Quedate en casa



Archivado en Noticias, Privacidad

Despedidos por ‘e-mail’


Las grandes empresas vigilan el uso de la Red y del correo La irrupción de las nuevas tecnologías de la información ha dado lugar a la aparición de un nuevo campo de batalla en el mundo laboral. Las empresas defienden que no han puesto a disposición de sus empleados el correo e internet para que pierdan el tiempo, sino para mejorar la productividad y advierten del riesgo que para ellas supone un uso irresponsable de estas tecnologías. Los trabajadores, por su parte, alegan, que los sistemas de control violan, en muchos casos, su derecho a la intimidad.





ALFREDO GARCÍA.- La solución al conflicto no es sencilla. Además de ser un fenómeno relativamente nuevo, las distintas necesidades de cada empresa de estas tecnologías complican la elaboración y aplicación de una regla universal.

“Lo ideal sería una lealtad bilateral para garantizar un uso correcto y una supervisión ética y responsable”, explica José María Insua de Urbina, director de Asesoría de Negocios de Preice Waterhouse Coopers (PwC), una consultora que, con la escuela de negocios IESE, ha realizado un informe sobre las políticas, hábitos de uso y control de internet.

El documento indica que las medidas de regulación empiezan a ser habituales, sobre todo en las grandes compañías. Más del 70% tienen políticas de control, si bien en la mayoría no figuran por escrito. El informe dice que el 72% de las corporaciones más grandes supervisa el uso de internet y un 39% vigila los correos. En las pequeñas, estas cifras bajan hasta el 40% y el 22% respectivamente. Según Paco González, de la Federación de Servicios Financieros y Administrativos (COMFIA) del sindicato CCOO, el problema es que “aunque no se pueda demostrar, ese control se realiza en muchas ocasiones sin conocimiento del empleado”.

Vigilancia razonable

A los usuarios no parecen molestarles las restricciones: Al menos eso afirma el presidente de la Asociación de Internautas, Víctor Domingo, quien pone como requisitos “que no se utilice internet como arma arrojadiza” o como excusa falsa para despedir a un empleado, que haya unas normas claras, que en la elaboración de éstas participen los trabajadores y que no se viole el derecho a la intimidad.

Algunas empresas están dispuestas a aceptar que se use internet, aunque no mucho, con fines personales. El informe de PwC y el IESE indica que sólo un 38% restringe el uso de internet y el 37% el del correo para fines únicamente profesionales. “Prefieren que un empleado pierda 3 minutos con una gestión en un banco por internet a que salgan de la oficina media hora para hacer la gestión en una sucursal”, dice Insua de Urbina. En cierto modo, según el representante de CCOO, debería pasar cómo con el teléfono: “Todo el mundo sabe que a veces se usa con fines personales pero nadie se mete salvo que haya un claro abuso”.

La clave está en establecer políticas transparentes y alejadas de la vigilancia desde la sombra de los departamentos de informática y recursos humanos. La experiencia de González en la elaboración de códigos de uso le permite afirmar que “los abusos se dan en las empresas en las que no hay regulación. Cuando existe un código es raro que aparezcan”. El presidente de la Asociación de Internautas reconoce que limitar la navegación, “con la que es cierto se puede perder mucho tiempo”, no vulnera el derecho a la intimidad.

Correos sensibles

Eso no sucede con el correo, González cree que ha de regularse como las taquillas, en las que a pesar de que la instalación es de la empresa, se respeta al máximo la intimidad del usuario. “En este caso habría que hacer como con el teléfono: la empresa puede restringir las llamadas personales e incluso saber a qué números se ha llamado, pero nunca debe saber el contenido de las conversaciones”, añade. Domingo asegura que las direcciones configuradas con el nombre del trabajador son personales e inviolables. Por eso propone que, sin eliminar éstas, se creen más direcciones corporativas –de áreas o departamentos_ para un uso exclusivamente profesional y que puedan ser utilizadas por cualquier empleado o directivo habilitado para hacerlo.

Artículo publicado por:

El Segre (Lleida)

El Día (Valladolid)

El Progreso (Lugo)

El Diario de Pontevedra

El Diario de avisos (Tenerife)

Canarias 7

Odiel (Huelva)

La Tribuna (Toledo, Granada, Cuenca)


pdfprintpmail