Archivado en Mundo Internauta

OPINIÓN DE ENRIQUE DANS

La neutralidad de la red, a debate en el Senado: la enmienda del grupo socialista


Vamos con el relato de los hechos: pocas horas antes del comienzo del pleno, el grupo que propone la moción recibe una enmienda de sustitución del Grupo Socialista. Lo que proponen, concretamente, es sustituir el texto de la moción escrita por Alfonso Gª VicenteIldefonso Pastor por otro, según ellos más claro y más inclusivo.




A continuación, el texto de la enmienda con el que proponen la sustitución:



El senado insta al Gobierno a


1.- Modificar, teniendo en cuenta el marco de la normativa europea sobre comunicaciones electrónicas, de forma urgente, en todo aquello que sea necesario, la normativa española en dicha materia a fin de garantizar el cumplimiento por parte de los proveedores de telecomunicaciones que operan en España de los principios de neutralidad y transparencia de la red, con niveles mínimos de calidad para todos los usuarios, basados en estándares técnicos identificados en el Instituto Europeo de Normas de Telecomunicaciones, con el objetivo de impedir una degradación inaceptable en la calidad de los servicios.


2.- Asegurar que los paquetes de datos que circulan por sus redes reciban siempre el mismo tratamiento, sin prioridad ni jerarquía, independientemente de su contenido, origen, destino o protocolo, y sin que se filtre el tráfico de forma arbitraria, para privilegiar, limitar o impedir el acceso a determinadas páginas o servicios.


3.- Garantizar prioritariamente, como ya se viene realizando, los servicios de comunicación en situaciones de emergencia, comunicaciones críticas entre autoridades, o servicios críticos de telemedicina.


Me gustaría analizar brevemente la propuesta del grupo socialista: vaya por delante que mi opinión de la misma es profundamente negativa, y que en todo momento he recomendado a los proponentes de la moción no aceptarla y mantenerse completamente alejados de ella.


¿Qué es lo verdaderamente preocupante de esa enmienda? Pues que, sencillamente, da la vuelta de forma radical al tema propuesto. Se trata de un redactado que condiciona completamente la neutralidad de la red al hecho de “impedir una degradación inaceptable en la calidad de los servicios”. Eso es completamente inaceptable, es una trampa total. A partir del momento en que firmásemos algo así, las operadoras tendrían las manos completamente libres para priorizar lo que quisiesen, llegar a los acuerdos que estimasen oportunos, filtrar los protocolos o contenidos que deseasen, etc. con el supuestamente sacrosanto fin de impedir una teórica degradación que no solo no ha tenido nunca lugar (y no debería tener lugar si se invirtiese adecuadamente en infraestructuras), sino que, además, sería supervisada por el Instituto Europeo de Normas de Telecomunicaciones, ¡que precisamente está controlado por las propias operadoras!


Además, la enmienda introduce un punto 3 completamente absurdo e innecesario, algo que pretende llamar la atención de manera alarmista sobre un tema que nunca ha estado en peligro ni en discusión de ningún tipo. Es, una vez más, una maniobra de distracción: ninguno de esos servicios se ve afectado en modo alguno por el hecho de que la red sea neutral. Se trata de intentar mezclar conceptos y poder intoxicar con eso de “¿cómo va a tener el niño del vecino bajándose pelis del eMule la misma prioridad que una operación a corazón abierto?”… un intento tan absurdo como infantil de banalizar el concepto de neutralidad de la red. No se preocupen, que el hospital de turno ya se encargará de tener el ancho de banda y los medios adecuados… sin necesidad alguna de tocar para ello la neutralidad de la red, como de hecho ya ocurre a día de hoy. Ese punto no pinta nada ahí: hasta ahora, con una red perfectamente neutral, esos servicios siempre han funcionado sin ningún tipo de problemas, así ha sido, y así seguirá siendo. Por tanto, no ha lugar a meter ese punto, que simplemente genera confusión con respecto al concepto de neutralidad de la red, es irrelevante e innecesario: para que esos servicios funcionen bien no es preciso tocar ni modificar la neutralidad de la red.


Finalmente, separar la moción en puntos es, aunque pueda parecer que se hila muy fino ( y así es), una muy mala idea. Una moción como ésta está destinada a convertirse más adelante en proposición de ley, y posteriormente en ley. Separar los puntos puede facilitar maniobras como que finalmente se quede únicamente el punto uno, el peor, mientras que el segundo se considere simplemente “un marco general” y algo que “conviene asegurar”, pero sin ser incorporado al marco legislativo (y del tercero, que es meramente casuístico y totalmente innecesario, ni te cuento). Por tanto, la separación en puntos también es peligrosa e innecesaria.


Me parece de todo punto increíble que un partido político pretenda, a escasa horas de la apertura de un debate en el Senado, traer bajo el brazo una enmienda semejante, que desnaturaliza de tal manera el fin de la moción original, y que convierte a las operadoras en jueces absolutos del futuro desarrollo de la sociedad de información. Esperemos que la moción original se mantenga tal y como estaba, sin modificación alguna, y que la discusión siga yendo por donde genuinamente debe ir, sin ningún tipo de artificio ni de intento de desnaturalización.


Esta se dispone a ser la moción presentada en el Senado más públicamente retransmitida y comentada de toda su historia. Podéis seguir las incidencias del pleno en el Canal Senado, quien tenga acceso a él, o en las cuentas de Twitter de Alfonso Gª Vicente o de Ildefonso Pastor, utilizando el hashtag #redneutral. Seguiremos informando.



Reproducido del Blog de Enrique Dans




pdfprintpmail