¿Nos acercamos a una Internet más restrictiva tras el caso de Wikileaks?


La Sociedad de Prensa Interamericana teme que lo sucedido con Wikileaks conlleve graves restricciones a la libertad de expresión en Internet. La Asociación de Internautas en España muestra su preocupación por la persecución que está sufriendo la página web. El fundador de Wikileaks, Assange, acaba de ser detenido en el Reino Unido por un presunto delito de agresión sexual.




C. H. / AGENCIAS / 20 Minutos.es .- Este es uno de los principales miedos de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), que ha lamentado los ataques realizados recientemente contra Wikileaks y su fundador, Julian Assange.

La asociación ha llegado a instar a EE UU a que cese cualquier estrategia política o legal para limitar las comunicaciones del site de Assange.

Assange es responsable de filtrar cientos de miles de documentos confidenciales del Gobierno de EEUU a través del portal de internet WikiLeaks, del que es también su director.

El presidente de la SIP, Gonzalo Marroquín, condenó "cualquier estrategia que busque limitar la libertad de expresión, así sea la creación de nuevas normas legales específicas para desbaratar a Wikileaks por parte de los gobiernos o las presiones políticas e intimidación contra compañías privadas de Internet para desenchufar el sitio de la red".

Marroquín censuró además los "ciberataques" que se registraron en los últimos días desde servidores localizados en diversas partes del mundo para, dijo, "coartar y mutilar a Wikileaks".

Restringir la Red supondría retroceder a periodos de oscurantismo Aclaró que la SIP "no ampara ninguna medida que pudiera ser considerada ilegal por parte de WikiLeaks ni de su director" y, en ese sentido, señaló que "ninguna publicación puede estar exenta de responsabilidades".

Sin embargo, el presidente de la SIP, con sede en Miami, añadió que "existen y deben buscarse canales judiciales y legales normales para perseguir los supuestos delitos, sin tener que entrar en una caza de brujas en los que los gobiernos se transformen también en delincuentes".

Tanto Marroquín como Robert Rivard, presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, manifestaron su temor a que "estos episodios terminen desencadenando una serie de legislaciones adversas en Estados Unidos que pudieran limitar la libertad de expresión en Internet".

"Restringir la red tendría un impacto catastrófico para toda la humanidad y estaríamos retrocediendo a períodos de oscurantismo", pusieron de relieve.

Mientras, el portal de Wikileaks se ha clonado 507 veces para dificultar su eliminación. Por su parte, las últimas noticias señalan que Assange ha sido detenido en Reino Unido.

El arresto se ha producido, supuestamente, por una orden europea de detención emitida por la Fiscalía de Suecia que quiere interrogarlo en relación con un presunto de delito de agresión sexual.

"La represión ya existe"

En España, el presidente de la Asociación de Internautas, Víctor Domingo, ha expresado un parecer similar al de la SIP.


Llevamos mucho trabajando para que Internet no se convierta en un coto cerrado de los gobiernos "Gracias a Wikileaks hemos podido confirmar datos que afectan al interés general, como que la llamada ley sinde es algo impuesto por EE UU. Si en España estuviera instaurada  una política de transparencia, no haría falta que existira un portal como Wikileaks", ha explicado Domingo a 20minutos.es.

El presidente de la asociación ha mostrado también su preocupación por que en países democráticos se esté trabajando para frenar el libre flujo de información.

"Llevamos mucho tiempo luchando para que la Red no se convierte en un coto cerrado de los poderes tácticos. Lo ocurrido con Wikileaks confirma nuestra peores sospechas de que los gobiernos y los grupos empresariales importantes tratan de restringir los derechos fundamentales. Es algo que ya está pasando. Sin mencionar a España, China o Arabia Saudí son dos ejemplos claros de todo ello".

La Ley Sinde "Made in USA": Vergüenza Nacional



pdfprintpmail