El debate sobre la neutralidad en la Red


La neutralidad en Internet se ha vuelto tema de actualidad tanto en la propia Red como en el ámbito político. Finalmente, el pleno del Senado aprobó a principios de diciembre una moción que insta al Gobierno a reformar de manera "urgente, todo aquello que sea necesario" para poder garantizar el principio de neutralidad en la Red y asegurar así que los paquetes de datos que circulan por Internet "reciben siempre el mismo tratamiento independientemente de su contenido" y "sin que se filtre el tráfico de forma alguna".




Reportaje de Amaia Akordagoitia en eitb.com .- Para la Asociación de Internautas, la aprobación supone una muestra del "respaldo" del Senado a las demandas de la comunidad internauta en favor de la neutralidad. De este modo, valora "muy positivamente la inteligencia" alcanzada por todos los grupos políticos para adoptar esta decisión unánime de apuesta por el futuro del desarrollo de la Sociedad de la Información en España y considera que se trata del "primer paso para que el Gobierno garantice la neutralidad de la Red".

"Lo que ha aprobado el Senado es un primer paso. Lo que se pretendía era que el Senado instase al Gobierno, porque el Senado no puede hacer más, a legislar sobre este tema. Lo que se intentaba era que la moción fuera lo más clara y concisa posible y que contuviese de manera indisoluble la definición de la neutralidad en la Red", considera Enrique Dans, profesor de Sistemas de Información en IE Business School y bloguero.

Unión entre los internautas

"Es una discusión en la que se ha jugado a contaminar y a confundir con muchos conceptos, a meter muchísimo ruido de manera que se pueda argumentar desde puntos de vista que no tienen ningún sentido, pero que puede parecer que lo tienen. Lo único que estamos pidiendo es que Internet siga funcionando como funcionaba hasta ahora", explica Dans.

Con la neutralidad en la Red amenazada, los usuarios se movilizan para defender que Internet sea igual para todos. Tras el manifiesto nació Redneutral.org. Los creadores de esta web se definen como "un grupo de ciudadanos que usa Internet a diario para comunicarse, para trabajar o para divertirse", y que además, no quieren que "Internet acabe siendo controlado por empresas que tengan la tentación de controlar la información que se puede ver en Internet".

En busca de legislación

Si las empresas proveedoras de Internet controlasen el acceso a las infraestructuras de la Red, su modelo de negocio incrementaría, pero la libertad del usuario a la hora de navegar, por el contrario, se vería limitada a los acuerdos o incentivos económicos de las grandes compañías telefónicas. Por lo tanto, se pondría en peligro uno de los principios básicos sobre los que fue construido Internet y que equivale a que la Red es igual para todos sin discriminación alguna.

"La neutralidad en la red no tiene nada que ver ni con la velocidad, ni con el precio... tiene que ver con imposibilitar que una operadora se pueda convertir en árbitro y que decida qué va rápido y qué va lento, porque a partir de ese momento lo que nos cargamos es la innovación", explica Dans. "Imaginemos que se nos ocurre una buena idea para ofrecer en Internet. Tal y como funciona Internet ahora no tendríamos ningún problema. Abriríamos una página, lo ofreceríamos y si los usuarios hablaran de nosotros o si pagáramos una buena publicidad... llegaríamos la mercado. Sin embargo, imaginemos que para poder situar nuestra oferta delante de los usuarios tuviéramos que llegar a un proveedor de acceso y tuviésemos que decirle que queremos que nuestros bytes vayan a una velocidad decente. Entonces, la operadora nos cobraría una cantidad que podríamos pagar o no. Y sobre todo, la operadora tendría la posibilidad de pensar que nuestra idea es muy buena y copiarla, pero ofreciéndola con una velocidad mayor. Estaríamos ahogando la posibilidad de la innovación y colocaríamos a las operadoras en una situación que, por supuesto, ellas adoran, pero que evidentemente no es bueno para la innovación", explica Dans. Asimismo, el profesor añade que "se trata de defender ese estatus quo de neutralidad que ha tenido hasta ahora Internet, de que la operadora se limite a transmitir los bytes de un lado a otro".

Por ello, Red Neutral defiende que "los ciudadanos y las empresas tienen derecho a que el tráfico de datos recibido o generado no sea manipulado, tergiversado, impedido, desviado, priorizado o retrasado en función del tipo de contenido, del protocolo o aplicación utilizado, del origen o destino de la comunicación ni de cualquier otra consideración ajena a la de su propia voluntad". De hecho, consideran que "ese tráfico debe ser tratado como una comunicación privada y exclusivamente bajo mandato judicial podrá ser espiado, trazado, archivado o analizado en su contenido, como correspondencia privada que es en realidad".

Detractores de la neutralidad

Bob Kahn, coinventor del Protocolo de Internet, sin embargo, ha calificado de eslogan el término "neutralidad de la Red", y ha asegurado que se opone a establecerla. De hecho, Khan ha avisado de que "nada interesante puede pasar dentro de la Red" en el caso de que se apruebe tal neutralidad. "Si el objetivo es animar a la gente a construir nuevas capacidades, entonces alguien tiene que dirigir el camino para construir esa nueva capacidad, y probablemente sólo lo va a hacer en su Red, no en la Red de otros", ha dicho.

Ahora, "el siguiente paso es que el Gobierno convierta esta moción en un proyecto de ley. Todos los detalles van a ser por los que las operadoras van a jugar fuerte y en los que los ciudadanos tendrán que prestar una especial atención y vigilancia", dice Dans. "Estamos hablando de cómo va a ser la Red que vamos a utilizar y si las operadoras ganan, lo que van a conseguir es que Internet sea como una televisión de pago", concluye el profesor.



pdfprintpmail