Noticias - 22/Abril/99

LOGO

  
Los ministros de Telecomunicaciones de la UE alcanzan un acuerdo para regular la firma electrónica

Luxemburgo (EFECOM).- Los ministros de Telecomunicaciones de la Unión Europea (UE) alcanzaron, hoy, jueves, un acuerdo sobre la ley que regulará las firmas electrónicas, un elemento indispensable para el desarrollo del comercio a través de Internet, según fuentes comunitarias.
El comercio a través de Internet podría generar ya en el año 2000 un volumen de negocio de unos 240.000 millones de dólares, según la Comisión Europea, pero antes es necesario garantizar el acceso seguro a las transacciones y la identificación de quienes las hacen.

El tipo de firmas digitales más utilizadas en la actualidad no permite a quien las recibe averiguar si el titular es quien efectivamente la envía, por lo que se plantea la necesidad de que un tercero actúe como garante mediante la expedición de un certificado.

La directiva aprobada hoy establece el marco legal en el que puedan actuar las entidades dedicadas a la certificación. Estas entidades no estarán obligadas a obtener una autorización previa para que puedan operar, aunque se permitirá el establecimiento de sistemas a los que puedan adherir de manera voluntaria para dar a los consumidores garantías de que cumplen criterios de confianza, seguridad y calidad.

Equiparación jurídica

La ley comunitaria establece la equiparación jurídica entre las firmas puramente electrónicas y las escritas a mano. De esta manera, una firma electrónica -un código secreto de números o letras- no podrá ser rechazada con argumentos de invalidez legal.

Después de varios meses de desacuerdo, los Quince apoyaron hoy un compromiso, pendiente todavía del visto bueno del Parlamento Europeo (PE), que convertirá a la firma electrónica en un aval suficiente para cerrar una operación comercial. Los Quince tenían posiciones divergentes, sobre todo en lo que afecta a los requisitos mínimos de seguridad que debían cumplir los dispositivos de creación de firmas electrónicas, pero al final llegaron a un acuerdo que pretende garantizar la confidencialidad de los datos empleados.

El acuerdo alcanzado no afecta a las leyes nacionales contractuales y en el proyecto de Directiva se aclara que su contenido no debe contradecir las disposiciones que regulan la entrada en vigor de los contratos.

En España, el Gobierno pretende aprobar un proyecto de ley sobre las firmas electrónicas antes del próximo verano, y crear un registro especial de entidades de este tipo que operen en el país. En el proyecto de ley español se ofrecen detalles de la futura tarjeta de firma electrónica, que tendrá el tamaño de una tarjeta de crédito convencional y un precio que dependerá al final del número de empresas de certificación que se creen.

En esa tarjeta figurarán, entre otros elementos, los datos básicos del titular, su periodo de validez, un código identificativo único, el dispositivo de verificación de firma y los límites del uso del certificado.

REPRODUCIDO DE LA VANGUARDIA