Archivado en decompras

LOS MALAGUEÑOS SE AJUSTAN EL CINTURÓN CON RECORTES EN LAS FACTURAS DEL TELÉFONO E INTERNET

Ojo con la letra pequeña


El paro sigue reclutando víctimas a sus filas y las familias, temerosas de un brusco descenso de los ingresos a medio plazo, cada vez consumen menos. Esta misma semana se ha conocido que la tasa de ahorro de los hogares se sitúa ya en el 17,5% de su renta disponible, una proporción desconocida desde hace, al menos, cinco décadas. Con este telón de fondo no es de extrañar que los usuarios estén avivando la lucha entre compañías de telecomunicaciones dispuestos a cazar la mejor oferta. ¿pero a qué precio?




ALMUDENA NOGUÉS | DIARIO SUR Ante la avalancha de promociones, las organizaciones que velan por el derecho de los consumidores han lanzado la voz de alarma: no es oro todo lo que reluce y, detrás de los grandes titulares que venden terminales gratis de última generación o paquetes de llamadas o de conexión a Internet a precios nunca vistos se esconden cláusulas de permanencia y condicionantes que conviene analizar prestando especial atención a la denominada letra pequeña.

Se disparan las quejas

Alejandro Perales, de la Asociación de Usuario de Comunicación, advierte de que en los últimos meses se han disparado las quejas asociadas a publicidad confusa o a costes determinados de servicios telefónicos. ¿El motivo? En muchos de estos casos, las exigencias de permanencia que llevan aparejadas las ofertas: «Hay que tener cuidado porque detrás de las promociones de llamadas gratis, consumos mínimos o de regalo de móviles hay condiciones duras que buscan enganchar al usuario a la operadora hasta prácticamente hacerle prisionero. Por ello insistimos en que se debe leer hasta la última letra del contrato», avisa este experto.

Víctor Domingo, de la Asociación de Internautas, insta a comparar muy bien las distintas ofertas y analizar hasta qué punto se adaptan al tipo de consumo que se va a realizar por parte del cliente. «Nuestro consejo es que se tenga paciencia y se estudien los requisitos al milímetro para no tener sorpresas», apostilla.

Las campañas que captan a usuarios de la competencia a cambio de nuevos teléfonos suelen tener como contrapartida la permanencia en la compañía. Las asociaciones de consumidores recuerdan que es posible acabar con esos contratos si las condiciones de contratación del producto cambian o o si el cliente abona al operador el dinero correspondiente a la subvención.


Los malagueños se ajustan el cinturón con recortes en las facturas del teléfono e Internet

ALMUDENA NOGUÉS | DIARIO SUR En los tiempos que corren, llegar a fin de mes se ha convertido en una ardua carrera de obstáculos que las calculadoras recorren casi sin aliento. La necesidad de buscar estrategias que permitan cruzar la meta sin el maillot de los números rojos está empujando a miles de familias a aplicar el eslogan que hizo famoso hace años una conocida marca de detergente: busque, compare y si encuentra algo mejor, cómprelo, o, en este caso, contrátelo. Siguiendo esta máxima, cada vez son más los consumidores malagueños que recopilan ofertas de servicios de distintas compañías y las estudian con lupa con el objetivo de intentar rascarle euros a sus facturas mensuales de telefonía, Internet, luz o del propio seguro del coche.

Los datos de la Comisión Nacional del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) hablan por sí solos: según su última estadística, publicada esta misma semana y correspondiente al pasado agosto, en el octavo mes del calendario, las portabilidades (cambios de operador) se dispararon un 17,5% en las líneas de telefonía fija y hasta un 25,5% en las de móviles.

Ambos porcentajes no hacen más que confirmar un fenómeno que subrayan al unísono las asociaciones de consumidores consultadas: en plena crisis, los usuarios comparan más que nunca y buscan una solución económica.

Guerra de precios

«El cliente quiere la opción más barata para pagar lo menos posible y recortar los costes fijos cuanto se pueda, de ahí que se fijen más que antes en las ofertas», destaca Alejandro Perales, de la Asociación de Usuarios de Comunicación.

María Huelin, vicepresidenta provincial de la Asociación de Consumidores y Amas de Casa Al-Andalus, reitera el mismo planteamiento: «Nos consta que se están multiplicando los malagueños que llaman a sus compañías pidiéndoles que les revisen las tarifas contratadas a fin de rebajar gastos. Ahora el usuario mira el céntimo y compara más que nunca las posibilidades que brinda la competencia», explica.

Ante este escenario, las compañías suministradoras de servicios se han visto abocadas a una agresiva guerra de precios en la que gana la que defiende mejor las 3 'b' (véase: bueno, bonito y barato). En el sector de las telecomunicaciones explican que en estos momentos el consumidor busca ante todo que le obsequien con un terminal atractivo y que le oferten una tarifa plana con la que no llevarse sorpresas en el bolsillo a final de mes. Del mismo modo, triunfan los paquetes convergentes con descuentos para llamar a líneas fijas o conectarse a Internet desde el móvil.

Adaptar el consumo

«Hemos notado que en el actual entorno económico los clientes están adaptando más su consumo a la tarifa contratada», asegura Vicente Benítez, director de la unidad de negocio de particulares de zona sur de Vodafone. Y continúa: «Desde la compañía hemos lanzado una nueva familia de tarifas planas de voz móvil que permiten a los clientes controlar su gasto y que responden a sus necesidades específicas en la actual coyuntura económica. Igualmente ofrecemos llamadas a fijos nacionales desde casa gratis al contratar la tarifa plana a móviles y descuentos de llegan hasta el 40% en el ADSL, lo que supone un gran impacto», agrega Benítez.

En esta misma línea, el otro gigante de la telefonía, Movistar, lanzó el mes pasado dos nuevas tarifas planas: una a fijos para llamar gratis a estas líneas hasta 500 minutos al mes, y la de SMS, que permite enviar 1000 mensajes gratis de los que hasta un total de 100 pueden ser a cualquier operador, como recuerda el responsable territorial en Andalucía de la operadora, Manuel Pineda.

Sea cual sea la oferta, el fondo de estas estrategias comerciales es el mismo: echar un capote a los usuarios necesitados de descuentos para así fidelizarlos y frenar su fuga a otras compañías. Para ello, las operadoras han reforzado sus departamentos de atención al cliente con un nuevo servicio de asesoramiento sobre sus planes de precios.

Al respecto, el director de Marketing de Top Digital, Javier González, cuenta que su empresa dispone de un recomendador de tarifas que permite analizar el caso particular de cada usuario y hacerle «un traje a medida». «Es importante que cada cual reflexione sobre los horarios en los que más consume y sobre el tipo de llamadas que realiza», destaca González al tiempo que admite un «fuerte aumento», en la clientela malagueña que persigue una bajada de su recibo.

Internet y luz

El esquema se repite con la conexión a Internet. Según la Comisión Nacional del Mercado de las Telecomunicaciones, sólo en el primer semestre de este año, 720.000 clientes solicitaron la portabilidad de sus líneas de ADSL, un 31% más respecto al año anterior.
Para captarlos, las operadoras están ofertando rebajas de hasta el 20% en sus precios. «Están lanzando ofertas de todo tipo, lo que hay que ver es los servicios que prestan y los requisitos de permanencia que llevan aparejadas», destaca Víctor Domingo, presidente de la Asociación de Internautas.

En lo que respecta a la luz, la reforma del sector iniciada el pasado 1 de julio permite a los consumidores elegir empresa, pero el desconocimiento y la falta de tarifas competitivas estás desanimando de momento a los usuarios a cambiar el suministro eléctrico, como afirman las organizaciones de consumo.

pdfprintpmail