Archivado en Sin Canon

Grandes errores de la Reforma de la Ley de Propiedad Intelectual


Tal y como comentaba hace ya casi un año, se está volviendo a cometer los mismos errores a la hora de acometer una reforma de la Propiedad Intelectual en España:





Pedro de la Torre en Indalics.com .- Tal y como comentaba hace ya casi un año, se está volviendo a cometer los mismos errores a la hora de acometer una reforma de la Propiedad Intelectual en España:
  • La reforma la propueve el departamento de Cultura, si bien se trata de una reforma de marcado índole técnico y tecnológico.
  • No se propueve ningún tipo de nuevo modelo de negocio en el sector cultural, sino todo lo contrario: se refuerza el caduco modelo actual precisamente a costa de los nuevos modelos emergentes.
  • Se actúa de espaldas a consumidores y profesionales del sector TIC.
  • Se mantiene la inclusión de los resultados del I+D+i del sector TIC en el marco de la propiedad intelectual en lugar de la propiedad industrial.

Para colmo, con casi un año de antelación se avisó de todos estos extremos al Ministerio de Educación, promotor de la medida.

Hay que recordar que siempre que hay un avance tecnológico relevante, e Internet lo es,  surgen nuevas oportunidades a la vez que hay sectores que se ven abocados a una reconversión profunda. La industria de los contenidos basada en la promoción, producción, reproducción y comercialización de copias de un contenido en un soporte tangible es, sin lugar a dudas, una de las más afectadas por el fenómeno de “Comunicación Total” provocado por la irrupción definitiva de Internet y las nuevas tecnologías. Sin embargo, la necesidad de contenidos aumenta exponencialmente  con la irrupción de las nuevas tecnologías, lo cual quiere decir que el creador  tiene cada vez más oportunidades de alcanzar a su clientela potencial con un menor número de intermediarios. Cada vez se consume más, pero  de otra manera, y España puede ser, sobre la base de su idioma, una gran  potencia creadora en la nueva Sociedad de la Información si se crea un marco adecuado y un modelo a seguir por países de nuestro entorno geográfico, económico y cultural.

En todo proceso de cambio es difícil visualizar cuál será el modelo  regulatorio y de sostenibilidad que se acabará imponiendo en el futuro para el  desarrollo de nuevos modelos de negocio pero nadie duda que se trata de un  reto que es imprescindible abordar desde la serenidad por todas las partes implicadas. Pasadas iniciativas, como el encuentro propiciado entre el exdirector de la Academia de Cine, Alex de la Iglesia, con organizaciones de Internautas, demuestra que cuando se ejercita el diálogo y el debate constructivo se observa que es mucho más lo que une a las partes implicadas que lo que las separa.

A mi juicio, los grandes errores que se cometen en este anteproyecto de ley de Reforma de la Propiedad Intelectual son:

  • Criminalizar los enlaces, con la inseguridad jurídica que ello supone.
  • Penalizar los buscadores y agregadores de noticias con la llamada "tasa Google". Ello es un error monumental ya que los diarios online viven de la publicidad, esto es, de los accesos a sus webs. ¿Se pueden permitir dejar de figurar en agregadores de noticias sin que su negocio se resienta? ¿Deben pagar los agregadores de noticias por prestar un servicio o debería ser al revés?
  • Imponer una tasa por copia privada equivalente a una tasa en un coche, para cuando infrinjamos las normas de circulación. Sin embargo, en este caso, es todavía más grave, ya que se paga la tasa independientemente de que se use o no internet.
  • Suponer que piratear contenidos es "gratis". España tiene una de las conexiones a internet más caras de Europa. Además, los equipos informáticos necesarios para ello tienen también un coste (PC, discos duros, material extraíble...) y además un elevado coste energético, dado que la energía eléctrica en España no para de encarecerse.
  • En la Reforma no se incluyen medidas de acompañamiento que apoyen el desarrollo de nuevos modelos de negocio basados en Internet o la mejora de los ya existentes. En definitiva, no se fomenta la innovación sino perpetuar un modelo claramente caduco.

En definitiva, asistimos al enésimo fracaso anunciado de reforma de la Propiedad Intelectual en España.


pdfprintpmail