Linux desafía al gigante Microsoft


Empresas como Amazon o Google y las administraciones públicas de Alemania, Francia, China o Brasil apuestan por Linux para reducir costes informáticos.





ÀLEX BARNET- BARCELONA

¿Existe alternativa al dominio de Microsoft en el multimillonario mercado de los sistemas operativos? Durante años, la respuesta a la pregunta ha sido no. Ahora parece que las cosas empiezan a cambiar. Empresas como Amazon, Intel, Google y las administraciones públicas de Alemania,Noruega, China, India, Francia o Brasil están apostando por Linux, un sistema operativo alternativo que en menos de diez años ha pasado de ser una propuesta utópica a convertirse en un enemigo real para el gigante Microsoft.

Sistema operativo de código abierto y libre distribución, que puede obtenerse gratuitamente o a bajo coste, Linux representa en el mercado una visión radicalmente diferente a la de Microsoft, que con su software controla el 95% del mercado de ordenadores personales y es una fuerza capital en el mercado de servidores que las empresas utilizan en el ámbito interno y en Internet.

Según datos de Ándago, una empresa española especializada en Linux, este último es utilizado actualmente por 15 millones de ordenadores repartidos por todo el mundo. Básicamente se trata de servidores de empresa y de Internet, dos ámbitos en los que Linux representa un 20% del mercado.

Esta cifra aún es pequeña frente a los más de cientos de millones de equipos con productos Microsoft, pero Linux, de momento limitado al mercado empresarial, puede cambiar las reglas del juego. El principal argumento comercial de Linux es su menor coste. El sistema operativo es gratuito y el mantenimiento más barato, ya que una instalación empresarial cuesta un 30% menos.

También se valora el que Linux permite a las administraciones públicas y las empresas desvincularse de una tecnología privada y propiedad de una firma norteamericana. Linux tiene el apoyo de Dell y HP/Compaq, que lo utilizan como software para su gama de servidores. Y de IBM, que está invirtiendo unos 1.000 millones de euros en adaptar Linux a sus productos para empresas.

Google, el mayor buscador de la red, funciona sólo sobre este sistema, que también emplean productoras de cine y efectos digitales como Disney, Pixar, DreamWorks, Light and Magic y Digital Domain. Incluso Intel y Amazon lo usan en algunas parcelas de sus complejos sistemas informáticos. Intel, históricamente vinculada a Microsoft, ha reconocido que Linux le ha ahorrado 200 millones de dólares en un año.

En el terreno de las administraciones públicas, destaca la iniciativa de la Junta de Extremadura, que con el proyecto Li-Ex ha repartido 80.000 copias gratuitas de este sistema operativo, dentro de un plan de reconversión tecnológica que le cuesta 18 millones de euros.

Expertos como Patrick Valduriez señalan que el futuro de la informática probablemente pase por la cohabitación de ambos sistemas, dada la presencia masiva de Microsoft y el hecho de que Linux carece de los desarrollos y las presentaciones apropiadas para dar el salto al terreno de los usuarios finales y las pequeñas empresas. Pero todo indica que Linux empieza a jugar un importante papel comercial. Parece demostrarlo la creación de Initiative for Software Choice, una organización liderada por Microsoft que pretende convencer a los gobiernos de seguir usando su modelo software.

Reproducido de La Vanguardia.es.


pdfprintpmail