Quedate en casa



Archivado en Opinion, operadoras

Telefónica apuesta por la creación de contenido de calidad ¿cuánto nos costará?


Casa de Pilatos, centro de Sevilla. Telefónica anuncia el inicio del rodaje de 'La Peste', una serie para demostrar que va en serio en la creación de contenido de calidad. Seis episodios y 10 millones de inversión. En 2018, diez series... Pero antes, en febrero, cuarta subida de Fusión en dos años. 





Javier López Tazón en Entre Bits&Chips.- Movistar va en serio con la tele. Muy en serio. Tanto que Luis Miguel Gilpérez, presidente de Telefónica España, la situó como uno de los tres pilares del negocio junto con las red móvil y la fibra. Tan en serio que se enfada cuando le "mientan la bicha", usando una expresión andaluza, ya que el acto tuvo lugar en Sevilla. La bicha aquí es Netflix. "Nosotros no somos un catálogo vertical de cine y series", diferencia, Gilpérez. "¿Dónde está el fútbol, el baloncesto, las motos... en Netflix?", se pregunta. Y es que desde el descodificador de Movistar+ uno puede ver las cadenas convencionales, el propio canal #0, deporte, series y cine en abierto o bajo demanda.

En su migración hacia una plataforma global de contenido audiovisual, Telefónica se lanza ahora a la producción de series de calidad. Calidad por partida doble: artística y tecnológica. Y eso es lo que reunió el martes en Sevilla a directivos de Telefónica, cineastas, actores, periodistas de televisión, cultura y tecnología: el anuncio del comienzo del rodaje de La Peste, una serie de seis episodios que Telefónica quiere convertir en su talismán y en la muestra de lo que quiere hacer en este terreno.

Artísticamente, las credenciales son excelentes. Al frente está el trío ganador de La isla mínima: José Antonio Félez en la producción; Alberto Rodríguez en la dirección y Rafael Cobos al cargo del guión. Técnicamente, es una lástima que la primera entrega de La Peste no vaya a estar rodada en 4K; aunque sobre la mesa está la promesa de que la segunda parte y el resto de series a partir de ahora compartirán sí o sí esta tecnología. Y la promesa es del propio presidente de Telefónica España.

La apuesta por la producción de contenido es obvia, aunque hay que tener la decisión y el soporte económico para hacerla. En España podemos presumir de una de las mejores redes de comunicaciones de Europa. La fibra a 300 megas por segundo será prácticamente universal dentro de dos años (cobertura del 97% en 2020). Pero ¿para qué invertir en semejante infraestructura? Lógicamente, es un soporte fundamental para la creación de empresas, pero ¿300 megas hasta el hogar? Es el canuto necesario para que nos llegue todo el entretenimiento, desde las series hasta el deporte y, ¿por qué no?, los videojuegos.

Crear una serie no demuestra nada, aunque los créditos sean los que hemos comentado de La Peste y a pesar de que los seis episodios de este thriller ambientado en la España del Siglo de Oro tengan un presupuesto de 10 millones de euros. Otra cosa es que Movistar va a estrenar cuatro series este año y diez en 2018 y que está invirtiendo 100 millones de euros al año.

Son buenas noticias para los usuarios de Movistar+ para quienes está reservado este contenido de calidad (también llegará a las Telefónicas de América y alcanzará otros canales de distribución), pero de algún sitio tendrá que salir el dinero de esta inversión y, de una forma u otra, serán los propios clientes de Movistar quienes lo paguen.

En breve llega la cuarta subida de Movistar Fusión en dos años. Es cierto que cada vez que se ha realizado una subida, ésta llega con una mejora del servicio: más megas por segundo, más datos mensuales, fibra simétrica... Pero yo no la he pedido. Quiero decir que probablemente haya quien necesite más datos al mes, pero no por ello hay que dárselos a todos los clientes lo quieran o no, lo necesiten o no, para justificar una subida. Por ejemplo, ¿cuántos usuarios saben a qué se refiere eso de la fibra simétrica?

Desde la operadora lo niegan: "Las subidas no tiene que ver con lo que se pagó por el fútbol". Y no voy a llevarles la contraria, pero es que la factura por los derechos de emisión de la Champions y la Europa League más el llamado Partidazo de la Liga ha sido de 1.000 millones de euros anuales para tres años. ¿Cómo se amortiza eso? Una forma sería hacer que todo el mundo pague por el fútbol. De hecho, los usuarios de Movistar+ no abonados al fútbol tienen derecho a ocho partidos. Yo, si pudiera, renunciaría a ellos si me bajan la cuota. Probablemente también renunciaría a unos cuantos megas e incluso a una cantidad de datos.

Presiento que la oferta está superando a la necesidad y en algún momento el precio por servicios o capacidades que no se usan se va a percibir como excesivo.


pdfprintpmail