Archivado en Privacidad, operadoras

Orange compartiría todos los datos de sus llamadas con los servicios de inteligencia franceses


Los servicios de espionaje de Estados Unidos y el Reino Unido no son las únicas organizaciones con motivos para temer las revelaciones de Edward Snowden. La última filtración del ex analista de la NSA apunta lejos de la angloesfera: Francia es el país protagonista, y las implicaciones de la información publicada en exclusiva por el diario Le Monde dan a entender que el gobierno galo tendría en marcha un servicio de monitorización telefónico potencialmente más intrusivo si cabe que PRISM.




Alberto Ballestin engadget.- Los servicios de espionaje de Estados Unidos y el Reino Unido no son las únicas organizaciones con motivos para temer las revelaciones de Edward Snowden. La última filtración del ex analista de la NSA apunta lejos de la angloesfera: Francia es el país protagonista, y las implicaciones de la información publicada en exclusiva por el diario Le Monde dan a entender que el gobierno galo tendría en marcha un servicio de monitorización telefónico potencialmente más intrusivo si cabe que PRISM.

De acuerdo con el diario francés, Orange, asimilada en el año 2000 por el operador nacional France Télécom y utilizada desde el año 2006 como marca única del grupo, comparte de forma voluntaria todos los datos de sus llamadas con la Dirección General de Seguridad Exterior o DGSE, la agencia nacional de inteligencia exterior. Es importante el énfasis en la palabra todo, puesto que según la documentación aportada por Snowden, Orange no se ha limitado a facilitar únicamente los metadatos a las autoridades francesas, sino la totalidad de la información de la que dispone. Esta información es además compartida con agencias extranjeras en virtud de acuerdos de colaboración suscritos con entidades de países aliados como el Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno del Reino Unido (GCHQ), de donde Snowden consiguió dicha información.

Los datos compartidos por Orange no se limitarían a los recabados en el territorio nacional. De hecho, Le Monde indica que Orange también estaría facilitando información relacionada con sus filiales en el extranjero, señalando de forma muy particular los casos de la República Centroafricana y Mali.

La noticia de hoy no debería ser especialmente sorprendente si consideramos que ya el año pasado se supo que Francia tiene un programa de espionaje similar a PRISM, y lo mismo podemos decir de la implicación de Orange si nos atenemos al hecho de que el estado francés posee el 27% de la compañía. Lo que sí resulta llamativo es que según Le Monde, no solo Orange estaría colaborando con los espías franceses de buen grado, sino que sus propios empleados estarían creando nuevas herramientas para recopilar información e interpretarla, lo que indica un estrecho grado de colaboración entre la compañía de telecomunicaciones y la DGSE.

El gobierno francés ha dado la callada por respuesta. No hay postura oficial desde los Campos Eliseos con respecto a las informaciones de Le Monde, que hasta el momento solo han encontrado réplica por parte de Orange. Stéphane Richard, consejero delegado de la compañía, ha declarado que no tiene información sobre las actividades de la DGSE, limitándose a decir que Orange colabora con las autoridades en cumplimiento con la ley.

[Vía TechCrunch]

pdfprintpmail