Archivado en Gobierno y Leyes, Sin Canon

Las memorias de la SGAE “no forman parte de un expediente”

El Ministerio de Cultura se niega a dar información sobre el canon


Un ciudadano buscaba información sobre cómo emplea la SGAE el dinero que recibe del canon. El Ministerio de Cultura, tanto en su contestación inicial como en su respuesta al recurso administrativo que se presentó después, se niega a darle las memorias del año 2006 de la SGAE y VEGAP, entidad de gestión de los artistas visuales, porque “no forman parte de un expediente administrativo”, pero no aclara si éstas se encuentran en su poder o no.




Coalición Pro Acceso.  Un ejemplo paradigmático y muy significativo de los problemas que origina la legislación actual es uno de los casos que está siguiendo Access Info Europe en la actualidad y en el que hemos interpuesto recurso ante los tribunales recientemente (12).

Dado que estas entidades [como la SGAE] están obligadas a emplear una parte del canon en actividades dirigidas a toda la comunidad de artistas y no solamente a sus socios (13), la sociedad tiene derecho a saber cómo se está empleando este dinero y si de verdad está sirviendo para ayudar a todos los artistas con independencia de su vinculación a estas entidades o no.

El Ministerio se escuda detrás de las carencias de la normativa actual que regula el derecho de acceso a la información para denegar una información de claro interés público.


(12) Recurso Contencioso-Administrativo ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad de Madrid, presentado el día 17 de septiembre de 2008.

(13) El veinte por ciento de lo que reciben las entidades de gestión en concepto de canon debe dedicarse a partes iguales a actividades o servicios de carácter asistencial para sus socios y a actividades de formación y promoción de todos los autores y artistas en general. Las entidades de gestión deben informar cada año al Ministerio sobre las actividades y servicios prestados, las cantidades dedicadas a los mismos y los beneficiarios.




Artículo reproducido de la Coalición Pro Acceso.

pdfprintpmail