Archivado en Privacidad, Mundo Internauta

LAS RELACIONES INTERGENERACIONALES

Padres, hijos y Facebook


Los expertos dicen que el anuncio de la red social de abrirse a los menores normaliza lo que ya existe. Explican que los niños usan internet con madurez y minimizan los riesgos, pero piden que haya control




MAURICIO BERNAL - Diario de Còrdoba .- No hay que ser experto para saber que en todas partes hay menores que tienen cuenta en Facebook y no han cumplido aún los 13 años, que es la edad mínima, en teoría, para entrar en la red social. En la decisión de Mark Zuckerberg de contemplar la entrada de los pequeños en su mundo de millones de amigos hay tan poco de novedad, al menos en la práctica, que los que saben de internet y están pendientes de lo que ocurre llevan ya tiempo estudiando el fenómeno, el de los niños, los padres y la red social, y ya saben perfectamente lo que hay y ya tienen los cuchillos afilados y las críticas y la lengua a punto para comentar. "Un menor no va a estar nunca sujeto a la cuenta de su padre, como pretende Facebook --dice Víctor Domingo, presidente de la Asociación de Internautas--. De hecho, en este tema Facebook no tiene prácticamente nada que ver. Esta es una cuestión de padres e hijos, de la responsabilidad de los primeros y de la confianza que haya entre ambos. Es lo esencial".

Lo que Facebook ha hecho --aparte, claro, de mostrar de nuevo un insaciable apetito de negocio-- ha sido sacar a la luz lo que ya existe: los niños son tecnológicos, los niños son precoces, los niños usan la red social; hasta los menores de 13. El porcentaje de menores de 13 años que usan las redes sociales es hoy en día elevadísimo --explica Charo Sábada, profesora de la facultad de la Universidad de Navarra y coautora del estudio Menores y redes sociales, recientemente publicado.

NECESIDAD La razón es que a partir de los 10 u 11 años los niños sienten la necesidad de separarse de los grupos de referencia habituales, los padres, los tíos, los profesores, y hoy, en el siglo XXI, tienen un instrumento tecnólogico que les permite hacer eso y cultivar su propio grupo de referencia en tiempo real, en su ordenador y, además, gratis. Antes eran las eternas llamadas telefónicas, las cartas... Hoy es internet", apunta,

El nuevo soporte de la emancipación temprana, en otras palabras; algo a lo que, bien por resignación, bien por comprensión, la mayor parte de los padres consienten. "La mayor no tiene Facebook por elección propia --dice Rosa Zaborras, bibliotecaria--, pero la pequeña, que tiene 14 años, pidió permiso hace dos y abrió su propia cuenta para relacionarse con gente del mundo del cómic, porque ella dibuja. En principio era para eso, y sigue siendo para lo que más lo usa".

Dice que su hija, Elizabeth, siempre ha sido amiga suya en Facebook, y que carece de maldad, y que jamás la aparta de su vida en la red. "Ella a veces al salir no cierra el usuario, y entonces yo entro, me sabe mal decirlo pero es así, para controlar. Miro los amigos que tiene y si le escriben mucho.

NIÑOS MADUROS Porque de eso se habla cuando se habla de niños y de Facebook: de los peligros. Y eso que, según Domingo, "la mayor parte de los menores hacen un uso prudente y cauteloso de las redes sociales. Básicamente, las usan para cultivar el mismo círculo de amistades que tienen en la vida real. Los problemas graves son mínimos". Esquivar los problemas, graves o no, pasa, dice, por que entre los padres y sus hijos haya una relación de confianza, y por mantener un control. "No significa leer sus mensajes.

Significa saber dónde están, de dónde vienen y adónde van. Debe haber una confianza mutua. Si no, no hay nada". "Pensamos que lo que se debe hacer es compartir. Hay niños que actúan de forma madura y otros no, depende de cada familia", explica Miguel Pérez Subías, presidente de la Asociación de Usuarios de Internet.

No es fácil, sin embargo, que todo funcione según el manual. Yolanda Griñán, de 38 años, y su hijo Jorge, de 8, estuvieron en su momento de acuerdo en que el niño abriera una cuenta en Facebook, y luego, por los problemas que surgieron, también pactaron que la cerrara. "Bueno, cerrarla, no, porque está activa, pero ya no entra --dice ella--. Lo que pasó fue que cuando las conversaciones empezaron a subir de tono y se empezó a cruzar insultos con los amigos, yo decidí que no tenía sentido, que para eso no iba a dejar que tuviera Facebook. ¿Para insultarse? Se lo dije y él estuvo de acuerdo".

Pero es consciente, Yolanda, de que en breve su hijo empieza la ESO, y que entonces deberá ceder. "Entiendo que son herramientas que él va a necesitar. Pero con ciertas normas, eso sí", aunque lo acepte no de muy buenas maneras.

En resumen, dice Sábada, "los padres deben ser conscientes de la realidad de sus hijos. Y así como les dices que no hablen con desconocidos por la calle, que sean amables con la gente..., también debes decirles que no acepten desconocidos en el Facebook, que sean respetuosos cuando utilices las redes y pidan permiso al colgar una foto.

pdfprintpmail