Mesa redonda: Privacidad y gestion de los datos en el mundo digitalt


Archivado en Opinion, Mundo Internauta, Gobierno y Leyes

neutralidad de la Red

Haciendo oídos sordos


¡Qué lejano parece ahora el año 2008! Entonces, hace ya casi ocho años, estábamos una vez más en puertas de unas elecciones generales. Las anteriores, las de 2004, estuvieron trágicamente marcadas por los atentados de Madrid y aquellos actos criminales demostraron, tal vez por primera vez en España, la potencia de las redes sociales y, por ende, de internet: con su "voz" se convocaron innumerables concentraciones por todo el país; lograron su "mayoría de edad", por desgracia a través de una tragedia.




En vísperas de aquellas elecciones de 2008 la Asociación de Internautas convocamos a nuestros socios a colaborar en un documento que fijó trece puntos que considerábamos irrenunciables tanto para los usuarios de aquel momento como para el futuro si queríamos que España no perdiera el tren del progreso tecnológico. Todavía se puede leer el mismo; somos así de raros en esta Asociación y guardamos todo lo que publicamos en nuestra web: Propuestas de la Asociación de Internautas ante las elecciones generales.

Pasaron tres años de aquellas propuestas consensuadas entre los miembros de esta Asociación e hicimos balance de aquella segunda legislatura de D. José Luis Rodríguez Zapatero, a la vista de las elecciones generales de 2011, tratando de averiguar si se había cumplido alguna de nuestras sugerencias... Y el panorama que nos encontramos fue desolador comprobando que en la práctica ni una sola de ellas fue oída por nuestros gobernantes y políticos; la que estuvo más próxima de hacerse real fue la declaración como servicio universal del acceso mediante banda ancha ya que aunque figure como tal derecho poco más se ha hecho desde entonces.

Contra la neutralidad de la red

La séptima de las propuestas de aquel documento de 2008 pedía garantizar la neutralidad de la red. Y aunque al ir ?escondida? en mitad de nuestra lista de peticiones pudiera parecer secundaria, era una de las más importantes; uno de los pilares de internet y del conocimiento. Había que garantizar que cualquiera, en cualquier sitio, tuviera acceso sin cortapisas a la red. Traigo el literal de la petición:

    7º. Neutralidad de la red.
    La neutralidad de la red es uno de los principios básicos sobre los que se fundamenta Internet tal y como lo conocemos. Contado en términos muy simples viene a decir que la inteligencia, los servicios se ponen en los extremos de la red, y la red en sí trasmite todo sin mirar ni jerarquizar ni priorizar. Las grandes ventajas son que no hace falta tocar nada en la red para lanzar un nuevo servicio y que la red es básicamente la misma para todo el mundo.

La clave está aquí: «la red en sí trasmite todo sin mirar ni jerarquizar ni priorizar», pero el día 27 de octubre de 2015 puede quedar marcado en la historia de la libertad de expresión de forma notable con la normativa aprobada por el Parlamento Europeo.

En la norma aprobada hay que dar un gran aplauso al fin de la itinerancia, el recargo por conexión en otros países (el roaming como lo llaman las compañías): tener que pagar más por usar nuestro móvil cuando viajamos al extranjero. Veremos cuando empiece a aplicarse de verdad si no tenemos que lamentarnos en nuestra factura mensual y ese aplauso se convierte en un abucheo geneal hacía dichas compañías, porque la propia norma aprobada deja puertas abiertas, por su vaguedad, a un "sí, pero..." al contemplar que los operadores podrán cobrar más a los usuarios una vez que sobrepasen el "uso justo" establecido. Si este "uso justo" no queda claramente reflejado en la normativa su determinación queda al libre albedrío de las empresas de telefonía móvil.

Simultáneamente al fin de este recargo se aprueban una serie de medidas que a cualquier usuario de internet nos huelen muy mal. La normativa europea aprobada es tan... ¿laxa? ¿indeterminada? ¿vaga? ¿imprecisa? ¡Es qué no se me ocurre que calificativo usar! Poned vosotros el que creáis más apropiado. De momento incluye esto:

    «se tratará todo el tráfico de la misma manera (...) a menos que ello sea necesario para obedecer órdenes judiciales, cumplir con las leyes, prevenir congestión de la red o combatir los ataques cibernéticos»
    (El Economista, 27/10/2015)

Internet de dos velocidades

De dos, de tres, de cuatro... De tantas como se quiera atendiendo a la prevención de la congestión de la red. Si bien en tres de los puntos que justifican un trato especial para el tráfico podemos estar de acuerdo en cumplimiento del marco legal vigente es el cuarto, esa prevención, el más peliagudo.

¿Quién determina que hay congestión en la red? ¿El propietario de la red? ¿El proveedor de servicios? ¿El Ministerio correspondiente? Esa es la clave. Dejar esta decisión en manos del titular de la red o de los proveedores de servicios es evidente que se priorizarán aquellas conexiones que más beneficio aporten.

Es evidente que el texto aprobado, por más que los políticos traten a partir de ahora de convencernos de lo contrario, permite a no se sabe bien quien decidir la prioridad en el uso de la red. Que ese "no se sabe bien quien" decida que acceder a determinados medios de comunicación provoca una congestión en la red, pueda determinar que aquellos usuarios con un ancho de banda de 300 Mbps simétricos han de poder acceder mejor a los contenidos por el único hecho de pagar más, quizá cierre el acceso a determinados servicios por presiones de grupos empresariales o colectivos que se siente perjudicados...

Hay otro punto no desdeñable. En varios países dentro de la UE (Eslovenia, Finlandia y los Países Bajos) la actual normativa regula de forma clara esa neutralidad de la red que nosotros reclamábamos hace ocho años a nuestros políticos. Con al aprobación ayer de esta nueva normativa deberán adaptar su legislación a la misma limitando, curiosamente, los derechos de sus usuarios.

Angel Matilla es miembro de la Junta Directiva de la Asociación de Internautas


pdfprintpmail