Mesa redonda: Privacidad y gestion de los datos en el mundo digitalt


Archivado en Sin Canon

podría enfrentarse a 10 años de inhabilitación

La "Comisión Sinde" se topa con una querella por prevaricación administrativa


Tal y cómo denunció la Asociación de IOnternautas , denuncia aún en proceso de resolución, la Comisión Sinde puede caer en prevaricación por ser pèrpetrada por una persona con un supuesto conflicto de intereses.




Miguel Lopez Genbeta.com.- Revés para la Comisión de la Propiedad Intelectual, encargada de lanzar las resoluciones que permiten el cierre de páginas web de enlaces fruto de la aprobación de la llamada Ley Sinde en España. Resulta que dicha Comisión concluía que los enlaces de una web llamada Multiestrenos vulneraban la propiedad intelectual, justo al mismo tiempo en el que un juez ha sacado justo la conclusión contraria. Por esto, la Comisión del Ministerio de Cultura ha recibido una querella por prevaricación.



En la querella figura que la Comisión debe presentar una copia del expediente en la que figura su conclusión, donde aparecen las personas firmantes que hasta ahora son desconocidas según el abogado David Bravo. También aprovecha para describir cómo casi todas las páginas webs de enlaces terminan sin ser culpables de la “comunicación pública” de contenido pirata, con lo que salen sin cargos del proceso; y de cómo la llamada “Comisión Sinde” ha nacido a propósito de actuar en contra de estas páginas de enlaces.



La querella es clara en sus conclusiones, señalando especialmente en cómo la resolución de un juez queda contradicha por las intenciones de un ministerio:




La resolución de un juzgado se ha visto desautorizada en todos sus fundamentos el mismo día de su dictado por una resolución de un órgano administrativo y un ciudadano ha recibido de forma prácticamente simultánea dos resoluciones opuestas entre sí en todos los sentidos.





Los hechos descritos tienen relevancia penal, al ser indicios serios de que sus protagonistas han dictado una resolución absolutamente arbitraria a sabiendas de su injusticia y sosteniéndola en argumentos absolutamente extravagantes.




Ya hemos hablado algunas veces en Genbeta de cómo la Ley Sinde o la Ley Lasalle, su sucesora tras el fracaso de la primera, pretenden defender la propiedad intelectual con unos métodos que podríamos calificar, como mínimo, de poco éticos. Esto no es más que otra traba, otro motivo con el que la administración debería ver que no puede emitir resoluciones como si tuviesen las riendas del poder judicial y sin tener en cuenta las decisiones de los propios jueces. Veremos en qué acaba todo esto.



Vía | El Mundo

Imagen | surreynews

En Genbeta | Cuatro artículos para entender lo que podría sign