Archivado en Mundo Internauta, operadoras

No, la caída de Gowex no tiene nada que ver con la tecnología


La dura caída de Gowex, con una valoración de mil cuatrocientos millones de euros que se han evaporado completamente en menos de una semana, debería plantear muchas reflexiones… pero no necesariamente las que estoy viendo escritas en muchos sitios. La primera, y para mí la más clara, es que la cuestión no tiene absolutamente nada que ver con el ámbito de actividad de la compañía. Empresas que falsean sus cuentas las hay, desgraciadamente, en todas las industrias, desde el financiero hasta el inmobiliario pasando por cualquier otro. La industria de la tecnología, por mucho que se diga, no ha sido nunca especialmente  protagonista de este tipo de noticias. Que un CEO se lance a una espiral desenfrenada de crecimiento completamente por encima de sus posibilidades que le lleve a falsear sus cuentas y a engañar tanto al regulador como a sus accionistas es algo desgraciado, pero que puede ocurrir en cualquier sector. Tuve la oportunidad de conocer a Jenaro García hace ya bastantes años y parecía una persona con las ideas claras, capacidad de gestión y unas ambiciones fuertes, pero que de ninguna manera podían llevar a presagiar el lío en el que ha terminado metiéndose.





La segunda cuestión, obviamente, afecta a ese regulador: los mercados financieros no están fuertemente regulados por casualidad ni por capricho, y claramente, los mercados en los que Gowex cotizaba (el Mercado Alternativo Bursatil de Madrid, el OTC de New York y el Euronext de París) han demostrado o bien que sus controles no funcionan, o que no lo hacen como deberían hacerlo. Lo razonable es que el caso Gowex desencadene un fuerte replanteamiento de esos controles a todos los niveles: alternativo no puede ser sinónimo de “vale todo”. Una cosa es que sean necesarios mecanismos para que el dinero de los inversores llegue a las empresas,y otra que el hecho de reducir determinadas cuestiones relacionadas con la escala conlleve riesgos que podrían ser claramente evitados. La caída de Gowex es debida fundamentalmente al fallo de esos controles, y no solo arrastra a sus inversores, que al menos habían tomado conscientemente la decisión de arriesgar su dinero, sino a todos los españoles: la empresa había recibido importantes ayudas en forma de créditos blandos de diversos organismos públicos.

La tercera tiene que ver con la forma en que se ha descubierto el fraude: una empresa como Gotham City Research no podría haber existido de no ser porque el desarrollo y popularización de la red lo ha permitido. La empresa se dedica claramente a localizar empresas con problemas que puedan evidenciar, y ganar dinero tomando posiciones bajistas con respecto a ellas, posiciones que se convierten en realidad cuando sus informes, presumiblemente investigados de manera rigurosa o con argumentos bien razonados, son publicados. El informe de Gotham City Research sobre Gowex era terriblemente duro y ni siquiera era especialmente profesional en su aspecto: lleno de valoraciones subjetivas, pero asentado en observaciones que cualquiera con acceso a la red y un poco de dedicación podría haber obtenido. Precisamente es eso, la posibilidad de que hoy cualquiera con los conocimientos adecuados y un poco de dedicación pueda acceder a información sobre una compañía sin moverse de su mesa de trabajo y mediante únicamente algunos clics de ratón, es lo que ha permitido que una empresa como Gowex haya caído antes de provocar un agujero aún mayor.

La red es una herramienta que facilita una mayor transparencia, o que incluso la exige. La caída de Gowex, hace años, habría tardado seguramente mucho más tiempo en tener lugar: analistas como Gotham no tendrían ni sitio en el mercado, ni herramientas para llevar a cabo su trabajo. Si de algo sirve la caída de Gowex es para que quienes tengan cosas que ocultar se preocupen más, porque siempre puede haber un Gotham que te ponga en su punto de mira – de hecho, no deja de ser un negocio potencialmente lucrativo, parecido al de los cazadores de recompensas de hace años.

No, sucesos como el de Gowex no tienen que ver con el ámbito de actividad de la compañía, ni con la industria tecnológica, ni con internet, ni con el hecho de que el WiFi sea una tecnología con un impresionante potencial. Tienen que ver con situaciones insostenibles y ambiciones desenfrenadas que tienen lugar en todas las industrias, con el fallo de las auditorías y los sistemas de control de determinados mercados bursátiles, y con la caída de las barreras de entrada al análisis bursátil. Pronto veremos muchos más jugando al juego de Gotham City Research, producidos por cualquiera con vocación de analizar una industria o una empresa desde su casa, planteando análisis duros que las empresas tendrán que rebatir, y que se convertirán en un mecanismo más de control. Francamente, no creo que sea mala cosa.

God save the Net…

Reproducido del blog de Enrique Dans

pdfprintpmail