Sebastián en la puesta de largo del Avanza2 que las costuras se le quedaban cortas al ministro, que necesitaba, al menos 1.200 millones de euros más. De espaldas a esas líneas rojas, no sólo el Ministerio no ha ejecutado todas las partidas del Avanza, sino que ahora, al calor de los nuevos PGE para 2010, recorta aún más sus costuras: se quedan en 10,43 millones de euros, frente a los 24,05 millones consignados en las cuentas públicas para 2009, un descenso del 56,6%. Así, el número de proyectos se quedará en 2010 en 450, lejos de las 600 iniciativas previstas y las empresas sólo dispondrán en 2010 de un volumen de créditos de 671 millones, un 40% menos que en el último presupuesto. Y se reduce de 75 a 35 millones la partida destinada a la atracción de capital riesgo al sector de las TIC.

Moncloa movió los alfiles del desencuentro con las operadoras de telefonía con el canon de RTVE y ahora enseña las "torres" de las frecuencias móviles en liza, las mismas que le servirán a Industria para nutrir sus urgencias financieras. Acelera el pulso del mapa radioeléctrico con la vista puesta en las arcas de la ministra Salgado. Industria se sube a las grietas del dividendo digital, se catapulta en toda su letra pequeña aún por definir, deja entrever las LTE para el próximo semestre y, antes de nada, pesca en el río revuelto del refarming móvil. Si las telecos piden un Plan E para la fibra ultrarrápida y apoyo de la administración para expandir la banda ancha móvil y el adsl, Industria abre todas las "ruletas" de las inversiones a las telecos, les aprieta las "tuercas" del asdl rural. Y busca sacarle brillo ante Bruselas y la OCDE a la banda ancha española con la "colaboración" de las operadoras, aunque sea a cambio de frecuencias móviles. Ni en Moncloa ni en la CMT quieren abordar la presidencia de la UE y la llegada del equipo de Obama a España en 2010 con la mancha internacional de la cobertura en banda ancha.

LA HUELLA DE LAS PROMESAS FALLIDAS

Moncloa quiso hacer de la e-Administración el baluarte de sus avanzadillas tecnológicas, pero suspende en todas sus aristas. Hasta el Ministerio de Industria reconoce que tiene que lanzarse a buscar ciudadanos que quieran usar sus servicios telemáticos, todo con tal de intentar equipararse a los vecinos europeos, tres puntos porcentuales por encima de España, aunque sea a golpes comerciales. Le ha sacado los colores el III Estudio sobre la e-administración autonómica de ADECES (Asociación pro Derechos Civiles, Económicos y Sociales) y la Asociación de Internautas (AI). Sólo 7 autonomías superan la media de 181 SIT y 100 STC. Ni el crecimiento de un 91% entre 2007 y 2009 del número total de Servicios Interactivos Totales (SIT), ni el estirón en algunas Comunidades Autónomas opaca la brecha digital -basta decir que hay 376 SIT entre Madrid y Melilla, con 43-, ni el hecho de que la ventanilla única, los 31 servicios básicos y las pasarelas de enlace entre las administraciones autonómicas y las locales que se prometieron para 2010 sigan siendo aún un horizonte lejano. Menos aún el cumplimiento de La ley de Administración electrónica, que señala que las administraciones públicas deben seguir los principios de "uso de estándares abiertos", garantizando el acceso a los servicios electrónicos de todo ciudadano o entidad, con independencia de las aplicaciones informáticas que use. Según AI y ADECES, el Estado tendrá que incrementar el uso de la administración electrónica si quiere encajar sus beneficios por ciudadano y año de hasta 300 euros y un horro de 100 toneladas anuales de papel.

A Industria le saben a poco los 12 millones de usuarios del DNI digital en España y las previsiones oficiales de alcanzar 20 millones en 2010; sobre todo, el escaso uso en entornos electrónicos. Transita las mismas huellas de los incentivos que intentó consumar con los 20 millones de bombillas de las que aún 16 millones no han llegado a los consumidores. El Estado, a través de Red.es, utilizará 300 millones de euros para regalar 300.000 lectores para el DNI-e a los usuarios de Internet y a pequeños empresarios que quieran pagar 2 euros por su envío. Se ha lanzado a ellos con la esperanza de que sean el ariete de la e-administración y del acceso a internet y ciberoperaciones, aún según la Fundación COTEC, menos del 10% de las personas que lo tienen lo han utilizado para cumplimentar formularios en Internet. Pero Miguel Sebastián deja a los ciudadanos en brazos de la inseguridad del DNI-e. Es la propia administración la que no cree en él, no atiende sus propias recomendaciones de seguridad. Como adelantaba ElConfidencial, ninguna aplicación de administración electrónica que emplee el DNI-e ha obtenido una certificación del CCN, no hay ninguna de sus operaciones que cumplan con los requisitos técnicos esenciales para el desarrollo seguro y uso de aplicaciones del DNI-e del Centro Criptológico Nacional.

Moncloa ultimó a golpe de fuego vivo y con las prisas del decreto ley del 13 de agosto, pero ha terminado por abrasar el trofeo tecnológico de la TDT de pago, a pesar de que trató de asegurar la calma con un modelo neutral de decodificador. Miguel Sebastián jugó a poner de acuerdo a fabricantes y operadores, se quiso investir como padrino de un único receptor o televisor, un modelo "de neutralidad tecnológica", "a la italiana"-capaz de soportar hasta tres sistemas diferentes de acceso condicional- que evitara una guerra de los sintonizadores en España similar a la del 'simulcrypt' y el 'multicrypt'. Un modelo estándar cuyas especificaciones técnicas permitieran compatibilidad con todas las ofertas de TDT de pago. Pero ahora el ministro se dribla a sí mismo, a las especificaciones técnicas y el calendario acordados por la industria con el Ministerio el 18 de junio, después de semanas de pactos y reuniones con todos los agentes implicados en el desarrollo de la Televisión Digital Terrestre (administraciones públicas, asociaciones de fabricantes de equipos de electrónica, operadores de televisión, desarrolladores de aplicaciones, fabricantes de equipos receptores, operadores de red, proveedores de sistemas de acceso condicional, etc.). Ni la industria, ni el Gobierno, ni siquiera los promotores de los canales de TDT de pago esperan que la venta de decodificadores de pago sea masiva en el breve plazo.

Ni el DNI electrónico, ni la e-Administración, ni los problemas iniciales con los sintonizadores de la de la TDT de pago durante septiembre son las primera de sus "ofrendas" fallidas, lo sabe el sector TIC nacional, que a lo largo de 2008 y 2009 han visto cómo se afogonan a sus pies los "cartuchos" casi vacíos de los portátiles del Educa 2.0, cómo se encoge "y se multiplica sólo en anuncios- el Plan Avanza. El Programa de los "portátiles" de Zapatero estaba ya llamado a ser un "caramelo" a largo plazo para endulzar a empresas informáticas operadoras de internet, empresas de software, de servicios TIC y de contenidos educativos, ahora que su facturación decreció en España un 17,5% en el primer trimestre de 2009. Prometió 450.000 portátiles, en septiembre y para quinto de primaria, por la puerta grande de las aulas digitales. Iba a ser la niña de los ojos de su revolución tecnológica, un caramelo llamado a elevar al menos un 15% las ventas del sector informático. Pero echó cuentas y ha diluido sus planes en un "salvese quien pueda", sin cifras, modelos ni acuerdos: sólo la voluntad que los fabricantes y cada una de las CCAA quisieran apadrinar. Extremadura, Aragón y Castilla la Mancha dejarán que Educación les cuelgue las facturas de la vanguardia, pero no que ponga sus apellidos o su ritmo a los planes que ya estaban preconcebidos: más ordenadores para profesores y secundaria. Con Murcia en cabeza, varias CCAA estudian canjear los portátiles para cada alumno por aulas virtuales comunes. Y Madrid se saca del armario un programa que Aguirre quería haber consumado en 2009. El concurso desierto en Cantabria les ha dejado claro a las empresas y al Ministerio de Gabilondo que el "caramelo" de los portátiles de Zapatero tiene letra pequeña.

pdfprintpmail