Stop censura


Archivado en Mundo Internauta

opinión de enrique dans

Sobre la caída de Silk Road, la ley y el futuro de la red


El pasado miércoles, tras casi tres años de operaciones policiales, el FBI cerró Silk Road, la página más importante de comercio de drogas y todo tipo de bienes y servicios ilegales del mundo, y arrestó a su administrador, Ross Ulbricht, conocido como Dread Pirate Roberts, acusado además de cargos tan poco ejemplares como la contratación de un asesino a sueldo para matar a uno de sus empleados. Todo indica que la detención no se debió a una vulneración del cifrado de la red Tor o del sistema utilizado para las transacciones con bitcoins, sino más bien a descuidos de otro tipo.





Esposas

La operación policial contra Silk Road provocó una importante caída de alrededor del 20% en la cotización del bitcoin en las primeras horas de la tarde del miércoles, pero una parte significativa de ese shock se recuperó en las horas siguientes. Silk Road viene a suponer en torno a un 4% de las transacciones efectuadas con bitcoins, por lo que resulta razonable que veamos una pronta recuperación. Que vendrá a ser, en realidad, positiva para el ecosistema bitcoin en su conjunto: pocas cosas buenas iban a venir de un sistema económico alternativo en el que la gran mayoría de las transacciones estuviesen vinculadas al comercio ilegal. En la red y en la calle hay delincuentes, pero la inmensa mayoría de los que transitan virtual o físicamente por uno u otro sitio no lo son. Ni la red, ni sus usuarios, ni las tecnologías de cifrado o de anonimato tienen nada de siniestros o están al margen de la ley más allá de lo que la calle o los viandantes lo están: son solo ecosistemas en los que las normas de la lógica y el sentido común deben prevalecer.