Archivado en Opinion, Mundo Internauta

opinión de gabriela bustelo

Putin, Assange, Puigdemont y otros 'hackers' del montón


EEUU ha reunido pruebas para acusar al Gobierno ruso de haber pirateado los ordenadores del Comité Nacional Demócrata antes de las presidenciales de 2016. La Fiscalía General del Estado español sostiene que el apoyo público de Julian Assange al secesionismo catalán habría sido financiado por la Generalitat. Si hay tres personas que saben al dedillo que hoy un porcentaje alarmante de noticias se cocina, filtra, planifica y negocia, esas son Putin, Assange y Puigdemont.




El jueves 2 de noviembre, mientras España digería la orden internacional de detención de Puigdemont y el encarcelamiento de Junqueras con siete exconsejeros de la Generalitat, el periódico estadounidense The Wall Street Journal publicaba un bombazo informativo. El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha reunido pruebas suficientes para acusar a seis miembros del Gobierno ruso de haber pirateado los ordenadores del Comité Nacional Demócrata antes de las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016. Un amplio dispositivo formado por agentes federales y expertos fiscales lleva meses desplegado en Washington, Filadelfia, Pittsburgh y San Francisco, investigando el hackeo de los emails de la sede del Partido Demócrata. La Fiscalía podría llevar el caso ante los tribunales en 2018. Extraditar a varios miembros del gobierno de Putin era una quimera, pero presentar cargos contra seis de ellos cumpliría dos objetivos: la visibilización de los supuestos implicados y la imposición de trabas para viajar al elevado número de países ?unos 140? que tienen tratados de extradición con Estados Unidos. En un principio, las detenciones y el encarcelamiento serían poco probables, asegura el Wall Street Journal.

El mencionado equipo de expertos en piratería informática y ciberseguridad se formó antes de mayo de 2017, cuando Robert Mueller "abogado republicano que estuvo al frente del FBI durante doce años, de 2001 a 2013" se puso al frente de la investigación de la presunta interferencia rusa en las elecciones de 2016. Sin embargo, esto supone un paso gigantesco en el esfuerzo por demostrar que Vladimir Putin estaría buscando desestabilizar las democracias veteranas de Occidente. En enero de 2017 un informe de la Inteligencia Nacional de EEUU aseguraba que el presidente ruso Vladimir Putin habría dirigido una operación para socavar las posibilidades electorales de Hillary Clinton y para minar la confianza del electorado en la democracia estadounidense. Con este fin el servicio de inteligencia militar ruso (GRU) habría pirateado los servidores del Comité Nacional Demócrata y el correo electrónico privado del jefe de la campaña electoral de Clinton, John Podesta, enviando todos los datos intervenidos al WikiLeaks de Julian Assange, que los hizo públicos.

«"Sabemos que los rusos participaron en las elecciones francesas y en las elecciones alemanas. Ahora nos hemos enterado de que también han estado involucrados en el proceso de fractura de España", aseguró Angus King»

En la vista ante la Comisión Judicial del Senado que investiga la interferencia rusa, Angus King, senador independiente por Maine, aseguraba el 1 de noviembre en Washington DC que un equipo de hackers rusos está ya instalado en Escocia para montar una campaña de apoyo a un segundo referéndum independentista. ?Sabemos que los rusos participaron en las elecciones francesas. Sabemos que participaron en las elecciones alemanas. Ahora nos hemos enterado de que también han estado involucrados en el proceso de fractura de España?, aseguró King. Por su parte, Rusia niega haberse entrometido en las elecciones estadounidenses y Donald Trump ha negado que su campaña se confabulara con el Gobierno ruso. Tres días después del polémico referéndum catalán del 1 de octubre, Vladimir Putin dijo en Moscú que no podía ocultar su preocupación por el futuro de España tras una consulta electoral no aceptada por Madrid ni por la Unión Europea.

Tal vez no exista relación entre Vladimir Putin, Julian Assange y Carles Puigdemont. El actual presidente de Rusia es un exagente del KGB experto en técnicas de desinformación; el fundador de WikiLeaks es un hacker australiano que dejó a medias las carreras de Telecomunicaciones, Matemáticas y Física; el tercero es un periodista catalán que estudió algo de Filología y cuya trayectoria subvencionada se ha centrado en la informatización de la propaganda nacionalista. Los tres comparten la conciencia plena de que en el siglo XXI el concepto de información nunca volverá a ser el que fue. Los tres saben que hoy pocas "noticias" proceden de la investigación intrépida de un reportero independiente. Que hoy un porcentaje alarmante de noticias se cocina, filtra, planifica y negocia. Que hay acuerdos secretos, favores mutuos, blanqueos pactados. Que la información descubierta va cediendo paso a la información fabricada. Que los periódicos se van convirtiendo en contenedores que alquilan espacio. Y que al leer una notica es imprescindible preguntarse a quién le interesa sacarla y por qué. Si hay tres personas que saben todo esto al dedillo son Putin, Assange y Puigdemont.

Artículo de Gabriela Bustelo en Cuarto Poder


pdfprintpmail