Quedate en casa




   Noticias -29/Agosto/00

LOGO

  
Polémica para la concesión de licencias de móviles de tercera generación

Las operadoras amenazan al Gobierno con subir tarifas si han de pagar más impuestos

Las telefónicas señalan que la inversión podría ser más lenta y centrada en las ciudades

La Vanguardia - 03:30 horas - 29/08/2000

SANTANDER. (Agencias.) - Telefónica Móviles, Airtel y Amena, las tres compañías de telefonía móvil que operan en la actualidad en España, amenazaron ayer al Gobierno con subir las tarifas telefónicas y replantear sus planes de inversión para el despliegue de la telefonía móvil de tercera generación o UMTS si se cambian los criterios con los que se otorgaron las licencias y se introduce un nuevo canon o impuesto especial que los grave. Fuentes del Ministerio de Economía, que dirige Rodrigo Rato, reiteraron ayer que barajan todas las posibilidades existentes para paliar la escasa recaudación obtenida por España en la adjudicación de licencias. Entre ellas está la introducción en octubre de un impuesto que gravará el uso del espectro radioeléctrico que realizan los usuarios de telefonía móvil. Actualmente todas las compañías telefónicas (fijas y móviles) pagan un canon del 1,5 por mil de los ingresos y las de móviles una tasa específica fija por uso del espacio radioeléctrico, que el Gobierno desea transformar o aumentar.

Durante su intervención en un curso celebrado en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, la secretaria general de Telefónica Móviles, María Luisa Rodríguez, expresó la confianza de los operadores en que las decisiones tomadas en España sobre la telefonía UMTS "se mantengan" y no se vean afectadas por "irresponsables vueltas atrás" ya que, de lo contrario, "el comportamiento de los operadores se adaptaría de inmediato". Rodríguez advirtió que "los cambios de criterio no son buenos. La impredecibilidad regulatoria no beneficia a los mercados, crea suspicacias entre los inversores y les hace retirarse, y lleva a las empresas a adaptar sus planes de negocio a la nueva realidad".

El director de Relaciones Institucionales de Amena-Retevisión, Joaquín Mollinedo, recordó que los adjudicatarios de las licencias UMTS en España (los tres representados ayer en Santander más el consorcio Xfera) asumieron importantes compromisos de inversión, de rápido despliegue de los servicios y de cobertura general en todo el país.

Si las condiciones fijadas en aquel concurso variaran y los adjudicatarios de las licencias se vieran obligados a asumir gastos no previstos inicialmente para que el Estado aumente sus ingresos -argumentó-, las operadoras "variarían sus opciones de inversión". Mollinedo dijo que esto se traduciría en un despliegue "más lento" y "geográficamente selectivo" de los servicios UMTS, centrado prioritariamente en las áreas que concentran la población y el negocio (las ciudades), y en un "precio elevado" de los servicios.

El secretario general de Airtel, Carlos López, que se centró en la regulación de la telefonía móvil en Europa, aseguró explícitamente que compartía por completo el análisis sobre esta cuestión de sus competidores de Telefónica y Amena.

Los directivos de las tres firmas pusieron también en duda que se cumpla la fecha que fijó el Gobierno en las condiciones de las licencias para el lanzamiento comercial de los servicios de UMTS en España (el 1 de agosto del 2001). La secretaria general de Telefónica Móviles recordó que este plazo se adelanta cinco meses al recomendado por la Unión Europea (enero del 2002) y que su cumplimiento está condicionado a que no surjan impedimentos técnicos. Rodríguez explicó que tales impedimentos pueden darse en la disponibilidad de los terminales, porque "parece que los fabricantes están teniendo más dificultades de las previstas". Carlos López admitió que, aunque se vendan los teléfonos UMTS en agosto, no tendrán aún los servicios que prometen (conexión rápida a Internet, videoconferencia, "e-mail").

REPRODUCIDO DE LA VANGUARDIA