Archivado en Sin Canon

El PSOE propone, en cambio, que además de los editores, cobren los periodistas y los fotógrafos

Izquierda Plural y UPyD piden al Gobierno que retire la ‘tasa Google’


Son dos de las principales novedades del anteproyecto de reforma de la Ley de Propiedad Intelectual. Y, desde ayer, una vez finalizado el plazo en el Congreso para la presentación de enmiendas, dos de los puntos que más críticas han atraído. Así, tras pedir en balde al Gobierno que retirara el texto de la reforma, los grupos de la oposición han planteado más de 150 objeciones y casi todos se han centrado en atacar dos aspectos: la llamada tasa Google y la compensación por copia privada con cargo a los Presupuestos del Estado. 





El País.- En realidad, más que a los buscadores, la primera medida se refiere a los agregadores de noticias como Google news o Yahoo! news, quienes según la nueva normativa tendrán que empezar a pagar una “remuneración equitativa” a los editores de medios de comunicación por el uso de “fragmentos no significativos” de sus artículos. La decisión —caballo de batalla tradicional de los editores— encuentra varios rechazos en la oposición. Mientras que el PSOE pide en sus enmiendas que la compensación se amplíe de los editores a los periodistas y fotógrafos autores de la información, tanto Izquierda Plural como UPyD piden directamente la supresión de la tasa Google o que al menos deje de ser “irrenunciable”, como la define el texto.

"Es un disparate de tasa. Solo le interesa a los grandes grupos de comunicación escrita para tapar sus agujeros por la disminución de las ventas", ha asegurado a Europa Press el número dos en el Congreso de UPyD, Carlos Martínez Gorriarán. "Semejante pago podría terminar repercutiendo en plataformas de participación comunitaria en Internet como Twitter, Facebook o Menéame, donde se difunden y comparten titulares de prensa con el enlace correspondiente", ha defendido a la misma agencia el portavoz de Izquierda Plural (IP) en la Comisión de Cultura del Congreso, Chesús Yuste. Hace pocas semanas, la Comisión Nacional de Mercados y Competencia también cuestionó la llamada tasa Google, además de sugerir que la compensación no sea cobrada por las entidades de gestión, sino por los medios que decidan exigírsela a los agregadores de noticias y negociar con ellos.

El otro foco de las críticas es la compensación por copia privada, el sistema que el Ejecutivo creó para sustituir al enterrado canon digital y que corre a cargo de los Presupuestos del Estado. Prácticamente toda la oposición ha pedido que no sean los ciudadanos quienes paguen esta compensación, sino los que obtienen beneficios de las copias. "Ni presupuestos, ni canon digital, que lo paguen las empresas de Internet que facilitan ese tipo de copia, que no es solo la copia privada clásica, sino ver vídeos o escuchar canciones en streaming, o el almacenamiento en la nube”, defendió en concreto el portavoz en la Comisión de Cultura del Congreso de Izquierda Plural, Chesús Yuste.

Tras finalizar el plazo para las enmiendas, aplazado una vez tras otra a lo largo de las últimas semanas, el Congreso ha habilitado ahora el mes de julio, periodo no hábil parlamentariamente, para que pueda aprobarse el texto de la reforma cuanto antes. Será con competencia legislativa plena, es decir, desde la Comisión de Cultura de la Cámara Baja, sin que haga falta el visto bueno del pleno del Congreso. Así, está previsto que el anteproyecto llegue al Senado en septiembre y pueda acabar convertido en ley con la llegada de 2015. Se trata, eso sí, como ya ha avisado el propio Ejecutivo, de una reforma “parcial” de la Ley de Propiedad Intelectual, a la espera de una modificación más sustancial.


pdfprintpmail