Stop censura


Archivado en Noticias, Gobierno y Leyes

El fracaso del Plan Info XXI obliga al Gobierno a poner en marcha uno nuevo


El Gobierno no ha conseguido sacar a España de la cola en tecnología de la información dentro de la UE, a pesar de que ha contado sobre el papel con un presupuesto de 5.000 millones. Ante esta situación, el nuevo ministro de Ciencia y Tecnología, Josep Piqué, ha afrontado una profunda renovación del Info XXI, un plan puesto en marcha hace tres años para fomentar el uso de las nuevas tecnologías. Piqué elaborará un nuevo proyecto que implique a las empresas privadas. Para ello, constituirá en un mes una comisión interdisciplinar que consensúe el nuevo plan.





R. MUÑOZ / P. F. DE LIS | Madrid

El Plan Info XXI, la iniciativa más ambiciosa para el desarrollo de la sociedad de la información, tiene los días contados. Inicialmente recogía 300 proyectos e inversiones por un total de 4.958 millones de euros, divididos por ejercicios y ministerios. El plan fue presentado por el presidente José María Aznar en Vitoria, el 24 de enero de 2001, pero pronto se demostró que la iniciativa era 'poco más que una etiqueta', en palabras de un alto directivo del sector español de tecnologías de la información.

El nuevo equipo de Ciencia y Tecnología va a someterlo a una profunda revisión, eliminando muchos de los 300 proyectos que no han funcionado, reformando otros y, sobre todo, promoviendo nuevas medidas que se perciban de una forma más directa por los ciudadanos, según fuentes del sector. Esas reformas, que en la práctica equivaldrán a un nuevo plan, se centrarán en medidas prácticas para facilitar la introducción de ordenadores en los hogares y las empresas y mejorar la formación en nuevas tecnologías.

El equipo ministerial tiene claro que el primer obstáculo que frena el acceso de los españoles a la sociedad de la información es la escasa implantación del ordenador personal en los hogares, donde España ocupa el tercer puesto por la cola de todos los países de la OCDE. Por eso, el Gobierno está estudiando incentivos para la compra de ordenadores personales por las familias, y no sólo por las empresas.

Sangría de empleos

Además, el nuevo plan contempla acelerar la introducción de la radio y televisión digitales, con un acuerdo con los fabricantes de equipos que asegure en lo posible que los aparatos se fabriquen en España. De esta manera se paliará la sangría de puestos de trabajo que está sufriendo la industria de fabricantes de equipos electrónicos y de telecomunicaciones en España, y en el que actualmente existen expedientes de regulación pendientes que afectan a 5.000 personas.

Asimismo, el nuevo Info XXI incluirá planes de formación para educadores, con la intención de que sean ellos los que, posteriormente, ayuden a los niños a habituarse en el uso de las nuevas tecnologías.

El ministro de Ciencia y Tecnología, Josep Piqué, desea que el nuevo plan se haga con el consenso del sector, porque estima que uno de los fallos de funcionamiento del plan todavía en vigor ha sido, precisamente, que se ha centrado en iniciativas de la Administración, sin contar con la empresa privada. Para buscar ese consenso, en el transcurso del próximo mes va a crearse una comisión interdisciplinar que en un plazo temporal muy corto asesore al Gobierno respecto al nuevo plan.

Representantes del sector ya han mantenido varias reuniones, tanto con el titular del departamento como con el secretario de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información, Carlos López Blanco, que, según las fuentes citadas, se han mostrado más receptivos a sus demandas que los anteriores responsables, cuando la ministra era Anna Birulés.

El sector privado está esperanzado ante el giro del nuevo Gabinete, pero espera en todo caso que el ministerio recoja en sus planes la inversión concreta que va a destinar a cada uno de ellos, y que la reforma del plan no sólo sea teórica. La obsesión del Gobierno por el déficit cero provoca la desconfianza del sector, que duda de que el nuevo equipo ministerial vaya a incrementar las inversiones en el desarrollo de la sociedad de la información. Las empresas siempre se han quejado de que Info XXI era papel mojado, ya que no contemplaba inversiones adicionales a los meros presupuestos de los ministerios en tecnologías de la información, según indican fuentes del sector.

Info XXI era un plan diseñado a tres años (2000-2003), cuya formulación primaria fue precisamente de Josep Piqué cuando era ministro de Industria, en 1999, aunque de la coordinación y seguimiento del plan se encargó su predecesora en Ciencia y Tecnología, Anna Birulés.

Durante 2000, el primer año de funcionamiento del plan, no se ejecutó ni el 50% de su presupuesto. Algunos ministerios se quedaron muy por debajo de esa cifra, como Fomento, que ha declarado que sólo se gastó el 3% de lo presupuestado. En los primeros ocho meses de 2002, el nivel de ejecución ha alcanzado otro 50%. Tampoco ha funcionado el proyecto Internet para todos, que pretendía formar a un millón de españoles en el uso de Internet y del que aún no se conocen sus resultados.

Reproducido de El País .

Noticias relacionadas:

Los objetivos de Info XXI pinchan en el 2001 .
El Congreso insta al Gobierno a completar el Info XXI.
MCYT: Josep Piqué un montón de cosas por hacer .

pdfprintpmail