Estate informado al momento. Siguenos en Telegram


Archivado en Noticias, Asociacion, Mundo Internauta

internauta

Ya existimos.


Sí, por fin ya existimos. Los internautas, digo. Después de muchos años, de cartas, de consultas, de sugerencias, de presión (o de toda la presión que pudimos hacer nosotros, que, la verdad, no fue mucha), el término internauta ya obra en la consulta en línea del Diccionario de la Real Academia Española actualizado a su edición 23ª. Si bien hace ya tiempo que el término se había incorporado a dicha edición, y aun algún tiempo más desde que la RAE decidió incluir el término en el español común normativo, ha sido una lucha (bueno, no exageremos: una espera) de unos cuantos años para verlo, primero, en papel y, finalmente, en versión digital.




Período en el que, en algunos momentos, cazamos moscas y todo. Incluso el DIEC, diccionario normativo catalán, se había adelantado en algunos años al de la RAE y la autoridad del castellano, tozuda, se negaba a incluirlo. Llegamos incluso a sospechar oscuras insidias, puesto que un gran número de académicos está muy vinculado a la industria editorial, industria que, pese a que no hemos tenido nunca un choque frontal con ella, no nos ajunta por afinidad con sus colegas de otras ramas de la explotación de la creación con los que igual sí que nos las hemos tenido tiesas, como es notorio. Pero quizá sea más razonable atribuir este lapso de tiempo a la histórica lentitud de la Academia a la hora de admitir neologismos, aunque muchos otros -la mayoría de ellos en nuestro propio ámbito de existencia, precisamente- hayan tocado el cielo del Diccionario con una rapidez de verdadero récord.

En fin, todos los salmos acaban en gloria, como suele decirse, y bien está lo que bien acaba, como dice otro refrán.

Nuestra condición de personas que navegan por Internet ya ha quedado bendecida en el castellano normativo, correcto y elegante, esta bendición ya consta digitalmente y nuestra razón social ya no contiene un palabro impropio de gente culta y letrada.

Y, qué demonios: estamos muy contentos.

Asociación de Internautas


pdfprintpmail