Archivado en Mundo Internauta, Gobierno y Leyes

Blog de Anvazher.es

Neutralidad de la red ¿El final de la odisea?


Retrocedamos algunos años, concretamente hasta 2007. En aquellos tiempos se hablaba mucho de la posibilidad de una Internet a dos velocidades: rápida para la difusión de los contenidos de quien pagase por dicha velocidad, y lenta para los demás. No hablamos de pagar mas por parte de quien descarga los contenidos, sino por parte de quien los sube y difunde. El resultado sería que los mass media (cadenas de televisión, radio, prensa escrita), grandes empresas y partidos políticos mayoritarios disfrutarían de una Internet rápida para difundir sus contenidos, mientras que los social media (blogs, foros, chats) y las webs de pequeñas asociaciones y empresas se descargarían tan lentamente que lo mas probable es que nadie tuviese paciencia suficiente como para leerlas, cayendo en el olvido y dejando a Internet convertida en otra televisión.




Blog de Anvazher.es .- Pero el debate solo llegaba a la esfera política en los USA. En España éramos una minoría los que nos preocupábamos de tales asuntos en aquella época. Precisamente fue en la primavera de 2007 cuando la CMT realizó una encuesta sobre las redes de nueva generación, encuesta que comenzaba con la siguiente pregunta:

P 1 ¿Considera conveniente abordar la cuestión de la neutralidad de la red (net neutrality) y sus implicaciones sobre los precios minoristas y mayoristas de los accesos de banda ancha en el contexto de la revisión del marco regulador comunitario?

Entonces yo era el Coordinador del Comité Sectorial de Sociedad de la Información del Partido Pirata, de forma que participé en la elaboración de las respuestas. En concreto a la primera pregunta respondimos lo siguiente:

La red debe ser neutral. Los precios deben ir en función de la cantidad de información transmitida y no de su tipo de contenido. De otra manera se promocionarían los contenidos de mayor valor económico en detrimento de los demás, ocasionando una concentración del tráfico en torno a un limitado conjunto de contenidos, tal y como ocurre hoy día con las publicaciones y otras mercancías distribuidas fuera de Internet.

La neutralidad de Internet es un rasgo característico esencial de lo que Internet es y representa; la neutralidad de Internet garantiza en ella la libertad de expresión, la libertad de empresa y otros muchos derechos y libertades; elementos que sin la neutralidad de la Red quedarían erosionados o incluso destruidos.

Como la propia CMT advierte, ”en un entorno de bajo nivel de competencia (como es el caso de las redes de acceso), la utilización de precios diferenciados suponga que los operadores de redes de acceso discriminen en favor de los contenidos propios frente a los de otros proveedores”, o lo que es lo mismo, seria trasladar el monopolio en el acceso a un monopolio u oligopolio feudal tambien en los contenidos; y no es solo un riesgo, es una realidad inminente en caso de tomarse esa equivocada senda de acabar con la neutralidad de la red.

Aquel mismo verano de 2007 tuve ocasión de preguntarle a Lourdes Muñoz Santamaría, diputada del PSC/PSOE, a propósito de la posición de su grupo parlamentario respecto a la neutralidad de la red. La razón de mi pregunta era que, si la propia CMT no lo tenía claro, la CMT dependía del Ministerio de Industria, y éste dependía del PSOE ¿Qué pensaba el PSOE al respecto de la neutralidad de la red? La propia Lourdes Muñoz reconoció que ni el PSOE tenía una opinión formada ni la tenía ningún otro grupo parlamentario, ya que simplemente no había debate: los diputados ni siquiera sabían lo que era la neutralidad de la red.
En enero de 2008 la CMT, leídas las respuestas a la encuesta de la primavera de 2007, se pronunció respecto a la neutralidad de la red:

4.1.1. Neutralidad de las redes
Así, se abordó el debate sobre la neutralidad de la red, aspecto que la mayoría de las respuestas no considera conveniente regular, coincidiendo los operadores en dejar abierta la posibilidad de fijar precios que reflejen la medida del uso de la red.

La CMT, simplemente, dejaba el tema en manos de los operadores. A finales del mes siguiente, febrero de 2008, lancé a través de Banda Ancha un par de preguntas al respecto a Reinaldo Rodríguez, presidente de la CMT:

En las conclusiones de la consulta arriba mencionada se desestima, sin dar demasiadas explicaciones al respecto, la posibilidad de tomar alguna decisión sobre la regulación o no del principio de la neutralidad de la red, permitiendo así a las distintas operadoras decidir sobre la conveniencia o no de aplicar dicho principio.

Sin embargo son cada vez mas los clientes de algunos operadores que se quejan de la merma en la calidad de su conexión sufrida al intentar utilizar servicios P2P, siendo ignorados en sus quejas tanto por la administración como por su proveedor de acceso a Internet.

¿Considera razonable la CMT que las operadoras tengan potestad para decidir que puede y que no puede hacer un usuario con la conexión que ha contratado y pagado? ¿Tomará algún tipo de medidas la CMT cuando se pretenda pasar de la discriminación por tecnologías a la discriminación por contenidos, dando lugar a una Internet de dos velocidades totalmente controlada por un puñado de corporaciones mediáticas y grupos de poder político, y condenando a la oscuridad a la mayor parte de la Red de Redes?
Las respuestas de Reinaldo Rodríguez se publicaron en Banda Ancha a mediados de marzo de 2008.

En concreto, la respuesta que yo recibí fue la siguiente:

La falta de un compromiso cuantificable sobre calidad es una de las características de las ofertas de banda ancha más populares y económicas. Las operadoras dan el servicio bajo un compromiso de “Lo mejor posible”, que realmente les obliga a poco.

Hay algunas ofertas que presentan garantía de flujo de tráfico orientadas a empresas, que suelen ser más caras. En el caso de las aplicaciones P2P, es preciso reconocer que generan problemas en la medida en que son grandes consumidoras de ancho de banda y pueden inducir a algunos operadores a limitar el flujo a determinados puertos. En mi opinión, las ofertas de banda ancha son a veces insuficientemente transparentes en cuanto a determinadas limitaciones que deberían, como mínimo, hacerse explícitas.

En el campo de protección del usuario de banda ancha queda mucho por hacer. Mientras tanto, los clientes que tengan problemas con los proveedores de Internet deben dirigirse al Ministerio de Industria, tal y como he explicado en la pregunta que me hacía un Bocadepez más arriba. En todo caso, mi recomendación es que hay que analizar y clarificar las condiciones del contrato que se ha firmado con la operadora y reclamar dichas condiciones en el caso de contratación telefónica o por Internet a fin de conocer los compromisos asumidos y, en su caso, para poder reclamarlos.

Reinaldo Rodríguez dejaba el asunto en manos del Ministerio de Industria, que en aquel preciso momento estaba sin una cabeza visible. Zapatero acababa de ganar las elecciones y todavía no había decidido quien compondría su gobierno.

Mientras tanto, también en marzo de 2008, las operadoras mas importantes formaban una alianza para presionar en contra de la neutralidad de la red. Conscientes del gran negocio que podía suponer el control del tráfico de contenidos Telefónica, Vodafone, Orange y Ono ofrecieron invertir 8.000 millones de euros cada año en las redes si el gobierno se comprometía a legislar para “poner orden en las descargas”: es decir, que estaban dispuestos a pagar una cantidad enorme si se les permitía el control de los contenidos o cobrar por ellos.

Finalmente el elegido fue, como ya sabemos, Miguel Sebastián, en abril de 2008. Por aquella época supimos que Telefónica estaba desarrollando una “optimización del P2P” llamada P4P: en realidad se basaba de un sistema que priorizaba el tráfico en la propia red a costa de ralentizar el tráfico procedente de redes externas. Otra forma de intentar atacar la neutralidad de la red para hacer negocio.

En mayo de 2009 la neutralidad de la red seguía estando en el aire. La llegada de González Sinde al Ministerio de Cultura amenazaba, mas que con destruir la neutralidad de la red, con establecer los mecanismos necesarios para ejercer una censura pura y dura, y eso era mas de lo que la red estaba dispuesta a soportar. El resultado fue una concentración multitudinaria frente al Ministerio de Cultura, convocados por la Asociación de Internautas:

En julio de 2008 supimos que, aprovechando la tramitación del Paquete Telecom, en el Parlamento Europeo se estaban proponiendo una serie de enmiendas que podían afectar gravemente a las libertades en la red. La neutralidad de la red estaba entre las potenciales víctimas. Ante la gravedad de la situación en agosto de 2008 el Partido Pirata, la Coordinadora Verde, Asociación de Internautas, FFII, Púlsar y varias asociaciones mas formaron un frente común para luchar contra las enmiendas torpedo.

La postura de Miguel Sebastián nunca estuvo clara. En febrero de 2010 consideraba como posible que las operadoras cobrasen a Google, lo que podría tener unas consecuencias catastróficas, porque probablemente esto forzaría a Google a priorizar unos contenidos sobre otros y a cobrar por ello, abriendo las puertas al principio del fin de la neutralidad de la red. Estas declaraciones venían a dar el visto bueno a las ideas de Cesar Alierta respecto a que “la red es de las operadoras”.

En marzo de 2010, sin embargo, daba marcha atrás en sus intenciones, mientras que Francisco Ros, Secretario de Estado de Telecomunicaciones, hablaba de contrastar opiniones con los USA.

En julio de 2010 el PSOE seguía en el mismo estado de indefinición. Lo recuerdo porque, aprovechando una de sus campañas de recogida de ideas les propuse defender por ley la neutralidad de la red.

En noviembre de 2010 el senador Ildefonso Pastor (procedente de las Nuevas Generaciones de Valladolid, la única sección del PP que participó en la concentración de mayo de 2009 por la neutralidad de la red arriba mencionada), presentó una moción en pro de la defensa de la neutralidad de la red.

También en noviembre de 2010 se publicaron las respuestas a la una encuesta de la Comisión Europea sobre la neutralidad de la red. Pocos partidos respondieron a dicha encuesta: en la lista pueden encontrarse las respuestas del Parti Pirate Français, del Partido Pirata de España y del Czech Pirate Party, y la Coordinadora Verde participó de forma conjunta con la Asociación de Internautas.
De forma escandalosa la enmienda presentada por Ildefonso Pastor fue rechazada con la excusa de que había factores externos degradantes: se referían a todos los internautas que estaban comentando la votación en la red. En diciembre de 2010, sin embargo, el Senado aprobó una enmienda similar, dando el visto bueno al siguiente texto:

Modificar de forma urgente, en todo aquello que sea necesario y teniendo en cuenta el marco de la normativa europea sobre comunicaciones electrónicas, la normativa española en dicha materia, a fin de garantizar el cumplimiento por parte de los proveedores de telecomunicaciones que operan en España de los principios de neutralidad. Asegurar que los paquetes de datos que circulan por sus redes reciban siempre el mismo tratamiento, sin prioridad ni jerarquía, independientemente de su contenido, origen, destino o protocolo, y sin que se filtre el tráfico de forma alguna, para privilegiar, limitar o impedir el acceso a determinadas páginas o servicios.

Ahora, en julio de 2011, el asunto a vuelto a la actualidad. Hace solo un par de días Juan Junquera, actual Secretario de Estado de Telecomunicaciones, tachaba de obsesión a la preocupación por la neutralidad de la red, pero ayer mismo el PSOE, probablemente por la presión ejercida últimamente desde la red, su situación de desgaste y la lucha en pro de la neutralidad de la red durante todos estos años, ha presentado en el Congreso de los Diputados una serie de enmiendas en pro de la neutralidad de la red. La encargada ha sido Lourdes Muñoz Santamaría, aquella a quien en 2007 le pregunté por la postura oficial del PSOE respecto a la neutralidad de la red: cuatro años ha tardado el PSOE en posicionarse, cuatro.

Por cierto: la neutralidad de la red no tiene mucho sentido mientras la Ley Sinde amenace la libertad de expresión. Así que perdonadme si no me alegro demasiado.

Actualización (18:24): ya están disponibles en la red las enmiendas presentadas por todos los partidos. Unicamente PP, PNV y CC no han entrado en la discusión.

Reproducido sin los enlaces relacionados del Blog de Anvazher.es

pdfprintpmail