Quedate en casa




   Noticias -28/Agosto/00

LOGO

  
La Tarifa Plana de Internet alcanza 200.000 abonados en sus dos primeros meses

Retevisión lidera provisionalmente la batalla comercial, con 85.000 suscriptores

RAMON MUÑOZ

MADRID.- La polémica de la tarifa plana para Internet adquirió hace unos meses dimensiones de debate nacional y se codeaba en los titulares de la prensa con las listas de esperas o la inmigración. Apenas dos meses después de que el Gobierno diera luz verde a su particular fórmula de tarifa plana, el pasado 23 de junio, la controversia ha pasado a segundo plano e incluso hay un cierto olvido sobre el tema. Un primer balance sobre el resultado de esa medida arroja un dato relevante: los abonados a las ofertas de tarifa plana de Internet que han comercializado las distintas compañías han alcanzado casi los 200.00 clientes, según las cifras aportadas por las operadoras que dispone de este tipo de ofertas comerciales: Retevisión, Terra, Wanadoo (Uni 2), BT (Arrakis) y operadores de cable como Ono o Supercable de Andalucía.

A pesar de la modestia del dato, muy lejos de las cifras millonarias que esperaban los más optimistas, las compañías consideran un auténtico éxito estas primeras cifras, sobre todo si se tiene en cuenta las fechas veraniegas y, debido a ello, la escasa inversión publicitaria realizada.

Baste un dato: el ADSL -conexión a Internet de alta velocidad mediante módems punto a punto- apenas ha alcanzado los 17.000 clientes después de más de un año de haberse puesto en marcha, según los últimos datos facilitados por Telefónica.

Por eso, los operadores consideran que los primeros resultados dan la razón a quienes como las asociaciones de internautas no han parado de reclamar una tarifa plana accesible a todos, sin requisitos técnicos especiales como el ADSL o el RDSI. Y es que, en realidad, aún no ha entrado en vigor la tarifa plana auspiciada por el Gobierno.

La orden aprobada por el Consejo de Ministros del pasado 23 de junio contempla la implantación obligatoria de la tarifa plana para Internet por Telefónica único operador sobre el que el Ejecutivo tiene potestad de fijar los precios a partir del próximo día 1 de noviembre.

No obstante, diversas empresas se han adelantado a esa fecha lanzado agresivas ofertas comerciales con un precio y condiciones muy similares a los fijados por el Ejecutivo para Telefónica: conexión en horario reducido (los días laborables entre las 20:00 horas y las 08:00 hora, y las 24 horas los fines de semana y festivos) por 2.750 pesetas mensuales.

En esta fase preliminar, Retevisión gana provisionalmente la batalla comercial a sus competidores. El segundo operador y eresMas, la división de Internet del grupo Auna, fueron los primeros en atreverse a lanzar una tarifa plana asequible (2.600 pesetas mensuales) al mercado, con gran apoyo publicitario (prensa, radio y televisión) y han conseguido arrancar 85.000 abonados, con las últimas cifras disponibles del pasado 15 de agosto.

Pisándoles los talones está su gran competidor, Terra Networks. Aunque Telefónica de España no podrá comercializar su tarifa plana hasta noviembre, la filial de Internet del grupo aprovechó su independencia societaria para lanzar su propia oferta de tarifa plana. Las condiciones de la misma se ajustan a las reguladas por la orden ministerial, pero añadiendo la facilidad de la movilidad, es decir, que el usuario puede beneficiarse de la oferta desde cualquier número de teléfono y no necesariamente desde el suyo, utilizando una contraseña.

Con esta tarifa itinerante, el futuro socio de Lycos ha conseguido 72.000 abonados, según los últimos datos correspondientes al mes de agosto.

Ya a mucha distancia de ambos, se encuentra Wanadoo, la división de Internet de Uni2, que, a comienzos del mes de agosto, había conseguido captar con su oferta de tarifa plana 22.000 abonados. Por su parte, la filial de Bristish Telecom en España, a través de Arrakis, ha logrado más de 8.000 altas de su oferta denominada Barra Libre.

En cuanto a los operadores de cable, aunque por las propias características de su servicio incluyen casi siempre en su oferta la conexión ilimitada a Internet, las compañías Ono y Supercable realizaron unasofertas específicas de tarifa plana tras conocerse la aprobación de las medidas por parte del Consejo de Ministros.

Ono ha obtenido más de 1.500 altas sólo en Valencia, Alicante y Castellón, ya que hasta el 1 de septiembre no comenzará comercializar el servicio en el resto de demarcaciones en las que opera (Murcia, Huelva, Albacete, Cádiz, Mallorca y Santander).

Supercable Andalucía, que dispone de una tarifa plana por 2.495 pesetas mensuales, ha conseguido 5.000 abonados.

--------------------------------------------------------------------------------

Hacia un modelo definitivo

La batalla de la tarifa plana en Internet apenas ha comenzado sus primeros escarceos.

Aunque la decisión adoptada por el Ejecutivo el pasado día 23 de junio tuvo una gran trascendencia pues ayudó a romper el fuego y a que las operadoras se atrevieran a lanzar ofertas al mercado, al Gobierno y, en particular a los ministerios de Economía y de Ciencia y Tecnología, les queda mucho por hacer.

En primer lugar, deberán auspiciar una rebaja importante de las tarifas de interconexión, es decir, los que el resto de operadoras paga a Telefónica por utilizar su red. Sin esta disminución, la tarifa plana será inviable pues, como todos reconocen, las actuales ofertas son deficitarias puesto que la cuota mensual que paga el abonado no cubre los gastos del operador (el coste de la llamada y lo que cobra, en cada caso, el proveedor de acceso).

En segundo lugar, la verdadera explosión de la tarifa plana se producirá cuando Telefónica directamente (y no Terra) comience a ofrecer a sus 14 millones de abonados la posibilidad de una conexión ilimitada a Internet (en horario reducido) a partir del próximo 1 de noviembre por un total de 2.750 pesetas al mes.

Ese acceso masivo a Internet no está exento de riesgos técnicos y hasta del peligro de un colapso de la red básica por el incremento del tráfico telefónico. Así lo vieron en un principio los responsables de la compañía Telefónica de España que, una vez que el Ejecutivo adoptó la medida, modificaron su criterio y argumentaron que no había ningún peligro de saturación puesto que el Ejecutivo había recogido las condiciones para hacer factible técnicamente la conexión: la diferenciación del tráfico de Internet respecto del telefónico y la concesión de un plazo amplio para preparar la red (el 1 de noviembre próximo).

Por último, la tarifa plana debe superar todavía las restricciones horarias, de forma que, respondiendo a su auténtica denominación, se trate de una conexión con la red ilimitada, abierta las 24 horas al día y los 365 días del año.

Los planes del Ejecutivo son que esa tarifa para Internet sin restricciones sea una realidad a comienzos del próximo año.

REPRODUCIDO DE EL MUNDO