Archivado en Noticias, Mundo Internauta

El Internet nuestro de cada día


La familia Méndez ha multiplicado sus posibilidades de ocio, formación y relaciones personales desde que está conectada a la red, pero también la factura del teléfono




A. Semitiel . cieza A la familia de Domingo Méndez, maestro de Cieza, no le cambió la vida Internet, pero sí que ha incrementado sus posibilidades de ocio, formación y relaciones personales. Y también su factura de teléfono. Es un ejemplo de cómo la cuarta revolución industrial y las nuevas tecnologías, al contrario de lo que ocurría hasta ahora, poseen en el ámbito doméstico uno de sus principales agentes de desarrollo.

La factura del teléfono y la lentitud de las comunicaciones son dos de los problemas que pueden defraudar a todo ciudadano que decida acercarse a Internet. Por eso, Domingo Méndez, un ciezano en cuya casa las nuevas tecnologías son de uso cotidiano, cree que «es preciso que la Administración tome medidas», ya que «Internet debe convertirse en un servicio público que realmente esté al alcance de todos».

Domingo es maestro en el colegio Jaime Balme. Tiene 41 años, está casado y es padre de dos hijos, de 13 y 7 años. Usa Internet desde hace años, pero desde que se implantó Ciez@net en su casa el uso es general.

«Hace unos años nos vimos en la necesidad de controlarlo, por el gasto telefónico, ya que, aun utilizándolo sólo para el correo y poco más, la factura nos subió unas 10.000 pesetas». Ahora posee tarifa plana de 3.100 pesetas al mes, «y nos conectamos más».

Domingo usa habitualmente el correo electrónico. Está inscrito en varias listas de distribución, una de ellas la de Ciez@net, «en la que un amplio grupo de ciezanos nos relacionamos y opinamos sobre temas que nos interesan».

A la hora de navegar, frecuenta las páginas sobre educación, realiza sencillas operaciones en su cuenta bancaria y hace la declaración de la renta. Ha dejado de comprar el periódico, «porque leo varios todos los días en Internet y resulta más barato y cómodo».

«Mi hijo ha hecho nuevos amigos»

Su mujer no usa mucho Internet, «aunque tiene su cuenta de correo, pero mis hijos sí. El pequeño entra desde que tenía tres años a algunas páginas infantiles». El mayor tiene claras sus preferencias, «entre ellas está el chat, a través del cual ha hecho muchos amigos de muy distintos lugares». Desde que usa Internet «no ha cambiado de actitud, ni es más cerrado, sino todo lo contrario, sale, hace deporte, se relaciona con sus amigos de siempre y ha hecho otros nuevos».

A Domingo no le preocupa en exceso que sus hijos puedan acceder a ciertas páginas negativas para ellos. «Internet es como la calle, que tienes de todo, de modo que yo creo que la única solución es hablar con ellos y educarlos, pero no prohibirles que salgan solos a la calle».

Domingo está convencido de que «el futuro en todas las parcelas, la educativa, la económica, la social, etc., no se entiende sin el uso de las redes telemáticas».

Reproducido de La Verdad

pdfprintpmail