Archivado en Noticias, operadoras

Reclamaciones de Telecomunicaciones......sin morir en el intento

Técnico. No tengo teléfono ni internet por fibra, ¿que haría McGyver ante esta avería?


Con el constante auge y aumento de las conexiones de fibra y de cable, en España y en el mundo, surgen cada día constantes retos en el campo de las averías de los sistemas y redes de comunicaciones, debido a que los cambios tecnológicos derivados de la implantación de nuevas técnicas de comunicación complica el trato que debe darse a los incidentes de mantenimiento.






            Antiguamente, cuando las comunicaciones telefónicas se realizaban mediante pares de cobre, los aparatos telefónicos eran aparatos pasivos que extraían la electricidad de la propia línea telefónica, posteriormente, con la introducción del ADSL, los router necesitaron de una fuente eléctrica para funcionar, pues ya eran unos aparatos más activos que no podían extraer de la línea la energía eléctrica para funcionar
 
            Con las redes de nueva generación (fibra óptica y cable coaxial), la forma de enfrentarse a las averías cambia, pues intervienen 3 factores diferentes en la recepción, tratamiento e interpretación de las señales de telecomunicaciones.
 
            Tratando específicamente en este mensaje los circuitos de fibra, se tiene que éste consta, desde el punto de vista del usuario de 3 factores:
 
             1.- Suministro eléctrico por parte del usuario al equipamiento instalado en su domicilio, si el cual no pueden funcionar los aparatos
 
          2.- Señal de luz que viaja a través de la fibra, transmitiendo la señal de voz y de internet de la que disfrutará el usuario, y que será tratada en los equipos instalados en el domicilio del cliente, para transformarla en señal de teléfono e internet que se pueda usar
 
            3.- Equipos transformadores de la señal y de gestión de la misma, para convertir la luz transportada por la fibra en señal telefónica y de internet que se pueda usar por el cliente
 
           Los 3 factores apuntados con anterioridad, hacen que ante una avería deban evaluarse varias circunstancias, para delimitar la responsabilidad del cliente y la compañía ante una avería que provoque la ausencia de servicio o un servicio parcial y defectuoso.
 
        Una falta total de servicio, o un servicio parcial y defectuoso puede deberse a diversas causas, dependiendo del factor que provoque el fallo, enumerándose a grandes rasgos a continuación.
           
            1.- Falta de suministro eléctrico (problema del usuario)
 
                        - Falta de electricidad en el enchufe
 
                        - Aparato desconectado
 
            2.- Falta de señal óptica (problema usuario / compañía)
 
                        - Rotura del circuito
 
                        - Mala instalación del conector
 
                        - Falta de potencia de la señal óptica
 
            3.- Mal funcionamiento del equipo
 
                        - Equipo quemado
 
                        - Equipo mal configurado     
 
            Un usuario normal de telecomunicaciones no tiene porqué ser un experto ni un técnico en telecomunicaciones, ni mucho menos, pero teniendo en cuenta que si el fallo que provoca la falta de servicio no es culpa de la compañía de telecomunicaciones, ésta le cobrará el desplazamiento del técnico a su domicilio, y que el importe de dicho desplazamiento no es barato, no estaría de más que éste realizara unas sencillas comprobaciones que puedan delimitar, en la medida de lo posible, la responsabilidad ante la avería.
 
            Como se ha señalado en el párrafo anterior, el usuario de telecomunicaciones no es un experto en el tema, por lo que las pruebas deberán ser lo más sencillas posible, sin necesitar de aparatos complicados ni técnicas de diagnóstico sofisticado, debiendo ser lo más parecido a las técnicas que usaba ese gran personaje de TV llamado McGyver.
 
            Y llegados a este punto, conviene preguntarse?¿qué haría McGyver para comprobar, y hasta solucionar, una avería de este tipo?
 
            Sabiendo las principales causas que generan una falta del servicio de telecomunicaciones en una instalación de fibra óptica, y que se enumeraron con anterioridad en este mismo mensaje, se puede establecer un protocolo de comprobación sencillo y que no necesite de complejos aparatos medidores, sino de algo de lógica, unos sencillos conocimientos y herramientas tan simples como una lámpara de pie o de mesilla, que funcionen correctamente.
 
            Dicho protocolo consistiría en seguir los siguientes pasos:
 
            1.- Se buscará una lámpara de pie o de mesilla y se comprobará que funciona, enchufándola y haciéndola lucir, como paso previo, a fin de comprobar que luce correctamente
 
            Con este paso se habrá conseguido un indicador sencillo y barato para demostrar si un enchufe tiene o no corriente, sin necesidad de recurrir a un polímetro, a la vez que se conseguirá un útil foco que nos permita inspeccionar visualmente la instalación, en caso necesario.
 
            2.- El primer paso en la determinación de la causa de la avería, será la comprobación de que el aparato que sirva de interfaz entre la instalación de fibra y el teléfono, o la red de internet, tiene tensión, de tal forma que se pueda saber a ciencia cierta que la culpa no es del usuario por tener la red eléctrica sin tensión (debe recordarse que en ese caso la compañía le cobraría la visita del técnico)
 
            Para ello se usará el improvisado medidor de tensión conseguido en el paso nº 1, y se conectará al enchufe en el que está conectado el aparato (o aparatos) de fibra, previa desconexión de éstos.
 
            Si la lámpara luce, eso indicará que existe tensión en el enchufe, no siendo debida la falta de servicio a una falta de suministro eléctrico
 
            Si la lámpara no luce, eso indicará que no existe tensión en el enchufe y que, por tanto, el usuario deberá revisar su instalación.
 
          Normalmente la falta de tensión en el enchufe se deberá a la activación de un interruptor diferencial que haya podido activarse por una subida o bajada repentina de tensión, o por una falta de aislamiento de algún aparato doméstico, como una nevera, lavavajillas o lavadora.
 
            3.- Una vez comprobada la existencia de suministro eléctrico en el enchufe donde se conectan los aparatos de telecomunicaciones, deberá procederse a conectar el aparato correspondiente, activándolo mediante el interruptor dispuesto a tal fin en el mismo, teniendo en cuenta que si no se pone en funcionamiento, lo cual se podrá notar porque no funciona la luz con la leyenda de ?Power?, o similar, y normalmente tampoco ninguna otra, el aparato estará defectuoso y fuera de servicio
 
            También debe inspeccionarse que el conector de la fuente de alimentación asociado al equipo no tenga cortes ni dobleces excesivos en sus cables y que éstos no estén pelados o quemados, pues eso podría ser causa de un mal funcionamiento del aparato.
 
            Conviene hacer, en este caso, una sencilla comprobación, como es el oler de cerca el aparato, a fin de poder detectar posibles olores a quemado que puedan emanar del equipo, lo cual sería una confirmación de que el aparato está fuera de servicio por avería.
 
            4.- Una vez comprobado el suministro eléctrico y, en su caso, solucionado el problema si proviene de la red eléctrica del domicilio del usuario, éste debería realizar unas comprobaciones muy simples y que no requieren de complicados aparatos, pero que le pueden ayudar a acotar la posible avería que le priva de poder disfrutar del servicio de telecomunicaciones que le brinda la compañía
 
            En este caso, se deberá comprobar la correcta conexión de los conectores de la fibra óptica a los aparatos, pues una desalineación de los mismos, aun siendo mínima, podría provocar que no llegara suficiente potencia lumínica al equipo y, por tanto, hacer que éste no funcione correctamente.
 
            Conviene comprobar, ayudado de la luz de la lámpara (para ver mejor) que los conectores están correctamente insertados en su lugar y que no se han movido, por ejemplo, al hacer la limpieza o por un golpe asestado al equipo.
 
            5.- También conviene, ayudados por la lámpara, revisar que la fibra óptica no presenta roturas en el recorrido por el interior del domicilio, hecho más habitual de lo que se pueda pensar debido a la gran fragilidad del material del que está fabricada la fibra.
 
            Tanto en el caso del punto nº 4 como del nº 5, el aparato terminal que convierte la luz en señal telefónica y de internet, tiene luces de alarma (normalmente de color rojo) que indican la circunstancia de que el equipo no recibe señal lumínica, o que la recibe en unos niveles muy bajos que no pueden ser usados
 
            Siguiendo el sencillo protocolo expuesto anteriormente, el usuario podrá ahorrarse un dinero, podrá orientar mejor al técnico, pues habrá hecho ya de salida las pruebas que el propio técnico le habría propuesto nada más descolgar el teléfono (con lo cual se ahorrará tiempo) y tendrá una orientación del origen de la avería, lo cual le puede servir al usuario de defensa ante técnicos ?avispados? que deseen cobrar la visita aprovechándose del desconocimiento de los usuarios en temas técnicos

Reproducido del blog Reclamaciones de Telecomunicaciones......sin morir en el intento .


pdfprintpmail