La reducción de las diferencias entre el IVA de distintos países,

Así será el nuevo Mercado Único Digital que pretende impulsar la Comisión Europea


Europa pretende impulsar el e-commerce. Las últimas propuestas de la Comisión Europea, presentadas hace un par de semanas, centran sus esfuerzos en conseguir acceder al conocido mercado único digital, favoreciendo el intercambio de bienes y servicios entre los países miembros. Para ello, la Comisión propone iniciativas como unificar todo lo posible el IVA entre países o facilitar la creación de una «nube» de datos europea. La institución europea pretende impulsar un mercado que abarca a 315 millones de usuarios diarios. Estados Unidos y su desarrollo del comercio electrónico son el modelo a seguir.





Guillermo GINÉS -ABC.-

La comisaria de Competencia, Margarethe Vestager, afirmó en un discurso pronunciado el pasado marzo que «un mercado único digital en funcionamiento podría aportar alrededor de 340 billones al PIB de la Unión Europea». Consciente de que el avance norteamericano está acaparando la atención de la mayoría de usuarios, Europa ha puesto sobre la mesa una serie de medidas dirigidas especialmente al consumidor.

Una de las prioridades es luchar contra el conocido «bloqueo geográfico», ya que según la Comisión Europea «en el 52% de todas las tentativas de pedidos transfronterizos, el vendedor no hace envíos al país del comprador». Para conseguir este comercio digital paneuropeo propone iniciativas como simplificar el IVA entre Estados miembros para evitar desequilibrios en los precios e impulsar la actividad empresarial. Además, estas medidas también abogan por eliminar diferencias entre la propiedad intelectual entre países. De esta forma, una gran cantidad de usuarios podrían acceder a contenidos audiovisuales que hoy en día se encuentran vetados (películas, vídeos bajo demanda o partidos de fútbol de otros países).

José Luis Zimmermann, director general de la Asociación Española de la Economía Digital (Adigital) cree que «es necesario que las reglas del juego sean las mismas en toda la Unión Europea para que el consumidor pueda disfrutar de toda la oferta europea, sea cual sea su país de origen. Debe ser prioritario». Según los propios organismos europeos, los consumidores de la Unión Europea podrían ahorrar un total de 11.700 millones de euros al año si pudieran elegir entre toda la oferta virtual disponible.

Por otra parte, la seguridad de este tipo de usuario online también es tomada en cuenta por la institución europea. El equipo de investigación del Instituto de Estudios Bursátiles (IEB) sostiene que con estos proyectos la Comisión Europea conseguirá «importantes ventajas en términos de incremento del uso del comercio electrónico», pero también «el reforzamiento de la seguridad de los datos de los usuarios, sobre sus tarjetas o cuentas bancarias, y prevenir el fraude online».

La nueva estrategia también tiene otros objetivos, como facilitar la creación de nuevos mercados para las pymes europeas. Únicamente el 7% de estas empresas realizan ventas transfronterizas en la Unión Europea. Según la Comisión, las que realizan este tipo de operaciones soportan una media de 9.000 euros de coste adicional para adaptarse a las leyes de otros países. El Mercado Único Digital aportaría un nuevo incentivo a las pymes.

Así lo cree Zimmermann, que sostiene que las pequelas empresas «deberían ser las más beneficiadas por estas medidas, ya que en la actualidad las grandes compañías tienen más recursos y pueden resolver las barreras de fragmentación». En la misma línea, Manuel Zaplana, director del postgrado en Retail de la Universidad Europea de Valencia, dice que el proyecto europeo podría permitir «un crecimiento de las pymes en un entorno digital, ya que se contaría con mayor capacidad de maniobra».

Inconvenientes

El Mercado Único Digital cuenta con una desventaja: el tiempo. Antes de que estas propuestas se conviertan en hechos tendrán que pasar el filtro del resto de instituciones. Una de las primeras fechas clave será el Consejo Europeo de junio. En el caso de que haya consenso, estos proyectos se trasladarán al Parlamento y después tendrán que ser ratificadas por el Consejo de nuevo. Además, los Estados miembros tendrán que regular estas medidas favoreciendo el potencial del mercado. El camino se prevé largo.

Esta lentitud es uno de los factores negativos que percibe Víctor Domingo, presidente de la Asociación de Internautas, de este proyecto. «Es un ámbito en el que se está avanzando, pero todavía hay algunas materias que tenemos que mejorar, como la interactividad o la accesibilidad. Internet corre mucho y la legislación debe ser rápida. En poco tiempo las tendencias cambian en la red», dice Domingo.

El IEB sostiene que «se trata de introducir muchos cambios en diferentes ámbitos, es una iniciativa a largo plazo, 5 o más años». Además, el Instituto de Estudios Bursátiles añade otro posible inconveniente al recordar que estos proyectos «pueden transformar como hoy percibimos los servicios online y las telecomunicaciones. Por ejemplo, servicios on line que hemos usado gratuitamente podrían empezar a estar regulados».

La creación de un mercado único digital en Europa comienza a tener forma, pero todavía tiene que sortear varios obstáculos. Los próximos meses serán clave para comprobar si estas reformas logran avanzar y consolidarse o, por el contrario, se diluyen en el tiempo. La Comisión Europea parece tener muy presentes el mercado único digital, pero también mostraba mucho ímpetu con el roaming europeo, que nunca se llevó a cabo.


pdfprintpmail