Archivado en Sin Canon

Cine "online" en España, cuestión de derechos y tiempo de espera


La dificultad de acortar el tiempo de espera entre el estreno de una película en cines y su posterior lanzamiento en internet y los "excesivos" pagos por la gestión de derechos de autor se plantean como los principales impedimentos para hacer despegar los videoclubs "online" en España.




Rubén Martínez Efe.es.- En este país existen canales de internet como Filmin, especializado en cine de autor, o Wuaki.tv, que también ofrece películas y series en línea a los que resulta difícil estrenar un título "antes de cuatro meses", según el director de Wuaki, Jacinto Roca.

Wuaki y Filmin ofrecen un catálogo de 5.000 títulos con precios de uno a cuatro euros y una tarifa plana de ocho, que no contempla los estrenos norteamericanos más recientes.

En España no hay ley que regule el tiempo que ha de pasar entre el estreno de una película en el cine y su posterior lanzamiento en la red, sino que son los propios distribuidores los que deciden cuándo pueden saltar de las salas a internet.

"Esto sigue ocurriendo con las producciones de Hollywood porque la industria cinematográfica española rinde pleitesía a la industria americana del cine", ha explicado a Efe el director de la Asociación de Internautas de España, Víctor Domingo.

En opinión de Domingo, no se puede entender que una serie se estrene en EE.UU. y llegue a los seis meses a España o que una película tarde en difundirse aquí más de dos meses, porque esto favorece la piratería y "si está en internet gratis, el usuario comerá gratis", ha lamentado Domingo.

"Los cinéfilos pagarán cuando se ofrezca un servicio con calidad audiovisual, que no puede ofrecer un contenido pirata, inmediatez y precios ajustados al mundo digital, y ahora mismo no hay ninguna plataforma en España que pueda ofrecer esto", ha subrayado Domingo.

El director de Wuaki.tv, Jacinto Roca, explica que hay que cambiar el hecho de que las distribuidoras tengan la posibilidad de quedarse en exclusiva los títulos durante algún tiempo.

"A medida que Wuaki y otros videoclubs 'online' vayan creciendo, esto debe cambiar", ha apuntado Roca, quien ha agregado que la irrupción de las televisiones inteligentes abre un nuevo campo al ofrecer una nueva forma de consumir, aunque ha considerado "muy importante" que se reduzca el tiempo de espera en las ventanas de distribución.

El cierre hace dos años de la plataforma pirata Megaupload ayudó a estas compañías a atraer clientes, según han explicado sus dirigentes.

Sin embargo, el director de Filmin, Juan Carlos Tous, ha señalado que otros mercados europeos "son más maduros" y se valora más la cultura.

Tous cree que en estos mercados el público está acostumbrado a pagar, como es el caso de Netflix en Estados Unidos e Iberoamérica, canal exclusivamente en internet que ya ha conseguido una nominación a los premios Emmy con una serie de producción propia, "House of Cards".

No obstante, si se intenta acceder a Netflix desde España, se puede leer el siguiente mensaje: "Lo sentimos, Netflix no está disponible en su país". La plataforma sí ha aterrizado en países como el Reino Unido e Irlanda.

En opinión del director de la Asociación de Internautas esto podría deberse a que la compañía estadounidense tendría que hacer frente a "excesivos" pagos por la gestión de derechos de autor en España, lo que "haría triplicar el precio de su oferta y no sería rentable".

Netflix, consultada por Efe, no se ha pronunciado al respecto.

Domingo ha asegurado que estas sociedades para la gestión de derechos de autor "son cada día menos necesarias" por la globalidad de la red y pone de ejemplo al grupo musical Hombres G, que publica su música sin intermediarios, y aconseja seguir modelos como Spotify, que oferta música en "streaming" (sin posibilidad de descarga) de forma inmediata y con calidad.

"Está comprobado que Elvis ya no venderá 500 millones de copias en CD", ha ironizado Domingo, quien invita a los gobiernos a "reflexionar en base a estos ejemplos" para que plataformas como Netflix consigan afianzarse en España, de lo contrario, ha afirmado, "se dará un paso atrás".



pdfprintpmail