Archivado en Noticias, Mundo Internauta

Internet le empieza a comer terreno a la televisión


El consumo que los españoles hacen de Internet desde sus hogares se ha disparado en los últimos meses en detrimento de otras actividades de ocio. La más perjudicada por este fenómeno ha sido la televisión, que está viendo cómo la red le está empezando a comer terreno.





NOEMÍ GOMEZ

En la clausura de las jornadas Convergencia de Medios organizadas por Telefónica el pasado mes de marzo, el presidente del Gobierno, José María Aznar, se preguntaba de dónde sacaban el tiempo los españoles para navegar por Internet. Y apuntaba la posibilidad de que quizás estaban robándole horas al sueño o a otras actividades que se realizan a esas horas. Bromas aparte y, dejando a un lado el acceso a Internet en el trabajo por motivos profesionales, la realidad es que los españoles cada vez dedican más tiempo de ocio en el hogar a navegar por la red.

Según datos de Nielsen/Netratings, los internautas españoles pasan una media de 32 minutos en Internet cada vez que se conectan. Esta cantidad es la más elevada de Europa si se compara con otros países como Suecia, donde el tiempo medio por sesión es de 28 minutos, o Reino Unido, con una media de treinta minutos.

Ante esta situación, surge la duda de cómo pueden compatibilizar los españoles el uso cada vez más frecuente que hacen de Internet con otro tipo de actividades, como ver la televisión, escuchar la radio o leer. O más bien, cuáles de estas actividades se están viendo perjudicadas por el aumento imparable del consumo de Internet. Julián Bravo, presidente de la Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación (AIMC), asegura que “la navegación por Internet está perjudicando, sobre todo, a la televisión”.

Según datos de la AIMC, mientras que en 1997 el consumo diario de televisión se situaba de media en los 231 minutos, en 2001 había descendido hasta los 226 minutos. Miguel Pérez Subías, presidente de la Asociación de Usuarios de Internet (AUI), explica que “al ser una actividad que se realiza prácticamente todos los días y durante mucho tiempo frente a otras más puntuales, como ir al cine, es normal que el uso de Internet afecte, sobre todo, al consumo de televisión”.

Víctor Domingo, presidente de a Asociación de Internautas (AI), añade que “hoy por hoy, el acceso a Internet y el consumo de televisión son dos actividades de las que se disfruta exclusivamente en casa y que, además, son incompatibles entre sí”. Por eso, “es lógico que el uso cada vez más frecuente de Internet esté mermando el consumo de televisión”, explica. Domingo asegura que “otros medios como la radio o la prensa escrita no se están viendo tan perjudicados porque son actividades que se pueden realizar fuera del hogar. Además, en el caso de la radio, ésta es perfectamente compatible con el consumo de Internet”. Esta tendencia queda claramente reafirmada si se echa la vista hacia el mercado estadounidense,el más desarrollado en el consumo de Internet. La penetración de Internet en Estados Unidos es del 72,3 por ciento, frente al 22,7 por ciento en España. Además, los norteamericanos navegan una media de casi diez horas a la semana frente a las casi siete horas al mes de los españoles.

Con estos datos sobre la mesa, un estudio de la Universidad de California en Los Ángeles (Ucla) revela que la televisión ha sido la actividad más afectada por el fenómeno de Internet, frente a otras como escuchar la radio, leer, dormir o practicar deportes, mucho menos perjudicadas. De esta forma, en Estados Unidos los usuarios de Internet ven la televisión cuatro horas y media menos a la semana que los que no navegan.

Fernando Pardo, presidente de la Asociación Española de Comercio Electrónico (Aece), asegura que “al igual que ha ocurrido en Estados Unidos, esta tendencia se acentuará cada vez más en España teniendo en cuenta que la gente joven, que antes veía mucha televisión, ahora se dedica mucho más a chatear”. “Sobre todo, en el horario de seis de la tarde a ocho de la tarde, que es cuando se ha vuelto del trabajo o de la Universidad, y todavía no ha empezado la programación estrella de la televisión, que comienza a partir de las diez de la noche”, afirma.

Teniendo en cuenta este cambio en los hábitos de consumo de los españoles, parece claro que la televisión e Internet están condenadas a converger cada vez más. Según los expertos consultados, en el futuro existirá una pantalla única desde la que se podrá navegar y ver la televisión.

Reproducido de Expansión


pdfprintpmail